Ser como el agua y fluir.

Me doy cuenta de que muchas veces pongo títulos que parecen de libro de autoayuda, cosa que me desagrada bastante pues mi opinión sobre dicha sección de las librerías no es la más positiva (ya escribiré mis motivos), pero ni hablar, prefiero no quedarme en el disgusto que me dan muchos de los títulos que pongo, así como varios de mis post, y publicarlos, que no publicar nada y sentir que me estanco en esta experiencia de “bloguear”.

Pareciera una introducción que nada tiene que ver con el tema del título, pero se trata de todo lo contrario, se trata precisamente de reconocer esta experiencia de estancamiento que podemos sentir incluso haciendo algo, y que al igual que al agua nos termina haciendo mucho daño. El tema de este post se me ocurrió con los twitts del día mundial del agua (22 de Marzo), pero ese día fui al TEDx Zapopan y aunque las conferencias reafirmaron mi idea de escribir sobre esto no había contado con el tiempo necesario para hacerlo.

El agua cuando se estanca se echa a perder, lo mismo pasa con nosotros como personas. Cuando no hacemos lo que decimos que nos importa, por miedo o porque no nos hemos preparado para ello, nos podemos sentir así, estancados. En ocasiones sufrimos esto en silencio, otras nos quejamos y nos quejamos pero de ahí no pasamos, nos mantenemos en la inmovilidad, con mucho ruído pero inmóviles. En estos casos vale mucho la pena seguir la idea muy bien puesta en el manifiesto de Holstee, si no te gusta algo, cámbialo. Si no puedes o no sabes, busca ayuda o infórmate, ahora uno hasta puede tomar terapia por video conferencia (iCouch está haciendo algo interesante con relación a esto).

Lo curioso es que esto puede suceder aún y cuando parece que estamos haciendo muchas cosas, es más, hay mucha gente que pareciera que se mueve mucho y en realidad consigue poco, que hace como que hace o que incluso hace mucho de algo, como juntas de trabajo que no llegan a nada, tiene agenda llena y al final del día sigue con la sensación de que no avanza; otras veces ni siquiera se da tiempo de una pausa para evaluar qué ha conseguido o cómo se siente.

Como dijeron en el TEDx Zapopan se trata de encontrar tu pasión, pues como dice Mihaly Csikszentmihalyi desde ahí es más fácil vivir la experiencia de fluir, o como dijera Bruce Lee: “conviértete en agua…, el agua puede fluir o puede romper (lo que se le opone)”. Publica eso que no te animas a publicar, prepárate en eso que te apasiona, o inicia preguntándote que te apasiona, pero no te estanques.

GLM

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Cambio, Estilo de Vida, Motivos Personales

2 Respuestas a “Ser como el agua y fluir.

  1. El Factor 22

    Cambiar y evolucionar cuesta mucho, la inercia es una de las fuerzas más poderosas de la naturaleza.

    Has apuntado 2 motivos para no cambiar, miedo y falsa sensación de que se está cambiando. Te apunto uno más: Éxito (real o imaginado) .

    Cuando las cosas salen bien (o tú crees que están bien) puede parecer que no es el momento de cambiar o arriesgar. El viejo dicho “si no está roto, no lo arregles”. Cambiar en una crisis es lógico y relativamente fácil, cambiar en bonanza son palabras mayores.

    Me gusta

  2. Totalmente de acuerdo. Por ahí alguien dijo que era importante tratar al éxito y al fracaso por igual.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s