Archivo mensual: octubre 2012

Algunos de mis Aprendizajes con Bikram Yoga

Aunque últimamente he estado muy ocupado por cuestiones de trabajo, lo que no debería ser pretexto para descuidar el blog, he procurado darle un espacio a la práctica de algo nuevo, la Yoga. Bueno, para ser más concretos se trata de Bikram Yoga (http://bikramyogaguadalajara.com/), dónde uno hace 26 posturas en un cuarto a 42 grados centígrados. Alguna vez había hecho otro tipo de Yoga y aunque me había gustado sólo duré un mes practicando, pero en Bikram desde la primera clase supe que iba a practicar más tiempo; no sólo fue el hecho de que nunca había sudado tanto como en la primera clase, sino que nunca me había sentido tan bien después de 90 minutos de ejercicio. Ahora voy con toda la familia, y aunque apenas estoy cumpliendo 2 meses de práctica y estoy lejos de ser uno de los más flexibles de la clase, voy a escribir sobre algunos de los aprendizajes que he tenido.

  1. Todo inicia (y termina con la respiración). Muy pocas veces nos fijamos como respiramos, y el inicio es precisamente un ejercicio de respiración; ayuda a que uno entre en un estado de concentración óptimo y se supone que empieza a calentar el cuerpo. A lo largo de la clase uno sigue teniendo en cuenta la respiración y se hace énfasis en que al contenerla es más difícil conseguir hacer bien las posturas, todo un aprendizaje si lo trasladamos a la vida diaria, hay que seguir respirando de manera normal aún en la dificultad.
  2. El cambio no siempre es progresivo. En esta práctica me ha pasado algo muy curioso, no son siempre las mismas posturas las que me salen bien, de hecho conforme pienso que ya domino una postura, la siguiente clase me vuelve a costar trabajo. Sin embargo me parece que sí voy aumentando en flexibilidad, y sobre todo en concentración y paciencia, lo que pasa es que uno no llega siempre igual a la clase, y en la práctica de la Yoga como en la vida el factor emocional influye de manera directa en el resultado obtenido.
  3. Hay que salir de la zona de confort. Muchos libros y conferencias hablan de esto, y también hay muchas dinámicas que ejemplifican las ventajas que esto tiene, pero todos se quedan cortos con lo que se puede conseguir en Bikram cuando un sale de la zona de confort, aunque sea un poco.
  4. Evalúate con respecto a tí mismo. En las clases a las que he asistido siempre hay alguien que tiene mucha flexibilidad y hace muy bien las posturas, ni que decir cuando uno de los instructores está muy cerca de uno y hace todo como si fuera lo más sencillo del mundo. Si uno observa a los demás es muy fácil que deje de poner todo su esfuerzo o que minimice los avances que ha alcanzado, hay que centrarse en uno mismo y desde ahí evaluarse.
  5. Máximo Esfuerzo y Máxima Relajación. Quizá este ha sido uno de los aprendizajes más importantes para mí, poner la misma intensidad en esfuerzo y relajación. A lo mejor suena sencillo pero para mí ha sido todo un tema, y mientras uno está en la clase de Bikram debe aprovechar los pocos segundos entre una postura y otra para poder terminar bien la clase. De igual forma para seguir con un buen desempeño y dar siempre el mayor esfuerzo hay que aprovechar los momentos de relajación en la vida diaria.

Cada clase es un reto distinto y en cada una se tiene la oportunidad de mejorar en algo, así que estoy seguro que seguiré teniendo aprendizajes conforme siga practicando este tipo de Yoga. El día de hoy hasta me ayudó a retomar el blog, en una de esas y llego a aplicar también aquí la constancia y paciencia que se necesitan para seguir practicando todos los días.

 

GLM

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Estilo de Vida, Motivos Personales