Archivo mensual: octubre 2015

Justicia VS Venganza.

imgres

Cosas de estos tiempos: se mata a los que preguntan, aunque sea en forma de encuestas para una marca de tortillas , como sucedió en Ajalpa y fue reseñado bajo el título Justicia psicótica en México en el diario El País. Hoy, este periódico le da seguimiento al caso y presenta la nota La inocencia linchada, en la que muestra el dolor de la familia de los dos encuestadores que fueron “confundidos” con secuestradores de niños, aunque no ha quedado claro si en efecto se han dado casos de secuestros de niños en el lugar en el que ocurrió este episodio de supuesta justicia aplicada por el pueblo. Mientras eso sucede en Puebla, en Guadalajara, Jalisco, en una misma semana se presentan dos casos en los que una persona que es asaltada, persigue y atropella a los ladrones que huían en motocicleta. Ante esto, las redes sociales se llenan de comentarios a favor mientras se difunde la noticia, al punto que empiezan a circular diferentes tipos de imágenes que dicen: “Haz patria (sic), atropella un Moto Ratón (sic)”.

Entiendo que las personas estamos hartas de que en este país sea más probable la impunidad que la justicia, que es muy cansado vivir en un contexto que parece vivir bajo los lemas: “si no chingas, te chingan” o “el que no tranza, no avanza”, pero, ¿estos acontecimientos están impulsados por la justicia o por la venganza? Me llama la atención que no relacionemos el linchamiento de inocentes al atropellamiento de ladrones ajusticiados in fraganti, ¿nadie más considera riesgoso alentar este tipo de conductas?, ¿cuáles podrían ser las consecuencias de seguir por este camino?, ¿así es la sociedad en la que queremos vivir? Confieso que también he confundido la venganza con la justicia, que tampoco me gusta sentirme agredido y que a veces ante esa sensación, he agredido. En ese sentido, no me considero un adalid de la no violencia, ni creo tener la respuesta a como solucionar este problema. Pero sí me parece importante poner sobre la mesa que no es lo mismo justicia que venganza, y que es riesgoso meternos en un camino en el que la violencia es una respuesta fácil o que está muy a la mano.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Cultura, México, Violencia

Futuros Ancestros.

h2_66.245.5b

Hayamos decidido, o podido, reproducirnos o no, somos futuros ancestros. Bueno, a menos que sigamos empeñados en no cuidar el mundo, que a fin de cuentas es una forma de acabárnoslo. ¿Qué pasa si ubicamos y asumimos nuestra responsabilidad como ancestros?, me parece que una de las implicaciones es pensar cómo seremos recordados, no como individuos, sino como generación de un país, como humanos de una época específica, como co-responsables de lo bueno y lo malo que vivirán los siguientes inquilinos de este planeta, o los futuros inquilinos de planetas distintos si pensamos que es inevitable que vayamos a otros para sobrevivir como especie.

Al parecer nos falla el pensamiento a largo plazo, quizá porque llevamos mucho tiempo viviendo en una cultura que apoya más las gratificaciones inmediatas e individuales, quizá porque es difícil creer que nuestras acciones pueden tener impacto más allá de nuestros círculos sociales inmediatos, caray, a veces dudamos de que nuestras acciones tengan realmente un impacto. Afortunadamente hay gente que está llamando la atención sobre este tema desde la agrupación The Long Now Foundation, y no sólo escribiendo, sino llevando a cabo acciones que muestren esto hoy y en futuras generaciones, ¿como cuáles? Pues nada más y nada menos como un reloj que siga funcionando por los próximos 10,000 años, “simplemente” para que si la montaña en la que lo están construyendo sigue en pie en esas fechas, alguien pueda ver que un grupo de personas (¿seres?) hicieron algo pensando en ese intervalo de duración. Quizá a ustedes esta idea del reloj en la montaña les parezca una locura, o incluso algo bastante tonto, pero a mi me hace pensar en el impacto que puede tener una acción más allá de la consecuencia inmediata. ¿Qué tipo de ancestros les gustaría ser?, ¿qué les gustaría diseñar que pudiera ser encontrado dentro de 10,000 años?

