Guía para no escribir nada

Empieza por pensar que vas a escribir algo muy pero muy bueno, cualquier idea que surja inmediatamente después será severamente cuestionada. Sigue por buscar inspiración navegando por cualquiera de las redes sociales a las que pertenezcas, te encontrarás con un montón de debates enfadosos e innecesarios entre posiciones que, de entrada, siempre dicen que nada las hará cambiar de opinión. En caso de que por ahí salga la semilla de una idea, recuerda que ibas a escribir algo muy pero muy bueno.

Si todavía no estás decidido a darte por vencido llegado a este punto, intenta revisar las noticias del día. Verás cómo hay cosas más importantes que hacer en este mundo que escribir, pues eso nomás es contar historias, y eso ya lo puede hacer cualquier persona, ya no cambia vidas, ni hace pensar cosas trascendentales, ni sentir grandes emociones.

En caso de angustia extrema, toma un libro y ponte a leer, date cuenta de que nunca escribirás como tu autor favorito y mejor renuncia de una vez a escribir algo hoy. ¡Ves qué fácil es no escribir nada!

GLM

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Escribir

Temple

Recuerdo que este concepto lo escuché por primera vez en un programa de televisión de esos que veía con mi papá, Con Temple de Acero se llamaba, aunque en inglés la serie llevaba el nombre Remington Steel, un caso de esos en los que más que una traducción lo que hacían era ponerle un título que pudiera decirle algo a la gente.

Como yo era un niño que estaba viendo programas que no eran para su edad todavía, eso del temple no me decía mucho, así que pregunté. Mi padre me explicó que era una referencia a un carácter fuerte, como el acero, que era lo que significaba steel en inglés, el apellido del protagonista del show.

Me quedé entonces con la idea de que eso de tener temple, tendría que ser algo bueno. Años después, cuando empecé a agarrarle gusto al diccionario, ese libro que cada año nos pedían en la escuela y que no solíamos utilizar mucho, vi que la palabra tenía más acepciones y que algunas de ellas hacían referencia a un punto medio, o incluso a un carácter apacible.

Si bien quedé un poco confundido, después me di cuenta de que esto de las acepciones es algo común en las palabras y dejé de darle vueltas al asunto.

Hoy, regresé a la palabra y volví a recurrir al diccionario, claro, ahora en su versión digital y directamente de la RAE, faltaba más. Me encontré una acepción que no recordaba, quizá no estuviera en mi diccionario de primaria de aquel entonces:

3. m. Punto de dureza o elasticidad de un metal o un cristal templados.

Después de un rato de ver videos sobre cómo se templan el acero y el vidrio, así como leer algunos artículos de divulgación, llegué a una conclusión bastante práctica, por lo menos para mí. Tener temple como persona es saber cuándo ser flexible y cuándo no. Es decir, esa extraña cualidad de comprender y actuar con dureza o flexibilidad según la circunstancia, y, todo parece indicar que así como en los materiales antes mencionados, esto se logra recibiendo algunos golpes y algo de calor y/o frío extremos.

Ahora el temple es para mí algo más que un carácter fuerte, y se consigue con base a prevalecer aún cuando todo parece indicar que eso es muy difícil.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Educación, Estilo de Vida, Hábitos, Identidad, Psicología, Reflexiones, Solución de Problemas

¿El triunfo de la imagen?

Hoy, que en un año se toman más fotografías que en la década anterior, que sin una imagen atractiva no hay interacción con una publicación que puede ayudarnos, aumentar nuestro conocimiento o hasta cambiarnos la vida, ¿estamos ante el triunfo de la imagen?

Algunas personas aseguran que sí, precisamente por la relevancia que parecen haber tomado y, aún más, por la cantidad de imágenes que se toman hoy en día. Y bueno, quienes hablan del triunfo señalan además a todas esas personas que ven los espectáculos y deportes a través de las pantallas de su celular, ese dispositivo que parece haber seguido al pie de la letra aquella idea de que la mejor cámara es aquella que tienes en el momento preciso.

¿Y qué me dicen de toda esa gente que toma fotografías de todas las diapositivas de una presentación? O los alumnos que hacen click en la imagen que el profesor dejó en el pizarrón.

Si bien esos pueden ser motivos para llegar a la conclusión, habrá que preguntarnos cuántas de nuestras miles de imágenes revisamos, cuántas al verlas consideramos que son memorables, o bueno, qué tan bien nos fue como estudiantes con nuestros apuntes fotografiados. Por otra parte, habrá que preguntarnos también si recordamos bien esos eventos en los que una pantalla fue la mediadora de su experiencia.

