Archivo mensual: enero 2015

Terapeutas de Cuento X. Fluctuaciones del Vacío.

2b509abb832b7dfb2591203b6a45357f

– Perdón que le insistí tanto en que me viera hoy mismo, pero la verdad es que me urgía conversar con alguien. –

Está bien, a veces así sucede, lo bueno es que pude abrir un espacio para verte. Por teléfono me dijiste que te llamas Pedro, así que dime Pedro, ¿por qué la urgencia de buscar una cita precisamente ahora?

– Son muchas cosas. La edad, eso de sentirse joven todavía pero que ya en casi todos lados te hablen de usted no es muy agradable. El trabajo, estoy apunto de conseguir un avance muy importante en él, pero al laboratorio se le están acabando los fondos, entonces ahora también estoy trabajando en conseguir fondos. Además está el tema de la pareja, en dónde me están pidiendo distancia y ya no sé si estamos o no estamos o si somos o no somos, como quien dice ahí también siento que estoy en una cuerda floja… –

Espera un poco Pedro, vamos cambiando un poco el ritmo. ¿En qué trabajas?

– Soy físico, hago investigación sobre física cuántica.

No sabía que eso se hacía en esta ciudad.

– Suele pasar, la gente suele pensar que eso sólo se hace en Suiza o Francia. Mi pareja me ha dicho que si fuera realmente bueno, trabajaría en el colisionador de hadrones. No me creyó cuando le dije que mi trabajo lo están considerando para unos experimentos, bueno, realmente me dijo: “la palabra clave es considerando, lo que cuenta es que lo usen”.

Un momento otra vez por favor. Cuéntame más concretamente qué es lo que investigas.

– Ese es parte del problema, es muy difícil hablar de lo concreto desde la física cuántica; y lo peor es que mi tema de estudio son las fluctuaciones del vacío. –

No sé que sea eso, pero suena muy bonito.

– A ver, ¿cómo explicarlo de manera muy sencilla? Mmmm, si lo tengo que decir de manera muy simple sería así: a nivel cuántico hay un punto en el que las leyes de la conservación de la energía no se cumplen exactamente porque hay oscilaciones electromagnéticas o gravitatorias que son más o menos aleatorias y no se pueden detener. Esas son las fluctuaciones del vacío. –

Ajá…

– ¡Eso es! Estoy atrapado en mi tema de estudio.

Me perdí un poco…

– Sí. Las fluctuaciones del vacío provocan que los electrones hagan algo así como “pedir prestada” energía de los campos electromagnéticos cercanos, generalmente provocando la creación de un equilibrio dinámico distinto o incluso la aparición de nuevos campos electromagnéticos, que terminan siendo algo así como nuevos mundos posibles. El problema es que por lo general esto provoca que uno de los campos anteriores deje de existir. –

Si te entiendo bien, estás relacionando esto con las distintas áreas de tu vida, ¿es así?

– Pues sí. –

Pues lo bueno es que una cosa no es exactamente igual a la otra, por lo que no tendrían que aplicar las mismas leyes…

– Justo por ahí van mis investigaciones, son sobre la manera de cambiar la materia mediante el manejo de las fluctuaciones del vacío. Gracias doctor, tengo que irme, tengo que atender uno de los “campos electromagnéticos”.

Sacó el dinero para pagar el precio que habíamos acordado por teléfono después de hacer la seña de entrecomillar el concepto campos electromagnéticos. No volví a saber de él hasta que la mañana de hoy vi la noticia de que iban a hacer un experimento en el colisionador de hadrones basado en la investigación de un mexicano.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Ficción, Terapeutas de Cuento

Algunas reflexiones sobre Vida y Muerte.

kiss

¿Han escuchado alguna vez que la vida y la muerte son parte del mismo proceso? Yo sí, y muchas veces he llegado a estar de acuerdo con esta idea a nivel racional, pero no por ello he dejado de sentir dolor con la pérdida de un ser querido, sobre todo cuando su muerte era algo inesperado. Pareciera que muchas veces lo que nos duele es lo que perdemos nosotros y no sólo que la persona que queremos haya dejado de vivir o lo que ya no podrá experimentar y sabemos que quería hacer. ¿Es esto algo egoísta o “natural”? Mucho se ha escrito sobre el proceso de duelo y las diferentes formas de vivirlo y más que tocar ese tema en este momento, mi intención es mostrar algunas de las reflexiones que no he dejado de tener en la cabeza desde que supe de Brittany Maynar y su decisión de decidir cómo vivir los últimos 6 meses de su vida después de que le diagnosticaran cáncer terminal. Si no vieron ninguna información al respecto, les dejo el primer video que publicó para que lo vean y sigan leyendo:

Confieso que me conmovió la presentación y que su decisión me pareció algo muy valiente. Sin embargo no sé qué haría yo si eso me pasara a mi, ¿tomaría el mismo camino?, ¿decidiría probar los tratamientos experimentales más agresivos con tal de ayudar a la ciencia?, ¿qué camino seguiría para despedirme de mis seres queridos? Lo escribo y me quedo pensando en que es muy diferente pensar desde la hipótesis que desde el diagnóstico lapidario, probablemente confirmado más de una vez. Le veo diferencias a este tipo de decisión a un suicidio. Por un lado está confirmado un final agónico, mientras que por el otro suele ser más bien un escape o la acción impulsiva ante la sensación de que terminó la vida como se le conocía. La muerte asistida suele ser comunicada a los seres queridos, mientras que el suicidio llega a ser la culminación de un dolor secreto o más o menos conocido que no ha sido atendido.

