Archivo mensual: agosto 2014

Personajes y Personas.

0a6796c2a31890012987e53ca3dfe290

Después de mucho tiempo y varios posts no publicados, retomo esto del blog porque ya son demasiadas ideas en la cabeza como para no escribir por lo menos una y, a lo mejor, porque resulta inevitable (y relativamente sencillo) comentar mis puntos de vista sobre un actor significativo para los de mi generación.

Mi primer recuerdo sobre el conocimiento de la existencia de un personaje llamado Robin Williams, fue una navidad que uno de mis primos mayores recibió de regalo un radio en forma de una nave/huevo que tenía a un personaje llamado Mork. Mi primo, como suele ocurrir con los primos de más edad, no desaprovecho la oportunidad para decirme que era un programa buenísimo que seguramente no entendería; evidentemente busqué el programa. Es cierto, no le entendía a todo pero la velocidad del personaje me pareció increíble.

Más o menos al año de ese primer contacto, mi Papá tuvo la idea de llevarme a ver Popeye en el cine, pues el personaje le recordaba su niñez y había leído algunos buenos comentarios de la película. La película no fue tan buena, pero ahora fue mi papá el que quedó sorprendido de la velocidad del actor y del acercamiento diferente al personaje que éste imprimió.

Para la siguiente película, Good Morning Vietnam, ya ambos “sabíamos” quién era este actor y probablemente esperábamos otra vez esa velocidad y particular forma de interpretar, además, sabíamos que nos íbamos a reír más de una vez. Lo que probablemente no sabía mi Papá era que tan adecuada era la historia para un niño de 12 años, pero eso tampoco fue impedimento para que viéramos Mad Max en nuestra videocasetera (en cartuchos Betamax obviamente). Lo que yo no tenía ni idea, era de que esa iba a ser la primera película en dónde vería a mi Papá derramar una lágrima cuando empezó a sonar What a Wonderful World. Ese fue uno de los primeros momentos en los que comencé a ver a mi Papá también como persona y no nada más como el personaje encargado de cuidar, educar y proveer en la familia. Visto en retrospectiva, ese y otros momentos nos ayudaron a tener una relación más cercana, con todo y que no siempre fuera sencillo eso de que ambos nos ubicáramos como personas y no sólo como personajes.

Qué difícil debe ser eso de ser famoso y que a uno lo identifiquen más como personaje (o personajes) y no como persona. ¿Se llegará a perder la perspectiva y sentirse más personaje?, ¿se habrá quedado fuera de foco como su personaje en Deconstructing Harry?, ¿habrá sido muy pesado sentir que al único que no podía hacer reír era a sí mismo? La verdad no lo sé, pero sé que con la muerte del personaje también muere una persona, y que con este tipo de muerte deja muchas preguntas a su familia.

Habría que ver a cuántos de nuestros “cercanos” sólo vemos como personajes y no como personas. Cuando vamos más allá del rol, las relaciones personales crecen.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio