Archivo mensual: febrero 2015

¿Necesita Abogado el Diablo?

712c06fa79e2b9c8d172a1ba8f81537c

¿Cuántas veces les ha tocado que en una conversación alguien dice: “voy a hacerla de abogado del diablo”?, ¿cuántas ocasiones han vivido esto en una junta de trabajo o en una negociación?, ¿a nadie se le ha ocurrido que el diablo puede él mismo ser abogado? Digo, tengo un amigo que define a esta profesión como una en la que sólo se gana si alguien más pierde. No crean que no quiero a los abogados, de hecho hay algunos a los que quiero mucho, y a los que no, no pienso darles aquí pretextos para demandarme (jejeje).

La noción de Abogado del Diablo viene de los procesos de canonización y del papel que debe fungir el procurador fiscal para exigir pruebas y encontrar errores en la postulación de un nuevo santo (es cierto, también hay un libro y su respectiva película). Si bien es cierto que una actitud crítica ante los comentarios e información es importante, sobre todo cuando se está definiendo una acción que repercutirá en tiempo, dinero o en alguna cuestión emocional, muchas veces esto de ser el “abogado del diablo” es sólo un pretexto para retar a la información o, en un buen número de ocasiones, a aquel que la está diciendo. No crean que no me gusta debatir, aunque prefiero conversar, la cuestión es que muchas veces más que un debate lo que busca el famoso abogado del diablo es defender su posición o el “status quo” que lo beneficia, es decir, muchas ocasiones asume esta posición por una cuestión de miedo a perder algo (¿la razón?), por oír para responder en lugar de escuchar para comprender. Quizá es porque no confía plenamente en la idea o en quien la está diciendo, porque la posibilidad de “apostar” emoción, tiempo o dinero a algo que no le presenta certezas le incomoda o incluso le asusta, ¿por eso recurre a una metáfora que en teoría puede intimidar? Seth Godin es muy tajante al afirmar que el diablo no necesita abogado y que, en una empresa, quien asume esta posición suele ser alguien que ve o presiente que con la “nueva” idea tendrá que ser algo diferente y posiblemente difícil. Yo me quedo con algunas preguntas: ¿siempre necesitamos pruebas ante una idea que encontramos distinta?, ¿hay algo más allá de estar o no en lo correcto y de tener o no “La Razón”? Ojalá tuviera la respuesta. Sólo sé que a veces por buscar tener la razón o sólo centrarse en los defectos de algo (¿de alguien?) dejamos de tomar acciones que nos ayudarían a cambiar. Es cierto, no tenemos la certeza de que será para mejor, pero sí de que será diferente a la situación actual, una que muchas veces está centrada en estar “no mal” o incluso “no peor”. ¿Ustedes qué piensan?

GLM

1 comentario

Archivado bajo Cambio, Desarrollo Organizacional, Empresas, Estilo de Vida

El amor en los tiempos de Grey.

34843

Probablemente este post tendría más vistas si el título fuera: “el sexo en los tiempos de Grey”, pero si de por sí es demasiado coyuntural escribir de este tema el día de hoy, hacerlo desde el punto de vista del sexo es muy predecible. El libro no sólo tiene detractores, sino también sus defensores, yo no me considero ni lo uno ni lo otro, pero sí respeto mucho a alguien que consigue ganarse la vida escribiendo. Debo aclarar que no he visto la película pero sí leí el libro, pues resultó tema frecuente en la consulta femenina y uno tiene que estar más o menos enterado de que están hablando las consultantes, lo que me lleva a revisar libros, programas y otros temas tanto de la perspectiva femenina como masculina.