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Ecología, Educación

Terribles Generalizaciones

Toda generalización es una mentira. Esto es una generalización.

Pues sí, el título es una mezcla de la idea de las terribles simplificaciones que viene en el libro Cambio, y de que las generalizaciones son un problema de comunicación, punto tratado con mucha ligereza para mi gusto por Bandler y Grinder, pero bueno, dicen por ahí que todo es un remix. Mi punto con las generalizaciones, es que me parece imposible que no las hagamos, pero es muy difícil vivir con ellas como base. Pero, ¿hay ideas de vida que no sean generalizaciones? No sé, plantear una respuesta absoluta podría ser una generalización, ¿no creen?

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio

La Recuperación del Papel Picado

Papel Picado

A lo mejor para ustedes también es una escena cotidiana que alguno de l@s hij@s dice en la tarde: “ah, se me olvidaba, tengo que llevar para mañana_____”, en esta ocasión el artículo en cuestión era papel picado. Lo interesante fue que, antes de pensar en hacerlo, mi hija pensó en comprarlo en alguna papelería, como habíamos hechos en otra ocasión que participó en el montaje del altar de muertos para su escuela. Después de que en una papelería nos dijeran que este año no les habían surtido papel picado listo para llevar, decidimos ir a una de esas tiendas grandes en las que venden toda clase de artículos para oficinas, dónde solamente encontramos papel de China y uno de los dependientes de la tienda nos dijo que este año no les habían llevado. Ante esto, le dije a mi hija: “si no hay en las papelerías ni en estas tiendas grandes, a lo mejor alguien más lo acaparó, así que vamos a Walmart, que ellos podrían hacer algo así.” Fuimos a dicha tienda y encontramos un gran surtido de cosas para Halloween, pero para día de muertos sólo había pan, bueno, y vinos y cerveza que a veces se ponen en los altares.

No estoy en contra de Halloween, e incluso pienso que hoy en día resulta bastante “normal” que incorporemos costumbres de otros países después de todo, la velocidad de la información influye directamente en costumbres y modas, pero sí me llamó mucho la atención que estando tan cerca el día de muertos no hubiera productos que vender para dicha fecha. Para no hacer demasiado largo el cuento de qué pasó con el papel picado, déjenme decirles que se terminó haciendo en casa, bueno, para ser más precisos hay que decir que lo terminó haciendo mi esposa y le quedó muy bien, lo que termina siendo una especie de recuperación de una tradición que, si se le da el tiempo adecuado y no se hace de un día para otro, puede incluso ser una muy agradable actividad familiar. Es curioso como a veces que ya no se encuentre un producto puede convertirse en una recuperación de una tradición.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, México

La Despersonalización de la Publicidad.

depression-era-job-seeker1

“Los poetas se acurrucan en las palabras cálidas, los científicos disfrutan con las voces gélidas. Y la publicidad hace uso de ambas según le interese: las viejas palabras del español le sirven para la fascinación; las nuevas para el avasallamiento.”

Álex Grijelmo. La Seducción de las Palabras.

La publicidad en la calle, contrario a lo que alguno de sus “genios” actuales seguramente ha mencionado, no es un fenómeno reciente. Ya en 1818 uno se podía encontrar en las calles de Londres con los carteleros, quienes en muchas ocasiones llevaban una vestimenta llamativa y en otras incluso tenían disfraces para llamar aún más la atención, con lo que podríamos decir que la persona estaba de cierta manera “integrada” a ese tipo de publicidad. Esta incorporación o participación del cartelero con el mensaje llegó a lo que se denominó durante mucho tiempo “el hombre sandwich”, que queda muy bien representado en la imagen que encabeza este post y que debe este nombre ni más ni menos que a Charles Dickens, quien lo describió como una pieza de carne humana entre dos rebanadas de cartón.

