Cuida Qué y Cómo te Preguntas.

132ae05142138ace721b3593c598742d

Ya había escrito en un post anterior algo sobre las preguntas, y es que el tema es algo importante para mi, pero en aquella ocasión la reflexión era sobre las preguntas que uno hace o le hacen y la forma en qué esos cuestionamientos están planteados. Ahora, la cuestión va hacia “adentro” en lugar de “afuera”, pues también me parece muy importante considerar qué, cómo, cuándo y por qué nos preguntamos. Muchas veces uno se pregunta constantemente un por qué, y en muchas ocasiones eso tiene que ver con un problema, es decir, hay ocasiones en las que uno se descubre constantemente preguntándose: ¿por qué me pasa esto a mi?, o en una variante un poco más “suavizada”: ¿por qué pasan éstas cosas?, y más allá de las ventajas de la curiosidad y del cuestionamiento de las certezas, vale la pena fijarse si dichas preguntas están basadas desde una perspectiva según la cual la vida sucede o nos sucede, lo que puede ser una manera de quitarse o evitar responsabilidades, bueno, también puede ser “simplemente” una perspectiva de nuestra capacidad de influencia en el mundo. Más allá de la interpretación de la postura ante la vida, que esa le toca a cada uno responder, me parece que es importante identificar que las claves interrogativas – es decir el qué, cómo, cuándo y por qué – “provocan” diferentes tipos de respuesta:

  • Qué suele generar descripciones, y podemos decir que es “pariente” de cuántocuántos.
  • Cómo busca entender el funcionamiento de algo o una situación.
  • Por qué es una forma de preguntar causalidades, que generalmente son lineales y por lo tanto buscan una solución mediante la “eliminación” de la causa “original”. Aunque a veces pareciera que se cree que por conocer y entender La Causa las cosas se solucionarán como por arte de magia.
  • Cuándo busca definir un momento en el tiempo, y
  • Dónde un lugar.

Entendiendo el tipo de preguntas que hacemos, puede ser un principio para identificar si las preguntas nos están ayudando a a aquello que pretendemos, ya sea comprender, identificar o solucionar. Si no lo hacen, pues muchas veces las cosas cambian si cambiamos las preguntas. Por otra parte, si nos encontramos preguntándonos en momentos parecidos las mismas cosas, quiere decir que esas preguntas no sólo no ayudan, sino que además ya forman parte de un patrón, y si ese patrón no nos tiene dónde quisiéramos estar, pues con más razón hay que cuidar y cambiar las preguntas que nos hacemos. Claro que las preguntas sin acción, difícilmente llevarán a una solución, pero eso es tema para otro escrito.

GLM

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s