Quizá este aparente triunfo de la imagen ha terminado por banalizarla, consiguiendo que deje de ser esa compañera entrañable que nos lleva a revivir tantos momentos entrañables.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Estilo de Vida, Reflexiones

Control

Para algunos pasa por la inspección, fiscalización o intervención, y tiene que ver sobre todo con dominio, mando o preponderancia sobre los demás. Pareciera que lo viven como una expresión directa de su poder y como una manera de obtener exactamente lo que quieren.

Para otros es una expresión de manejo personal, de sobriedad emocional, una forma de mostrar dominio sobre sí mismo que muchas veces sale como si tuvieran una especie de superioridad moral, por lo que termina pareciendo una manera más de ejercer el poder personal sobre los demás.

Hay otras personas que lo ven como una ilusión, como algo inalcanzable porque ven que hay siempre una multitud de fuerzas, acciones y situaciones que no dependen de ellos o que incluso están totalmente fuera de su alcance. Estas personas suelen adaptarse rápidamente a muchas circunstancias, hasta parece que van fluyendo en un montón de situaciones distintas con la misma elegancia que alguien surfea una gran ola.

¿En qué categoría se pone cada uno de ustedes? Porque poner a los demás en cada una de ellas es fácil, pero evaluarse a uno mismo, revisarse y hacer las modificaciones pertinentes no lo es tanto. ¿Soné muy controlador? Probablemente. Espero algún día poder ser de esos que fluyen bien con la vida, sin imponerse ni imponerle nada a nadie.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Comunicación, Cultura, Educación, Estilo de Vida

Las Grietas del Tiempo

¿Qué pienso que son las grietas del tiempo? Esos espacios por los que se van los minutos que quisiéramos dedicarle a eso que realmente consideramos importante, ya sea porque nos da gozo, paz o alguna otra cosa que valoremos.

Bajo esta perspectiva, no sólo hay que cuidarnos de perder el tiempo procrastinando, sino que hay que tener cuidado en que aquello a lo que le estamos invirtiendo horas, minutos y segundos no esté generando conflictos con lo que consideramos esencial.

El punto está en identificar qué es lo esencial, más allá de la urgencia momentánea. Con esa claridad podemos manejarnos mejor en el tiempo, pues nos obliga a centrarnos en aquello que decimos que somos y no sólo en lo que decimos que queremos. Habrá que revisar qué se nos va entre esas grietas, pues corremos el riesgo de que nos vayamos nosotros.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Estilo de Vida

SinEspacio

El celular de mi esposa está fallando, la parte baja de la pantalla ya no detecta bien el movimiento y tanto funciones como aplicaciones que apetecen en esa zona no funcionan bien.

Lo curioso del asunto es que cuando logra enviar un mensaje lo hace sin usar la barra espaciadora, por lo que me he encontrado leyendo mensajes como: “Teamoyanosirvelabarraespaciadora“,

Esto resulta muy divertido y ya hasta me ayudó a hacer una pequeña reflexión sobre el espacio, pues me parece que así como este es importante entre las palabras también lo es para que nos entendamos mejor las personas.

Es decir, a veces la cercanía excesiva puede dar la impresión de que las cosas que nos decimos son más duras de lo que se pretende, o incluso puede generar la sensación de una mala intención cuando esta no es tal. Quizá a veces hay que tomar un poco de distancia para no abrumarnos.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Comunicación, Comunidad, Cultura, Estilo de Vida, Motivos Personales, Reflexiones

Los Retos que Afrontamos

Pues sí, todos tenemos retos que afrontar. Algunos son inevitables y otros son elegibles. Unos son vitales y otros más bien banales. Lo curioso es que parece que hoy en día es mucho mejor, o por lo menos más común, afrontar esos que entretienen y que, todo parece indicar, son todo menos banales, pues perfectamente podrían ser utilizados en nuestra contra, ya sea como medio de control o para aprovecharse de nuestra información.