Después, con el paso del tiempo y al parecer debido a la importancia adquirida por los automóviles y la visión que se tiene desde estos, idea que viene mejor explicada en el libro El Espíritu de la Calle de Pablo Fernández Christlieb, la publicidad se presentó ahora mediante lo que en español llamamos espectaculares. Este paso a la despersonalización de la publicidad no fue curiosamente el definitivo, con todo y que los espectaculares han “evolucionado” hasta el punto de ser mantas o impresos que cubren totalmente edificios, en los que si bien trabajan o viven personas, se vuelven más importantes como agentes publicitarios que como viviendas, con algo que parece decir, más vale “interrumpir” a lo grande a los transeúntes, que “simplemente” ser una vivienda. Para mi, el punto álgido de la despersonalización viene en el momento en que de los carteleros, que eran parte del mensaje, llegamos a los peatones anuncio (no sé si tengan algún nombre oficial).

Estos peatones anuncio, tienen una especie de mochila que pone por encima de sus cabezas el mensaje al que se desea llamar la atención y, el peatón, es sólo un instrumento que sirve algunas veces para entregar un volante o flyer que busca reforzar el mensaje, aunque por lo general termina siendo nada más una basura. ¿Cómo es que llegamos a esto?, pareciera que es más importante buscar la saturación de las calles, interrumpir la posibilidad de una reflexión personal en esos momentos de tráfico álgido y, lo que es peor, poner en riesgo a una persona nada más para que se muestren más mensajes de consumo. No sé a ustedes, pero a mi me parece triste y hasta indignante que se use dinero para esto, que la gente tenga que tomar estos trabajos y que nomás no contribuya en nada al mundo. ¿Llegaremos acaso a los hombre anuncio de los que habla Rosa Montero en Lágrimas en la lluvia? Ojalá que no, y ojalá que si tú tienes algo que puedes hacer en este ámbito, lo hagas.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Estilo de Vida, Publicidad

Entre libros. Makers. La Nueva Revolución Industrial.

Makers

Me encantan las ideas, y algo que me gusta mucho de esta época es que está muy presente el concepto de que las ideas que se comparten pueden crecer mucho más. Pero un punto que me falla muchísimo es de saber hacer cosas manualmente. Podría echarle la culpa a que nunca se me enseñó a arreglar nada, que en mi familia se creía mucho en la capacidad de los expertos y que era mejor dejar que ellos lo hicieran, pero lo cierto es que ahora que hay más información que nunca sobre cómo hacer las cosas, poco a poco me voy animando a intentar arreglar cosas e incluso pienso en proyectos que “en teoría” no parecen tan difíciles. Con todo y esta especie de analfabetismo manual, me considero más o menos emprendedor, aunque mis emprendimientos tienen más que ver con las ideas y los servicios.

Toda esta introducción simplemente es para clarificar el punto de vista desde el que yo leí Makers, un libro sensacional de Chris Anderson sobre cómo hemos llegado a lo que él llama la nueva revolución industrial. ¿De qué trata? Básicamente aborda cómo ahora, en muchas partes del mundo, es más fácil que nunca armar una empresa, incluso si los medios de producción son tercerizados, y cómo ahora es posible que una idea pueda llevarse a cabo entre personas que “sólo” se conocen “digitalmente”, es decir, por medio de alguna red social, correo o incluso llamadas telefónicas (sean o no por voz IP). En resumen, es un libro que señala que estamos en una de las mejores épocas para ser emprendedores, siempre y cuando pasemos de las ideas a las acciones, y que de las acciones volvamos a las ideas gracias a la retroalimentación muy rápida que nos da ahora el mercado. Además, el libro está muy bien contado y hasta incluye una pequeña aparición de R.E.M., así como una mención a un caso de emprendimiento con drones en el que está involucrado un mexicano que, contando sólo con la preparatoria, estaba lo suficientemente apasionado con la electrónica como para convertirse en socio de Anderson. Sin duda, es un libro que vale mucho la pena leer, en una de esas y hasta los anima a convertirse en un emprendedor gracias a las posibilidades que nos otorga esta época.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Entre Libros y Revistas, Estilo de Vida

Las Pequeñas Cosas.