Brittany llegó publicar un video un poco antes de llevar a cabo su acción explicando porque no la hizo en la primera fecha que había mencionado y como un mensaje para sus amigos (mismo que pongo al final del post), y me parece que en todo momento tuvo la idea de que tomó su vida “totalmente” en sus manos. Es precisamente en este punto en el que me surgen más reflexiones, ¿por qué esperamos a que se presenten eventos inesperados para tomar más las riendas de la vida?, ¿qué pasaría si viviéramos más conscientes de lo limitado que es nuestro tiempo en este mundo?, ¿cómo actuaríamos si nos asumiéramos más como “ancestros” y pensáramos más en dejar un recuerdo trascendente? Quizá no tengamos que hacer algo “grandioso” para ser recordados. Probablemente no tengamos mucho control sobre cómo nos recordará mucha gente, pero seguramente hay cosas que nos gustaría que no se quedaran sobreentendidas. ¿Qué cosas o aspectos de su vida no les gustaría dejar inconclusos?, ¿a quién no le han dejado en claro que tiene su cariño?, ¿cómo pueden hacerle para que aún si sucede algo inesperado o un accidente dejen el menor número de asuntos inconclusos? En una de esas y una mayor consciencia de la muerte nos ayuda a apreciar mejor la vida. En una de esas y hasta sucede también a la inversa. ¿Ustedes qué piensan?

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Estilo de Vida

Bailar con el miedo.

f24de54a5ac00a3a69f534869421131f

Tanto en terapia como en coaching empresarial, y hasta en las investigaciones de mercado, me encuentro constantemente con personas que tienen miedo a algo y que buscan mi apoyo para dejar de tener ese miedo. ¡Vaya!, la verdad es que yo también he deseado muchas veces no tener miedo. Suelo ser muy claro y directo en este tema, y les digo que es imposible dejar de tener miedo, que lo importante es actuar a pesar de ese sentimiento y no dejar que las emociones que ese miedo produce dominen las acciones que estamos llevando a cabo. Hoy me encontré con una versión más bonita de esta idea mientras buscaba opciones para tener mejores resultados en la búsqueda de trabajo y nuevos negocios, “hay que bailar con el miedo”. Si quieren ver la explicación directa de Seth Godin, aquí está el video: Keep Making Ruckus (en inglés), en dónde hay más conceptos sobre hacer trabajo que importa o considerar tu trabajo como arte, haciéndolo como si cada una tus acciones pudieran llevar tu firma. A mi me gusto mucho escuchar, y de cierto modo recordar, que no se trata de eliminar el miedo, sino de darle la bienvenida y bailar con él, revisando su significado y actuando de la mejor manera posible a pesar de que está presente.

Así que, si hay alguna propuesta que les da miedo hacer, si después de varias entrevistas de trabajo les da miedo ir a una más por la posibilidad que los rechacen otra vez, hay que hacer las cosas a pesar del miedo. Si saben que hay que hacer cosas distintas para tener resultados diferentes, pero les da miedo porque nunca lo han hecho, ¡hay que hacerlo con mayor razón! Sólo la práctica de algo diferente hará que lo domines, sólo bailando con el miedo puedes llega a los trabajos y negocios que más valen la pena. Lo sé, este blog está pareciendo cada vez más uno de autoayuda, pero es momento de tocar estos temas, precisamente porque me da miedo quedar encasillado en esa categoría. También porque me acordé de ésta idea, porque me acordé que las acciones que salen desde el miedo no llegan a los mejores lugares, porque es mejor actuar desde el amor (aunque suene muy cursi) y no sólo hacer lo que hace falta, sino lo que es importante y necesario.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Estilo de Vida, Motivos Personales

Recuperar el Candor.

5a8096645ae2b85fbcbc89550870d7d4

La palabra Candor según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (RAE) tiene dos acepciones:

1. m. Sinceridad, sencillez, ingenuidad y pureza del ánimo.

2. m. Suma blancura.

De la primera acepción, quizá la palabra Ingenuidad puede generarnos cierta incomodidad, pues muchas veces lo ingenuidad es asociada con falta de conocimiento cuando, también según la RAE, la ingenuidad es la falta de malicia y ingenuo es alguien candoroso o que carece de doblez. Sinceridad, por su parte, es definida como: Sencillez, veracidad, modo de expresarse libre de fingimiento; mientras que la veracidad tiene que ver con decir siempre la verdad. Más allá de las vueltas en círculo que siempre da uno con el diccionario, pero que siempre ayudan bastante, mi visita a esta palabra tiene que ver con el interés de regresar a la utilización del candor, no sólo como palabra, sino como el ejercicio de decir las cosas con sinceridad, sin malicia y veracidad, reconociendo que la verdad tiene múltiples perspectivas, sin buscar imponer una sola y sin intentar leer la mente o adivinar las intenciones de lo que alguien dice o hace. ¿Será que el candor es más un estilo de relación?, ¿será que tiene más que ver con la escucha que con el habla?, ¿cómo serían nuestras conversaciones con más candor? ¿y nuestro actuar? Como he dicho en otro momento, no creo tener todas las respuestas, pero sí pienso que conversar y actuar de una manera más cándida puede ser algo sumamente responsable y honesto. ¿Ustedes qué piensan?

GLM

3 comentarios

Archivado bajo Cambio, Conocimiento, Estilo de Vida