De Películas y Referentes.

c4eedb6e49e2f0f75b239da94dfb2e7f

“Movies are so rarely great art that

if we cannot appreciate great trash

we have very little reason to be interested in them.” Pauline Kael

Quizá este post tendría más lectores si desde el título señalara que a mi sí me gustó Star Wars: The Force Awakens, muchos llegarían para “comprobar” las equivocaciones que seguramente tienen un punto de vista de este tipo, y otros para leer a alguien más que se atreve a decir algo positivo de la película. Pero me gusta más la idea de escribir algunos pensamientos que surgieron desde que vi la película (y otros acontecimientos) que la de tratar de hacerla de crítico de cine. Antes de pasar directamente a tema, creo que también tengo que decir que me gusta bastante el trabajo y estilo de J.J. Abrams, y que a mí sí me gustó el final de Lost, algo que quizá valga la pena comentar si alguien pone un comentario a favor o en contra de lo que para muchos fue un final poco satisfactorio de una serie que causó muchas expectativas. Así que mi opinión puede ser considerada sesgada, cosa que francamente no me molesta en lo más mínimo.

No iba con la expectativa de encontrar las respuestas a las preguntas más importantes en la película, así como tampoco iba con idea de ver cine de arte o de profunda reflexión. Creo que la serie de Star Wars nunca tuvo el objetivo de ser un referente filosófico, pero para mucha gente ha llegado a serlo. Es cierto, plantea algunas cuestiones muy interesantes que están influenciadas por escuelas de pensamiento oriental, pero lo hace “por encima” y a manera de entretenimiento, en su momento mucha gente criticó fuertemente este aspecto de la trilogía original. George Lucas se basó en ideas que le parecían atractivas y, particularmente, utilizó los planteamientos de Joseph Campbell para que la historia de sus películas fuera lo suficientemente atractiva para ser un éxito comercial. Además, llevó a cabo innovaciones técnicas para que su obra fuera además muy atractiva visual y musicalmente. Para cerrar con “broche de oro”, se quedó con los derechos de todo lo que se pudiera vender a raíz de su obra, lo que le aseguró algo más que la estabilidad económica de él, sus hijos y algunas generaciones más.

Probablemente Lucas no esperaba convertirse en referente cultural, pero lo hizo. Quizá no esperaba que mucha gente tomara como referente para su mitología personal todo lo planteado en sus películas. Lo más seguro es que la idea de realizar la segunda trilogía no fue para continuar “sus enseñanzas” filosóficas, o para reforzar la mitología que vio que sus “seguidores” se habían construido. Si hubiera querido preservar su legado, no hubiera vendido los derechos que en un principio tanto protegió. A pesar de todo esto la película generó un montón de expectativa, llamó la atención de los que la vimos cuando éramos niños y hasta sirvió de pretexto para generar un lazo común (basado en la ficción) con las “nuevas generaciones”.

La cuestión es que resulta casi imposible cumplir con tanta expectativa con candor, y se vuelve todavía más difícil cuando hoy en día hay tanta información disponible, pero no hay tanto interés en profundizar en el conocimiento. Luego está el “factor Disney”, otro “referente cultural” (a veces voluntario y otras no tanto) que hoy en día es fácilmente abordado como uno de los “villanos favoritos” del ámbito cultural y del económico, pero que sigue entreteniendo. Si agregamos a esto que muchos de los “seguidores originales” de la serie estamos en una edad dónde hay más desencanto que ilusión, ¿qué posibilidades tenía esta fuente de entretenimiento de dejar a todos contentos?

Quizá las quejas sobre la película, o aquello por lo que nos gustó, tienen mucho que ver con las expectativas y el momento de vida en el que cada uno estamos. Con la búsqueda de ver y escuchar algo que nos haga sentir una sensación que nos falta o nos encanta, pero que hemos dejado de practicar el hábito de producirla. A lo mejor y estamos buscando la ilusión que nos causó el Halcón Milenario la primera vez que lo vimos o, por el contrario, queremos dejar de sentirnos utilizados por aquellos que aprovechan estas ilusiones para mantenernos viviendo como consumidores. Menos mal que sólo es una película, y que somos muy conscientes para “escoger” y analizar nuestros referentes.

GLM

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s