¿Tiempo de vendernos simulacros?

Benedetti

En Táctica y estrategia Benedetti habla de no venderse simulacros como una táctica de enamoramiento y seducción, aunque muchas veces son precisamente simulacros los que se utilizan para estos fines. Ahora como bien señala un interesantísimo artículo que aparece en Antropomedia (Facebook e Instagram: Simulacros), las redes sociales se presentan como un escenario ideal para el montaje de simulacros que no sólo sirven para la seducción romántica, sino que también permiten seducir a empleadores y clientes potenciales. Cuántos no han armado desde una simple página de internet para cazar incautos, hasta un ecosistema que permita el montaje de que se tiene una súper empresa, producto, o para hacer ver como si se tuvieran las cualidades justas para tener una posición laboral.

Hay que decir que también que las redes sociales han llegado a servir para desenmascarar a uno que otro político, hijo de político u otro tipo de personajes no muy gratos, que los montajes y venta de simulacros no requieren de la tecnología y que se pueden hacer con un simple folleto, un volante (flyer) o, en la esfera romántica, con un poema robado o la frase de un libro al que casi nadie acude. ¿Será que siempre ha habido espacios para vendernos simulacros?, ¿será que ahora “sólo” tenemos más medios para hacer esto?, ¿o será que la realidad es un montaje más del que no hemos decidido deshacernos?

GLM

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Estilo de Vida, Identidad, Juego, Motivos Personales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s