Terapeutas de cuento.

Aunque el blog ha sido hasta ahora un espacio de opinión es momento de que le abra un espacio a la ficción. Quizá era algo inevitable que empezara con un cuento sobre terapia, y lo más seguro es que ponga algunos más pues no es tan raro que se me ocurra una historia sobre terapeutas. Lo que es importantísimo decir es que son ficciones, que no tienen que ver con ningún caso que esté llevando, que para hablar de ellos hay que tener un consentimiento escrito y eso probablemente nunca suceda en este espacio, sino en alguno más especializado; ahora sí que cualquier parecido con la realidad (¿alguna realidad?) es mera coincidencia.

 

En ese tiempo todavía creía que las mejores intervenciones eran como estocadas, directas, rápidas, muchas veces inesperadas por el paciente (¿adversario). Así que fui preparando el terreno para lo que según yo sería la pregunta que facilitaría la solución: “¿no será que tus problemas para dormir tienen que ver con tu miedo a enfrentar tus sueños?”. No estaba preparado para su respuesta: “no, a lo que yo le tengo miedo es a despertar a una realidad distinta”. Entonces desperté, ya no pude dormir esa noche, tampoco pude encarar la terapia de la misma manera.

 

GLM

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s