Archivo mensual: septiembre 2015

¡Amanece!

Amanece

Hace 14 años, cuando estabas cumpliendo 1 año, ya hablabas perfectamente y, a diferencia de ahora, te levantabas temprano hasta en los fines de semana. Precisamente en los sábados y domingos era cuando yo me levantaba y te iba a buscar para que no despertaras a tu mamá, entonces veíamos algún programa o una película, o leíamos cuentos después de desayunar.

Lo mejor de todo, es que así de chiquita ya podías platicar durante un buen tiempo, y buscabas y encontrabas explicaciones a muchas cosas. Así, uno de esos fines de semana me levanté y al buscarte tu ya estabas perfectamente despierta y de pie en tu cuna. Seguramente tenías mucho tiempo levantada y un buen rato pensando, pues antes de cargarte te me quedaste viendo y dijiste: “mira Papá, ¡cuando abro los ojos sale el sol!”; yo no pude más que reírme y decir: “sí nena, ¡cuando abres los ojos sale el sol!”. Eso pasa cuando uno le pone a su hija un nombre que dice: ¡amanece!, así como vocativo, como una orden. Sale el sol y brillan las cosas, abres los ojos y no te queda más que mostrar tu inteligencia.

Felices 15 años, ¡Erandi!

GLM

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio

Experimentos 7 y 8 del Año. Un mes de sorpresas y un mes sin café.

IMG_3832

Esto de escribir sobre dos experimentos se ha vuelto una mala práctica, pues para empezar es un claro indicador de que no tengo el blog tan actualizado como debería. Además, implica que no viví los experimentos tan a consciencia como me hubiera gustado. Más allá de las quejas, el punto es que aunque no he estado tan aplicado ni en la escritura del blog ni en los experimentos, si quiero dejar documentado cómo me fue en esto de tener un experimento para cada mes del año.

El mes de las sorpresas resultó particularmente complicado. Por una parte tuve una carga de trabajo bastante fuerte, que si bien no es pretexto suficiente, si hizo que fuera bastante difícil hacer algo para sorprender a alguien todos los días. Hice tres cosas pequeñas para sorprender a algunos miembros de mi familia y un par a unos amigos, pequeños detalles que fueron fácilmente notados en casa y por los amigos, a fin de cuentas fueron simplemente mensajes para hacer notar que me importa estar cerca de todos ellos y que los quiero mucho. Quizá debí esforzarme un poco más para hacer algo todos los días, quizá debí haber hecho un plan de una acción diaria que tratara de extender las sorpresas más allá de mis círculos cotidianos de interacción. Lo cierto, es que aún habiendo fallado en hacer algo para sorprender a alguien, sí me encontré más abierto a que el día a día me sorprendiera, y eso hizo que fuera más fácil atender el cúmulo de pendientes por hacer, de hecho, uno de los puntos más sorprendentes fue que ni reaccioné con tanto estrés, ni mi familia se estresó tanto con mi inmersión en el trabajo. ¿Será que la vida nos sorprende más cuando estamos abiertos a las sorpresas?

Durar un mes sin café fue este año más complicado que el anterior, sobre todo porque por motivos de trabajo ahora estoy más inmerso en el tema y tuve que desvelarme varios días y no pude recurrir a una buena de dosis de cafeína que hiciera menos complicado el desvelo, así que en esta ocasión debo confesar que sí extrañé mucho mi café diario, ¿será que se disfruta más con conocimiento?, ¿o será que mientras más conoces de algunas cosas, más te gustan? Además, esta vez sí fallé un día, pues caí en la tentación de probar lo que olía como un maravilloso latte preparado en Amoroso Cafétentación que fue inevitable cuando Fabiola me dijo que el café era de la Finca Hamburgo. Y sí, el latte estaba maravilloso, así que puedo decir que falle con gracia.

¿Qué veo hasta el momento con esto de los experimentos? Para empezar, que vale mucho la pena esto de buscar hacer o no hacer cosas distintas cada mes. Por una parte es un ejercicio de disciplina personal, por otra es abrirse un poco más al cambio y a las sorpresas. Sin duda haré algo similar el próximo año. Otro punto que me parece muy interesante, es el ejercicio de documentar los experimentos. Pues hacerlo no sólo es una especie de rendición de cuentas con un lector imaginario, sino que es una rendición de cuentas personales que da claridad y perspectiva, de hecho esto me ha parecido tan interesante que ahora he decidido llevar un diario, pues me parece que puede ser una buena manera de poner todavía más claras las cuentas con un mismo. ¿Alguno de ustedes lleva un diario?, ¿tienen alguna sugerencia al respecto?

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Estilo de Vida, Juego, Motivos Personales