Celebraciones Nacionales.

Recuerdo cuando las celebraciones nacionales eran esos días conmemorativos en los que, con el pretexto de un triunfo de “todo” el país o una fiesta religiosa de “todos”, dejábamos de ir a la escuela. Ahora, como adulto, el cambio no está nada más en que ya no hay tantos días en los que no trabajo, sino que cada vez está menos claro si se celebra un triunfo “real”, si éste es de TODOS o, en caso de las celebraciones religiosas, si éstas son realmente de la mayoría y si celebrarlas o no favorece la convivencia e integración. ¿Será que soy un relativista? Quizá. A lo mejor nada más son las dudas que me llegan cuando me pregunto por el rumbo del país, cuando veo que hay visiones del presente y del futuro que parecen irreconciliables entre sí y que hasta hay una lucha por que esas “otras visiones” ya no estén presentes o por lo menos no se digan. ¿Podríamos tener una celebración nacional en la que todos se sientan contentos?, ¿qué pasaría si llegáramos a tener una especie de parlamento mundial? No sé, quizá son temas muy complicados para escribir de ellos en un blog personal. Lo que sí sé, es que prefiero pensar en eso que contentarme con ver los esfuerzos por convertir las celebraciones nacionales e inventar algunas nuevas sólo para generar más consumo. Prefiero pensar como ciudadano que contentarme con ser solamente un consumidor.

GLM

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s