Experimentos 5º y 6º del Año. Un mes sin quejas y un mes de gratitud, cubiertos en 80%.

La perspectiva del árbol

Los primeros 5 días del mes de mayo me los pasé sin quejarme sin notarlo. Después, revisé cuál era el experimento del mes y, al darme cuenta que era durar el mes completo sin quejarme, “mágicamente” empecé a ver todas las cosas por las que podía quejarme. Sin duda es algo sobre lo que uno puede reflexionar bastante, ¿cuántas veces estamos más enfocados en lo que no “deberíamos” hacer?, ¿qué pasa cuando el enfoque está centrado en lo que sí “debemos” y queremos hacer? Bueno, pues aprovechando que por el trabajo me alejé bastante del blog, decidí regresar a él y comparar los experimentos 5 y 6 del año, es decir, un mes sin quejarme y un mes de gratitud.

Cuando noté que me estaba siendo más difícil no quejarme, decidí analizar qué era lo que podría estar pasando, entonces me di cuenta que mucho tenía que ver con que el enfoque lo estaba poniendo en “aguantarme” en lugar de buscar la oportunidad o posibilidad de hacer algo con aquello que no me estaba resultando grato o satisfactorio. Cambiando el enfoque fue mucho más fácil continuar con el experimento y mantenerlo la mayor parte de los días del mes, sin embargo no estuve sin quejas todos los días, y me di cuenta que muchas veces las quejas eran más una forma de desahogo que algo que contribuyera a la solución, pero muchas veces después del desahogo puede venir la claridad. Sí, no estoy en un punto de aceptación zen que podría ser muy interesante y deseable, pero ya no me peleo tanto con mis enojos.

El mes de la gratitud fue mucho más sencillo, sobre todo la parte de terminar el día agradeciendo algo, pues cuando duermo a mis hijas es algo que solemos hacer. Lo malo es que no las dormí todos los días del mes y no todos los días del mes recordé pensar en aquello que le agradecía a la vida o eso que sí tengo y me despierta esa sensación de gratitud que, por lo menos para mi, se parece mucho a la sensación de paz que a veces es difícil de encontrar en medio de un montón de cosas por hacer. ¿Qué noté con el mes de gratitud?, que los días que comienzan y terminan agradeciendo me ayudan a tener más ánimo, a encarar todo lo que hay por hacer con mejor disposición y que lo que sí tengo es más que lo que me falta.

Comparando un experimento con otro, me parece que son dos enfoques complementarios que pueden perfectamente combinarse para tener un enfoque más preciso en el trabajo y una mejor disposición en las relaciones personales. Quizá el no quejarse podría funcionar mejor encarándolo como una búsqueda de opciones y oportunidades ante las dificultades, de hecho pienso que el próximo año el experimento será ese, y mientras tanto iré probando con ese cambio de enfoque. En lo que se refiere a la gratitud, francamente no había esperado que me provocara una relación tan agradable, de hecho en un principio me parecía algo más de autoayuda que un punto con “algo más de fondo”. La cuestión es que me gustó y en verdad me enfocó mejor ante días que no fueron sencillos, pero que pude encarar mejor con el simple hecho de comenzar y terminar el día pensando en aquello que agradecía a la vida.

Los experimentos siguen, no siempre los cumplo al 100% pero siempre me dan algo para reflexionar y para enfocarme mejor o re-enfocarme en esto de la vida de todos los días. Sin duda, hay mucho por escribir y mucho más experimentar. ¿Ustedes qué piensan?

GLM

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Estilo de Vida, Motivos Personales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s