Terapeutas de Cuento IX. Frente al espejo.

d8af8c0d32b24c1ede6ecf28de0c5835

Hoy por fin me miré en el espejo otra vez doctor. Deje me explico un poco más. Hace mucho tiempo que no me veía realmente en el espejo doctor, digo, no es que me haya dado cuenta de que era una vampiresa. Me di cuenta de que me maquillaba, me peinaba, pero realmente no me miraba, como dicen en mi rancho, no dejaba la vista en ningún lado en específico, mucho menos directamente en mis ojos, verme de cuerpo completo era casi imposible . Pues hoy por fin me volví a mirar, y vi que soy otra, no nada más por las arrugas y las canas, no, ahora ni siquiera eso me molestó, me vi diferente, decidida, lista para salir a comerme el mundo como dicen esos libros de autoayuda que ya sé que a usted le disgustan tanto. Creo que estoy mucho mejor.

– Yo creo que puedes dejar de venir, a menos que tengas un problema diferente, que esto no se trata de estar toda la vida en terapia. – Le dije, y a luego siguió lo que ya era una platica informal en los últimos 5 minutos de su sesión. Pago, me dió un abrazo de agradecimiento y se fue. Yo terminé de apuntar los pormenores de esta última sesión en su expediente, era mi último paciente del día y quería irme a descansar. Revisé rápidamente mis citas del día siguiente, guardé la agenda y apagué la luz. Sólo al estar cerrando el consultorio me di cuenta que no había volteado a ver el espejo de la cámara de gesell en ningún momento, ¿hace cuánto que no lo hacía?

GLM

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Ficción, Terapeutas de Cuento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s