Archivo mensual: diciembre 2011

Lo que he aprendido en la cocina.

Me gusta mucho comer y cocinar, y cada vez que puedo lo hago con mucho gusto. Los olores, sabores, sonidos y colores que surgen en una cocina son hasta cierto punto mágicos, y muchas veces están intimamente relacionados a aspectos emocionales y relacionales que hacen que una comida no sólo tenga que ver con el consumo de alimentos nomás porque se tenga hambre.

La cocina es un lugar fundamental de las casas, y hay ocasiones en que el tamaño o disposición de ésta resultan trascendentales en la elección de un lugar para vivir. Hay quien ha llegado a decir que la cocina es un lugar de respuestas, aunque estas no vengan como recetas (Pablo Fernández Christlieb).

Sin pretender ser exhaustivo o siquiera solucionar algo, aquí va una lista de las cosas que yo he aprendido en la cocina:

  • La intención por sí sola nunca es suficiente. Uno siempre quiere cocinar algo rico, pero no siempre sale. Unas veces por descuidos, otras nomás porque uno no se puso a hacer lo que tenía que hacer.
  • Ante la duda, sigue la receta. Sobre todo si uno es principiante, más vale que sigas las indicaciones.
  • Si tienes claro el objetivo va a ser más fácil el proceso. Cuando sabes los sabores que buscas, o el tipo de comida que quieres preparar, cocinar es mucho más sencillo.
  • No siempre es suficiente la receta. La receta tiene los elementos a utilizar, dice los tiempos y procesos en general, pero ya que estás cocinando las cosas no siempre van a salir como decía o mostraba la receta (por aquello de que ahora hasta se pueden ver en video).
  • Ten todo lo que vas a utilizar a la mano. En la cocina una vez que ya encendiste el fuego y las cosas se están preparando no es muy conveniente detener todo porque algo se te olvidó, así que antes de empezar hay que revisar si tienes todo lo que necesitas.
  • Prepara con lo que tienes. De nada sirve ver grandes recetas si sólo tienes 3 o 4 ingredientes, sin embargo se pueden hacer grandes cosas con ese mismo número de ingredientes.
  • Si usas buenos materiales, vas a tener buenos resultados. Parece algo muy tonto poner esto pero es una consideración básica.
  • Primero aprende las reglas si vas a querer romperlas. Es muy difícil hacer combinaciones complicadas si no sabes hacer las básicas.
  • El orden de los factores muchas veces importa. En postres y al cocinar verduras es muy importante esta consideración, porque de verdad puede cambiar dramáticamente el resultado.
  • Menos es más. En materia de condimentos es mucho mejor la sutileza que la estridencia, y no por mucho ponerle uno obtiene los mejores resultados.
  • Todo lo que no limpies se convertirá en un estorbo. Sobre todo cuando uno está haciendo todo y la cocina no es muy grande, este punto es muy importante.
  • Cuando la cocina se vuelva una obligación, recuerda para quién cocinas. En la comida como en muchas otras actividades, cuando las cosas se hacen porque debes hacerlas pierden mucho de su atractivo, en esos casos es útil recordar para quién cocinas (además del para qué).
  • No siempre tendrás los mejores resultados, pero siempre podrás volver a hacerlo.
  • Mientras más lo practiques, mejor te saldrá.

Son sólo algunos puntos, y por lo pronto aquí le dejo, no vaya a ser que se me queme la cocina.

 

GLM

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Motivos Personales