¿Recursos Humanos?

Modelo Mecanicista

Muchas veces cuando somos parte o vamos a una empresa solemos ver una oficina con el título: “Recursos Humanos”. También es frecuente que alguien nos entregue una tarjeta que dice Director, Gerente, Jefe o Encargado de Recursos Humanos, según sea el ego de la empresa o el que la empresa pensó que debía proyectar el dueño de la tarjeta y el cargo en cuestión. Lo que no suele ser muy frecuente, es que reflexionemos sobre el termino Recursos Humanos.

Dentro de las diferentes acepciones que vienen sobre el término Recursos en la RAE, hay dos que podrían aplicar al concepto empresarial pero que, a mi juicio, no lo ayudan a quedar muy bien: 1) Medio de cualquier clase que, en caso de necesidad, sirve para conseguir lo que se pretende, y 2) Conjunto de elementos disponibles para resolver una necesidad o llevar a cabo una empresa. ¿Por qué creo que el concepto queda en no muy buenos términos? Porque si esas son las acepciones que se utilizan para el término, se está viendo a la gente desde un punto de vista mecanicista, como piezas remplazables, casi casi como engranes.

¿He trabajado con empresas que aplican el término?, por supuesto. ¿Se ha visto la pertinencia de cambiarlo?, a veces sí y a veces no. La cosa es, desde mi punto de vista, que de nada sirve cambiar el término si no va a cambiar la lógica, y siguiendo ese estilo de pensamiento, hay organizaciones que no están listas (¿dispuestas?) a hacer un cambio de paradigma, y de poco sirve que se pongan nombrse tan rimbombantes como “Gestión del Talento Humano” o “Embajador de la acción institucional” si la forma de tratar a la gente y buscar su involucramiento sigue igual.

Es cierto, muchas veces no es la organización la que no está dispuesta, a veces es la dirección o él (los) dueño(s). Otras, somos los que intervenimos en dichas organizaciones los que no podemos convencer o presentar las ventajas que tiene un cambio de lógica con relación al equipo que supone una empresa que tiene grandes resultados. Muchas veces no logramos transmitir que una empresa es a fin de cuentas un espejo más de la sociedad en su conjunto, una especie de microcosmos que muchas veces sin querer replica problemas de los que nos quejamos cuando hablamos del país o la sociedad, en las que muchas ocasiones los humanos somos sólo un recurso.

GLM

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Desarrollo Organizacional, Negocios, Organizaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s