Pero bueno, si decidimos atender lo que más nos divierte, lo más vistoso o lo más popular, tarde o temprano afrontaremos las consecuencias. Ojalá que en 10 años no estemos arrepentidos de las decisiones que tomamos hoy y las acciones que seguimos por ello.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Clima, Comunicación, Comunidad, Cultura

Una Escena de Civilidad Ante Un Desacuerdo

Hace unos días, compartí con un amigo un viaje en una de las plataformas de viajes privados en automóvil. Sí de esas que ahora usamos además de los clásicos taxis y que, hoy en día, estamos utilizando un poco más por aquello del desabasto de gasolina en Guadalajara. Hubiera sido un recorrido más si no hubiera sido porque mi amigo, que siempre se porta muy cortés con las personas, le comentó al conductor que iba a cambiar el destino del viaje una vez que estuviéramos por llegar a mi casa para dirigirlo hacia la suya.

El chofer emitió un pequeño gruñido y casi inmediatamente después empezó a decir que eso no se podía, a lo que mi amigo, con un tono de voz muy calmada respondió que era una opción que la plataforma le daba al usuario, por lo que no había motivo para que él se negara. La contrarespuesta no se hizo esperar y el argumento fue que el tenía que realizar el mayor número de viajes posibles, por lo que si le aparecía otro viaje al llegar a mi casa él lo tendría que tomar, de lo contrario la aplicación lo penalizaría.

Mi amigo le dijo entonces que eso sonaba más bien a que estaba buscando un bono por número de viajes, como ven, él es todo un experto en esto de utilizar estas aplicaciones. El conductor respondió afirmativamente, señalando algo así como: “ni modo de estar en un negocio para no ganarle”, a lo que mi amigo, todo el tiempo en un tono educado le contestó: “pues sí, pero no se trata de ganar a costa de los demás. Entiendo que tú estés buscando ese bono y si te aparece un viaje en la aplicación me parece bien que lo tomes, pues yo no te quiero perjudicar, si no sucede eso cambiaré la ruta”, mientras el conductor seguía digiriendo la respuesta tan educada, mi amigo continuó: “para la siguiente, te recomiendo que seas claro desde el principio, de lo contrario da la impresión de que te quieres aprovechar”.

Mientras sucedía todo esto, prácticamente recorrimos todo el camino hacia mi casa, por lo que dije: “estamos a una cuadra de llegar”, mi amigo preguntó: “¿te parece si hago el cambio de ruta?” y un “sí, está bien” llegó como respuesta del asiento delantero. Yo me bajé y vi que seguían platicando, aún después del desacuerdo y la tensión e incomodidad que se llegó a vivir. ¿Será tan difícil practicar un poco más este tipo de conductas? Por lo pronto, yo recibí de un buen amigo una lección de cómo se puede estar en desacuerdo sin perder la civilidad.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Comunicación, Comunidad, Cultura, Estilo de Vida

El Último Pensamiento del Día

Ese que tienes antes de dormirte. El que alcanzas a tener antes de que tu respiración tome ese ritmo tan característico del sueño. Cuídalo, que muchas veces puede determinar tus sueños y a veces hasta convertirlos en pesadillas.

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio

Sin Conexión

Mucha gente tiembla ante la idea de no tener conexión a internet. Pareciera incluso que esto se volvió una necesidad básica, y hasta hay países cuyos gobiernos han trabajado para que sus ciudadanos tenga el derecho a estar conectados. En fin, hemos llegado al punto en donde conexión e internet ya casi son sinónimos, mi punto el día de hoy es: ¿es esa la conexión que más importa?

Desde mi punto de vista, no. Y miren que me gusta navegar por internet, disfruto mucho poder acceder a diferentes fuentes de entretenimiento, información y conocimiento que antes eran muy difíciles de acceder. Es más, hasta era difícil pensar en llegar a ellas.

Pero todo esto tiene poco sentido para mí sin la conexión humana, sin podérselo contar a alguien. Así sea si cuestiona la información que encontré o si no le gusta el entretenimiento al que llegué, o si el conocimiento que desarrollé le parece bastante banal, sin la conexión humana pierde mucho interés todo lo demás.

Lo que últimamente me parece sumamente interesante, es que pareciera que es imposible estar sin este tipo de conexión. Sí, podemos no sentirla. Puede no ser muy palpable, o incluso puede ser muy distinta a lo que nosotros esperábamos, pero en sentido estricto pienso que siempre estamos conectados. Sólo se trata de extender la mano, de mirar por unos segundos los ojos de otra persona, de escucharla, de escribirle o leerla. Algo así de sencillo nos puede ayudar a reestablecer la conexión.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Comunicación, Comunidad, Cultura, Estilo de Vida, Psicología, Reflexiones