Echarle Ganas (¿Más de lo Mismo?)

Una de las frases que más me ha tocado escuchar después de que alguien cuenta un problema, algo que le incomoda o una dificultad que está enfrentando es: “échale ganas”. Seguramente a más de alguno también le habrá tocado escucharla como respuesta al preguntar: “¿y qué vas a hacer?”, incluso puede llevar el complemento: “ponerme las pilas y echarle todas las ganas”. Bueno, si hacemos un ejercicio de memoria a lo mejor hasta encontramos que nosotros mismos lo dijimos en alguna ocasión. Pero ¿qué pasa cuando no es suficiente con “echarle ganas”?

Ahí es cuando nos encontramos de frente con la “necesidad” de cambiar, cosa que no se soluciona solamente por leer grandes libros sobre ello (como Cambio, lectura indispensable para psicólogos desde mi punto de vista), y que si bien es cierto habrá que “echarle ganas”, no se conseguirá sólo con eso.

Uno de los “pequeños trucos” que podemos aplicar en este punto es hacer algo diferente, máxima del buen Steve de Shazer (otro link más para psicólogos que para otros lectores, pero que se le va a hacer) que suele funcionar y que hasta el mismísimo George Costanza llegó a utilizar un día con algo de éxito. El punto aquí es buscar un camino distinto para conseguir resultados diferentes, y en cierto modo “refrescar” la perspectiva desde la que abordamos el problema, pues si éste sigue ahí quiere decir que nuestra perspectiva no nos ha ayudado a solucionarlo.

Visto desde este punto, la respuesta “le voy a echar ganas”  muchas veces es sólo una muestra de que ya no se sabe qué hacer con el problema, propio o el que nos contaron, y parece que desde el punto de vista mexicano “ante la duda: ganas”, aunque eso a veces termine empeorando las cosas.

Todo esto cambia si se están teniendo los resultados que se quieren, o si se están dando cosas para ello. Dicho de otra forma, si con los pasos que estás dando te acercas  a donde quieres llegar, entonces sí “échale ganas”, si no, pues no nada más no vas a llegar, sino que terminarás alejándote.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Cambio

4 Respuestas a “Echarle Ganas (¿Más de lo Mismo?)

  1. Sandra García

    Jajajajaja, me suena lo de ““ponerme las pilas y echarle todas las ganas” ¿Donde lo he escuchado antes?. Me gusta bastante el concepto del blog, muy interesante, con mucho contenido (link) y a parte agradable la lectura. ¿Estas preparado para tener seguidores lectores? entonces adelante, a “ponerte las pilas y echarle todas las ganas”

    Me gusta

  2. Pepo

    Creo que “echarle ganas” es mostrar buena intención para hacer las cosas y se tiene culturalmente muy valorada esta virtud, pero a su vez releva de la responsabilidad de las acciones que uno tiene que hacer para lograr los objetivos buscados. Ya que al decir “voy a echarle ganas” evita la enunciación de los pasos a seguir para alcanzar la meta y se sugiere la posibilidad anticipada de fracaso. De la misma manera de pensar, si se tiene éxito es siempre “si Dios quiere” y si se fracasa, claro está que “se cayó con la frente en alto” y además lo que hice “no me quita el sueño”.
    Pensar así y analizarnos así nos impide ser humildes ver los pasos dados, ver los errores cometidos, aprender de ellos, enmendarlos y buscar nuevas posibles soluciones para el problema, dificultad o situación que deseamos resolver y que ante un nuevo fracaso nos lleve a encontrar al menos resultados distintos y de esta manera poco a poco llegar a la meta.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s