Siguiendo con la necesidad profesional de estar enterado de un variedad extensa de cosas, me puse a ver las reseñas de la película, y me llamó mucho la atención el post: “Estas son las frases más subrayadas de ’50 sombras de Grey’“, tanto porque según Amazon casi son las mismas en español que en inglés, como porque no están centradas en la parte sexual de la trama. Hasta cierto punto me parece lógico, pues aunque mucho del fenómeno del libro tiene que ver con una especie de “descubrimiento” light del BDSM, pienso que tiene más que ver con el manejo de las expectativas relacionales y amorosas. Probablemente muchos hombres nos podamos quedar con la idea de que siendo millonario es mucho más fácil seducir a una mujer, algo que puede tener un alto componente de verdad, pero no sólo se trata de eso sino de la seguridad que se le puede transmitir a una mujer, misma que puede llegar al punto de que ésta se preste a cumplir todas o casi todas las peticiones sexuales de su pareja. Así que, más allá del “descubrimiento” de que a las mujeres también les gusta el sexo puro y duro, está la cuestión de que hay un segmento importante de las mujeres que asocian la seguridad transmitida por un hombre con el amor, cosa que tampoco es un gran descubrimiento pero sí un buen recordatorio de que en esto del amor las expectativas juegan un papel importante, tanto en mujeres como en hombres.

Para mi este es el punto más interesante, en estos tiempos en los que puede se supone que corre de manera acelerada la información, ¿qué tanto han cambiado nuestras expectativas y definiciones sobre el amor? No creo que se trate de tener una sola definición para todo el mundo, sino de construir una en pareja e irla modificando conforme vayan cambiando las etapas de la vida que se van viviendo. Me parece importante revisar las distintas visiones de amor, pareja y sexo con las que convivimos y ser plenamente conscientes de si estamos repitiendo algo aprendido o “en verdad” estamos viviendo lo que nosotros queremos vivir. Pensando en el libro de las 50 sombras, estoy de acuerdo con Erika Lust en el sentido de que el libro no está tan bien escrito y repite en lo fundamental la idea de la mujer “salvada” por el príncipe azul; sin embargo, también pienso que si le gustó a tu esposa o pareja bien valdría la pena que lo leyeras o la acompañaras a ver la película, no sólo por la parte sexual sino por ver una de las perspectivas desde las que se analiza tu relación y tu masculinidad.

Ya veré la película y les podré decir bien si estoy de acuerdo o no con la idea de que está más hecha para producir risas que exitación, o si gustan luego podremos “platicar” de otros tipos de novela erótica o romántica y cómo también éstas van influyendo en nuestras expectativas, así como las canciones de amor y desamor, pues la cuestión es conversar y reflexionar. ¿Ustedes qué piensan?

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Estilo de Vida, Lecturas

Mi Mes sin Facebook.

social-icons-16

De hecho, pasó un poco más de un mes para que regresara a ésta red social y el experimento resultó algo muy interesante.

Uno de los primeros puntos que noté al revisar mis números semanales en Rescue Time, la aplicación que utilizo para analizar cómo uso la computadora y qué tan productivo soy cuando trabajo en ella, fue que pasaba mucho menos tiempo utilizando el navegador. Esto no quiere decir que me alejé del todo de las redes sociales, pues aumentó mi uso del Twitter y, de manera notoria, mi uso de Pinterest (sí, soy de esos hombres extraños que utiliza esta red). En la primera de estas redes sociales aumentaron mi número de seguidores, las interacciones que tuve con ellos, el número de retweets y favs, digo, no es que sea un personaje en esa red pero pienso que el grado y el tipo de exposición que tengo en esa red se está volviendo algo interesante. En Pinterest tuve un período de actividad muy fuerte y en este vi que también como en Facebook puede haber una especie de “contagio” o “amplificación” del estado de ánimo con el que entres a la red o con el que te encuentres a la gente que sigues o a tus “amigos” de esa red.

También aumenté mi número de contactos en Linkedin, pero ahí la cuestión tiene que ver directamente con la búsqueda de nuevos proyectos y de reestablecer contacto con miembros de la red profesional, es decir, tiene un enfoque mucho más utilitario (¿o será que es más claramente interesado?). Aquí debo decir que más que encontrar opciones directas de nuevos negocios, encontré que se pueden ir “cultivando” opciones a mediano y largo plazo. Ahora que, si hablamos de opciones de empleo, no encontré grandes diferencias con lo que hay en los buscadores de empleo, por lo que pienso que hay una gran oportunidad para reclutadores y empresas de reclutamiento para utilizar mejor esta red (¿será que a los que yo apoyaba ya no tienen nadie que cuide este medio? jeje).

