La forma en que encaramos el malestar.

Algunos les da por quejarse constantemente y de manera ruidosa, lo que muchas veces provoca que sus quejas dejen de escucharse. Otros lo viven en silencio hasta que el malestar se acumula y entonces es muy evidente que no están bien, con lo que la gente se sorprende de que no hayan expresado antes su estado. Estos estilos y sus variantes primero los aprendemos y luego los vamos perfeccionando según las relaciones que vamos construyendo, en sí mismos no son ni buenos ni malos, pero sí pueden resultar muy cansados y hasta pueden ser contraproducentes, por eso vale la pena ver qué tipo de consecuencias tiene la forma en que encaramos el malestar, sobre todo para que no provoque un mal ser.

GLM

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s