Archivo mensual: octubre 2014

Aprendizajes futboleros.

Siempre una pelota. 1982

Algunas veces he dicho que el fútbol es uno de los mejores pretextos para la socialización y que sirve como espejo de quienes somos como personas y sociedad. Hoy me pareció un buen día para escribir sobre algunos de los aprendizajes que este juego me ha permitido:

  1. Primero hay que divertirse. En principio es un juego, así que es fundamental divertirse. Cuando esto se olvida y se convierte en una obligación hacerlo y ganarlo, pierde mucho de su atractivo.
  2. El talento no lo es todo. Sin esfuerzo y disciplina el talento queda como aquello que pudo haber sido, si las cosas hubieran sido menos difíciles claro está.
  3. Se juega en equipo. Hay quienes pueden hacer maravillas con un balón y sin embargo no tienen buenos resultados con los equipos en que participan, esto suele ser porque no juegan en equipo.
  4. La competencia interna es muy sana. Un equipo suele tener a más de 11 jugadores y no todos pueden iniciar el partido. Si eres de los que no iniciaste un día es por algo, así que hay que trabajar y competir de manera leal.
  5. Las emociones cuentan mucho. Se contagian fácilmente en la cancha y en la tribuna, por lo tanto hay que saber canalizarlas y aprovecharlas. Quizá por eso son tan importantes los jugadores que transmiten calma al equipo.
  6. Todo se regresa. Si das esfuerzo tu equipo te corresponderá, si das apoyo a los compañeros ellos te apoyarán. Si te burlas de un contrario siempre se dará el momento en que él tendrá algo de que burlarse.
  7. La suerte juega a favor del que trabaja más. Mientras más practicas más mejoras, mientras más mejoras más oportunidades tienes y, aunque falles algunas de las ocasiones, si eres constante es más fácil que te favorezca la suerte.
  8. El contrario no es un enemigo. Es cierto que uno busca ganarle al equipo contrario, pero no se trata de “acabarlo” o “aplastarlo”. Una vez acabado el partido hay que poner la rivalidad entre paréntesis.
  9. El fin no justifica los medios. Hay que buscar ganar utilizando todos los recursos legales. Las fintas y amagues son “engaños” que no pervierten el juego, en cambio la simulación y las agresiones dolosas convierten los partidos en guerras, y en las guerras todos pierden aunque alguien gane.
  10. Los amigos que surgen de la cancha son para siempre. Cuando un compañero de equipo se vuelve amigo esa amistad durará toda la vida. Eso también pasa con los miembros de equipos contrarios que uno aprende a respetar y a apreciar. También están las amistades que se hacen en torno a la cancha, los compañeros de estadio que te encuentras cada quince días y se vuelven amigos entrañables.
Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Cambio