Otro efecto interesante es que bajó notoriamente el número de vistas a este blog, sin embargo obtuve más me gusta a las publicaciones y aumentó (un poco) el número de seguidores o suscriptores al mismo. ¿Conclusiones para el blog? Todavía me leen más mis conocidos, pero hay algunos nuevos lectores que también encuentran interesante lo que aquí escribo. Hay que seguir escribiendo para escribir mejor, y también pedirle a los que ya me leen que si creen que alguien más le puede gustar esto, pues compártanselo.

¿Extrañé Facebook? Un poco, pues hay personas con las que solamente tengo interacción por este medio, que ese es otro punto importante ¿por qué hacerlo sólo por este medio? Me enteré de menos chismes, definitivamente me distraje menos en este medio, vi que unos sí se acordaron de mi cumpleaños y otros no, y llegué a pensar en extender mucho más mi ausencia de esta red. ¿Por qué regresé? Porque sí hay gente con la que, aunque sólo sea por aquí, quiero mantener contacto; porque quiero seguir creciendo el número de lectores del blog; y porque esta red la utilizaré más por cuestiones de trabajo/negocio (quizá luego escriba algo al respecto). Si tú me extrañaste porque no me veías/leías hace mucho en este medio, pues aquí estoy otra vez, a lo mejor convendría que tuviéramos más contacto en la “vida real”.

Así fue mi primer experimento de este año, ya estamos en el segundo y también va bastante bien.

GLM

1 comentario

Archivado bajo Cambio, Estilo de Vida, Motivos Personales

La dicha a los 40’s.

512128025190a8874eea983dbaaeeb91

Pues sí, el tiempo no se detiene y hace que uno llegue a fechas que consideraba muy lejanas. Es más, creo que de niño ni siquiera me imaginaba llegando a los 40’s. Ahora que ya llegué, empiezo a descubrir formas distintas de la dicha (¿felicidad?). Empezando por haber escogido una pareja mucho mejor de la que yo hubiera soñado en muchos momentos de mi vida, lo que además ayudó a formar una familia mucho más bonita de lo que yo pensaba que era posible. No digo que sean perfectas, pero han tenido y tienen detalles que de verdad me han hecho y me hacen sentirme dichoso, por ejemplo un abrazo, un beso inesperado o un te quiero que se siente en todo el cuerpo cuando te lo dicen; una comida que es preparada, servida y degustada no sólo porque “llena”, sino que nutre el espíritu (¿se vuelve uno más cursi a los 40?). Ver una película que emociona y después comentarla para ver las diferentes lecturas posibles, que además muestran el funcionamiento de la mente de cada uno de los integrantes de la familia. También están las felicitaciones de los amigos, de esos que llevan más de la mitad de la vida con uno y que nos conocen lo mejor y lo peor.

Me parece entonces que la dicha a los 40’s se va volviendo más sencilla, en gran parte por el reconocimiento de que la incertidumbre siempre está presente y los recuerdos de los buenos momentos nos pueden ayudar a seguir, y en otra gran medida por el conocimiento de que para tener un futuro mejor es muy importante como se vive el presente, porque sin él no podemos construir algo distinto. La dicha a los 40’s está mucho más lejana del drama y se siente con más intensidad y hasta parece tener mayor duración.

Gracias a cada uno de los que han estado en estos primeros 40 años de vida, a aquellos que han estado en los períodos complicados y me han dado su apoyo, a los que no se dieron cuenta de que estaba viviendo dificultades y con un detalle me re-enfocaron o me recordaron cosas que yo había dejado de tener en cuenta. Gracias a los que me empujaron y me empujan a dar lo mejor de mi aunque las situaciones parezcan muy difíciles. Gracias a mis hijas que son una fuente de inspiración y de dicha. Y, sobre todo, gracias a mi esposa por su perspectiva, por el amor que me tiene aunque soy un tipo muy complicado, porque ella más que nadie me dice cuando puedo mejorar y cuando en realidad estoy haciendo las cosas bien, por ayudarme a construir una especie de dicha que no sabía que era posible.

Bienvenidos los 40’s, que son una excelente edad para reinventar la dicha.

GLM

2 comentarios

Archivado bajo Cambio, Motivos Personales