Esperando

Hay un montón de cosas muy sencillas y simples que hacemos prácticamente sin darnos cuenta y que dicen muchísimo de nosotros. A veces sólo indican el nivel de atención que tenemos en la vida en general, como cuando nos preguntan qué horas son y tenemos un vaso con líquido en la mano del brazo en el que nos ponemos el reloj y porque el reflejo de voltear a ver el reloj derramamos el líquido. Está bien, eso nunca les ha pasado a ustedes, pero de seguro que sí han visto a alguien hacer eso. ¿Se han fijado cómo se anudan las agujetas de los zapatos?, a veces tiene que preguntarnos alguien sobre quién nos enseño a hacer esto, o tenemos que enseñarle a un niño a hacerlo, para que nos demos cuenta de que en este simple acto puede haber incluso toda una tradición familiar. Un ejemplo más, ¿le ponen agua o no a la pasta de dientes después de aplicarla a su cepillo de dientes?, claro que esto puede estar influido en si tienen o no un pariente dentista. ¿Qué me dicen de la manera en que barren o trapean?, ¿no hacen esto nunca?, bueno, quizá esa es una de las pequeñas cosas que decidieron no hacer hace mucho tiempo.

Si uno se fija en cómo hace, y cómo hacen los demás, algunos de los actos más sencillos de la vida, como los que aparecen en el párrafo anterior, puede uno ver aplicados muchos de los pensamientos o de la lógica de vida que tienen las personas, o la falta de esa supuesta lógica. Muy probablemente no lo digan todo, pero si nos muestran pequeños detalles de importantes de los hábitos que alguien tiene, y hasta los que puede adquirir, por los patrones que va formando con estas pequeñas cosas que contienen una actitud en su sentido más estricto y un estado de ánimo en el más amplio. De hecho, a veces con cambiar alguno de esos hábitos que hasta parecen minúsculos cuando los observamos, podemos conseguir grandes cambios. ¿No me creen?, intenten alguno cambio en uno de estos puntos y luego platicamos.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Estilo de Vida

Curiosidades de la Actualidad.

IMG_3347

Ahora que fluye más la información y que podemos obtener datos de casi cualquier cosa, es cuando más tiempo hay que invertir para poder comprender mejor las cosas, quizá mucho debido a tanto que tenemos filtrar. Otra cosa curiosa de hoy es que hay gente que se siente desconectada del mundo si no tiene wifi, pero que no puede conectar fácilmente a través de una conversación, un punto sobre el que ha ahondado Sherry Turkle en su libro Alone Together, del que el subtítulo podría traducirse como: “porque esperamos más de la tecnología que de nosotros mismos”. Curiosamente también, la misma tecnología y, sobre todo, las redes sociales que se pueden utilizar para alentar una revolución pacífica, o para organizar a una comunidad frente a la llegada de un desastre natural, pueden utilizarse para inundar a la población de información falsa o chistes con respecto a otros asuntos de seguridad.

Guardar cierta “etiqueta” en redes sociales y, como olvidarlo, en los grupos de WhatsApp es algo que si nos lo hubieran dicho hace 5 años no lo hubiéramos creído necesario y quizá posible, el mensajero de hotmail pareciera ser lo mismo, sin embargo no se vivía como algo tan ubicuo, y mucho menos tenía las complejidades que hoy tienen esos grupos a los que entramos y que luego no estamos tan seguros de que podremos salir. ¿Quién de ustedes hubiera pensado necesario dormir cerca de su teléfono celular?, ¿cuántos imaginamos lo necesario que sería silenciar conversaciones a partir de cierta hora, poner la herramienta de no molestar y bajar el nivel de brillo de una pantalla? Sin duda vivimos tiempos interesantes, llenos de curiosidades, complejidades y complicaciones que seguramente no creímos vivir. Ojalá que el futuro nos permita ver más avances, y que aprendamos a complicarnos menos aunque los aparatos que nos hacen algunas cosas más sencillas se vuelven cada vez más complejos.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Estilo de Vida

Cuida Qué y Cómo te Preguntas.

