¿Sirven los libros de autoayuda?

Esa es una pregunta que me han hecho muchas veces, algunas en consulta y otras en platicas cotidianas. Confieso que hubo un tiempo en el que  mi respuesta inmediata y rotunda era: No. Así, sin matices. Después ahondaba un poco y señalaba que era mejor consultar a un profesional y quizá decía aquello de que muchos problemas se tienen que solucionar desde una lógica distinta en la que fueron creados y que no toda la gente busca esos libros para cambiar, sino para encontrar explicaciones, justificaciones o ideas muy similares a las suyas que le ayuden a decir que él o ella está bien.

Conforme han pasado los años me he vuelto menos radical en mi postura, es más, he revisado alguno que otro libro que resultaba fundamental para alguno de mis consultantes y, aunque en ese proceso me he encontrado con algunos relatos francamente simplistas, con un estilo de escritura bastante malo y con recetas que parece que suponen que la felicidad es un destino, también he encontrado algunos que tienen ideas interesantes y no proponen UN modelo de felicidad o de éxito, sino algunos caminos que han funcionado para los autores.

El problema que yo tengo con ese tipo de libros es precisamente que algunos pretenden establecer caminos inequívocos para una felicidad única, implicando muchas veces que si no te va bien siguiendo sus recetas eres tu quien tiene un problema. Si bien no he encontrado una persona que haya resuelto sus problemas con uno de estos libros, sí he visto que a varios les ha servido tener alguna información mediante este tipo de fuentes. Además, pensando en la idea de que la gente hace lo mejor que puede de acuerdo a lo que entiende o percibe; estos libros a veces son precisamente eso, la mejor opción que se vió en ese momento. Si después de ir de libro tras libro, la gente sigue comprando el siguiente que está de moda y se compadece de sí mismo o sí misma porque todavía no ha podido cambiar, entonces sí que podemos decir que ese camino no le está sirviendo a esa persona.

Es decir, pienso que estos libros pueden servir para detonar ideas de cambio, para ampliar perspectivas, pero no como LA herramienta de cambio. En ese sentido, muchas veces podría servir mucho más tomar un libro de divulgación o incluso uno de literatura, que quizá no te cambien o te “saquen” de un problema, pero sí te amplíen la perspectiva y te muestren información que te lleven a que tu busques un camino diferente. Después de todo, tanto los libros como los profesionales del cambio hacen una parte, la otra la tiene que hacer la persona que busca estar mejor. ¿Ustedes qué piensan de esto?

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Cambio, Estilo de Vida, Lecturas

4 Respuestas a “¿Sirven los libros de autoayuda?

  1. Pepo

    A la gente le gusta que le cuenten cuentos y si estos según su interpretación se asemejan a su vida, les gusta más. Si además es de superación se ve a si mismo superándose. Creo que es buen punto de partida sin embargo la vida se vive viviéndola, no leyéndola, entonces hay que ser lo suficientemente valientes para modificar el estatus qúo y aplicar algún cambo propuesto por dichos libros.

    Me gusta

  2. Nalle

    Me imagino que hay muchos libros de auto ayuda en el mercado, seguro algunos malos y otros no tanto.
    Yo creo que las personas estamos en búsqueda constante de la felicidad, el conflicto esta en pensar que hay una receta para encontrarla.
    Me parece interesante cuando dices que .-pueden servir para detonar ideas de cambio y ampliar perspectivas.-

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s