132ae05142138ace721b3593c598742d

Ya había escrito en un post anterior algo sobre las preguntas, y es que el tema es algo importante para mi, pero en aquella ocasión la reflexión era sobre las preguntas que uno hace o le hacen y la forma en qué esos cuestionamientos están planteados. Ahora, la cuestión va hacia “adentro” en lugar de “afuera”, pues también me parece muy importante considerar qué, cómo, cuándo y por qué nos preguntamos. Muchas veces uno se pregunta constantemente un por qué, y en muchas ocasiones eso tiene que ver con un problema, es decir, hay ocasiones en las que uno se descubre constantemente preguntándose: ¿por qué me pasa esto a mi?, o en una variante un poco más “suavizada”: ¿por qué pasan éstas cosas?, y más allá de las ventajas de la curiosidad y del cuestionamiento de las certezas, vale la pena fijarse si dichas preguntas están basadas desde una perspectiva según la cual la vida sucede o nos sucede, lo que puede ser una manera de quitarse o evitar responsabilidades, bueno, también puede ser “simplemente” una perspectiva de nuestra capacidad de influencia en el mundo. Más allá de la interpretación de la postura ante la vida, que esa le toca a cada uno responder, me parece que es importante identificar que las claves interrogativas – es decir el qué, cómo, cuándo y por qué – “provocan” diferentes tipos de respuesta:

  • Qué suele generar descripciones, y podemos decir que es “pariente” de cuántocuántos.
  • Cómo busca entender el funcionamiento de algo o una situación.
  • Por qué es una forma de preguntar causalidades, que generalmente son lineales y por lo tanto buscan una solución mediante la “eliminación” de la causa “original”. Aunque a veces pareciera que se cree que por conocer y entender La Causa las cosas se solucionarán como por arte de magia.
  • Cuándo busca definir un momento en el tiempo, y
  • Dónde un lugar.

Entendiendo el tipo de preguntas que hacemos, puede ser un principio para identificar si las preguntas nos están ayudando a a aquello que pretendemos, ya sea comprender, identificar o solucionar. Si no lo hacen, pues muchas veces las cosas cambian si cambiamos las preguntas. Por otra parte, si nos encontramos preguntándonos en momentos parecidos las mismas cosas, quiere decir que esas preguntas no sólo no ayudan, sino que además ya forman parte de un patrón, y si ese patrón no nos tiene dónde quisiéramos estar, pues con más razón hay que cuidar y cambiar las preguntas que nos hacemos. Claro que las preguntas sin acción, difícilmente llevarán a una solución, pero eso es tema para otro escrito.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio

Terapeutas de Cuento XII. Una buena estrategia.

imgres-2

Una vez le pregunté a mi maestro cómo sabía cuando la intervención que estaba pensando era o no una buena estrategia, como solía hacerlo, me respondió con una historia:

– Todavía recuerdo a aquella pareja que llegó quejándose amargamente porque su hijo hacía siempre lo contrario que ellos le mandaban o incluso pedían, que ya habían intentado todo cuanto les sugerían hacer los 10 terapeutas que habían visitado, pero que nada de lo que les proponían funcionaba, es cierto, no siempre lo aplicaban al pie de la letra, pero el caso es que las cosas no funcionaban. Entonces les conté cómo había hecho yo para que uno de mis hijos, el que menos seguía instrucciones, adquiriera el hábito de la lectura. Simplemente le mostré una serie de libros y le dije que por ningún motivo quería verlo leyéndolos, acto seguido, los puse en el estante más alto del librero, aquel que el no alcanzaba si no hacía un esfuerzo y me retiré. Pasó poco tiempo para que me diera cuenta que desacomodaba mi sillón para poderse subirse a él para alcanzar precisamente esos libros. Después de contarles la historia, les dije que era una lástima que ellos no tuvieran un objetivo tan sencillo como el mío, pues yo simplemente tenía que fomentar la lectura, que sería bueno que antes de continuar un proceso terapéutico se pusieran de acuerdo si lo querían seguir conmigo aún sabiendo que yo no les iba a dar instrucciones para que no las cumplieran. No regresaron, pero al cabo de un tiempo llamé para preguntar porque no habían continuado. El esposo me dijo que simplemente habían decidido decirle a su hijo justo lo contrario de lo que querían que hiciera, buscando siempre que la estrategia no fuera demasiado obvia.

Entonces yo le dije: “quiere decir, ¿qué una estrategia es buena si es indirecta y mejor si está contada en forma de historia?” A lo que él me respondió:

– No, quiere decir que la estrategia es buena cuando no es demasiado obvia, al punto de que sea inevitable seguirla.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Escribir, Ficción, Terapeutas de Cuento