Archivo mensual: marzo 2016

Cosas de la Investigación.

6325df8109640d00177c4f3b1835fdc6

Definitivamente, la investigación es un asunto de curiosos y obstinados (¿metiches y necios?). Me ha tocado ver personas que ante la idea de investigar, inmediatamente hacen un gesto, a veces grande otras pequeño, de desagrado. Unos fruncen la nariz y aprietan los ojos, como si no quisieran ni oler ni ver los asuntos de los demás; otros ruedan los ojos hacia arriba y un lado, uno de esos gestos que les checan a las mamás, quizá porque no les parece muy sensato eso de andar buscando algo que seguramente ya sabe alguien más y simplemente hay que pedírselo a la persona correcta, y de preferencia, que se lo pida alguien más. Y es que para los que nos gusta la investigación, casi todo vale la pena investigar, tanto por lo que se ha dicho, como por aquello que no se ha hecho todavía, por lo que se sabe, por lo que no se sabe y por lo que no se sabe que no se sabe. Sí, a los que nos gusta la investigación nos gusta buscar en la red y en las bibliotecas, preguntándole a la red, a los blogs, a los libros y, sobre todo, a las personas, porque siempre hay alguien que sabe más que uno o que a vivido más que uno y que nos puede ayudar con una idea, una historia o el recuerdo de una experiencia.

Luego, cuando uno investiga, siempre hay momentos en los que hay información incompleta, no precisa, que no queda muy clara o que los expertos o los que vivieron la experiencia no la tienen muy procesada, no la saben o ni siquiera se habían preguntado por ella. Es justo aquí en dónde se rinden los que van empezando en esto de la investigación, o los que nada más la hacen porque es un trabajo, pues no es tan difícil sacar algunas conclusiones con lo que ya se pudo haber encontrado antes, además, si se escriben con suficiente convicción y lugares comunes es muy probable que nadie lo notará. Brincar este punto es lo más difícil de enseñar a los que empiezan en este camino, quizá porque muchos no quieren profundizar, quizá porque cuando uno profundiza y realmente investiga a fondo, uno cambia, digamos que se encuentra algo sobre uno mismo en ese tema de investigación, a veces es algo que intuíamos, otras es algo totalmente nuevo, y en ocasiones es algo sobre lo que no nos habíamos atrevido a preguntarnos, y cuando uno se pregunta, pues uno trata de responderse, ¿o no? Ojalá y más se animaran a investigar,  pues una vez que uno se aficiona por esto es imposible detenerse.

GLM

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio

Explicaciones y Posibilidades de Mejora.

SONY DSC

Alguna vez escuche a un director de una empresa en la que trabajaba decir: “el éxito no necesita explicaciones”, y si bien creo que la frase no era de él, después de que la dijo no lo volví a ver igual, me pareció sumamente riesgoso que alguien con una idea de ese tipo pretendiera dirigir o liderear a un número importante de personas, pues cuando no tienes por lo menos una explicación de por qué funciona “bien” lo que estás haciendo, lo más seguro es que tus resultados sean cuestión de suerte, o como decimos en México: un chiripazo. No está de más decir que esa empresa ya no existe, que no creo que esto sea sólo responsabilidad de dicha persona y que me gustaría saber cómo le va ahora que sé que tiene otra empresa.

Hace poco vi un video en el que Josep Guardiola decía algo así como: “una de las cosas que me enseñaron en el Barcelona cuando era niño, era a identificar por qué habíamos ganado o perdido”; entonces recordé al director que menciono en el párrafo anterior y me pregunté si seguiría pensando igual. Después, el fin de semana, escuché que mucha gente con la que comparto la afición por las Chivas del Guadalajara se explicaba la derrota del equipo “solamente” por la mala actuación del árbitro; entonces se hizo inevitable la publicación de este post, pues coincido con Guardiola en que es fundamental identificar por qué ganas o pierdes en un juego, así como hay que definir por qué obtienes los resultados que consigues en los negocios y en la vida y, sean los resultados que sean, distinguir posibilidades de mejora.

Desde mi punto de vista, si no mejoras es probable que pasado un tiempo eso que en su momento tuvo resultados deje de servir, o que eso que antes era bueno deje de ser insuficiente. Del mismo modo, un problema o un resultado no satisfactorio difícilmente cambiarán si no está bien definido cuál es el problema y si la o las acciones correctivas están fuera de tu alcancé o no dependen de ti. En ese sentido, responsabilizar “totalmente” al árbitro es cómodo y absuelve de la responsabilidad de acción a los jugadores y el entrenador, además de que termina siendo un pobre consuelo para el aficionado, quien puede dejar de ser autocrítico con su equipo, jugadores y directiva. Cuando se trata del futbol puede que lo anterior termine siendo simplemente anecdótico, cuando hablamos de nuestra vida, si nuestras explicaciones de por qué estamos como estamos suelen absolvernos de la responsabilidad, entonces sí nos estamos metiendo en un problema.

GLM

 

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio

2º Experimento del Año. Un Experimento Fallido.

bd2e7aa05d30d5e66cf5129fad69dbb5

Bueno, en sentido estricto más que un experimento fallido, solamente le leí a mis hijas 10 de 29 días que tuvo el mes. Es cierto, no es ni el 50% del número de días que tuvo el mes, y no es por ponerle excusas a ese tipo de cumplimiento, pero además de que la carga de trabajo que he tenido ha sido bastante alta, la verdad es que este año también noté como la carga de estudio y de intereses de mis hijas ha aumentado. Con esto no quiero decir que ni ellas o yo no disfrutamos de los pocos días en los que hicimos coincidir nuestras agendas para darnos el espacio de leer juntos, al contrario, me parece que lo disfrutamos un montón y que es muy importante que terminemos este libro que estamos leyendo juntos, lo que quiero decir es que en esta ocasión los puntos de atención de cada uno de nosotros nos requieren mucha energía, bueno, por lo menos a mi, que no se trata de hablar por ellas, menos ahora que veo que no sólo tienen más ganas de defender sus intereses y su voz, sino que hoy tienen más argumentos y los saben articular de mejor forma. Quizá por esto mismo es que vale mucho la pena que sigamos teniendo este tipo de momentos de convivencia, sin aparatos electrónicos de por medio, con una historia que nos une y con un espacio que con todo y todas las ocupaciones, decidimos darnos los unos a los otros. Sin duda fueron pocos días, no queda más que procurar más de ellos aunque no se trate de un experimento.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Cultura, Educación, Escribir, Experimentos, Lecturas

De Perros y Gatos

IMG_4842

Hasta hace un año pensaba que a una persona que le gustaban los perros era imposible que le gustaran los gatos y, quizá de manera poco sorprendente, yo me situaba en el extremo de aquellos que prefieren a los caninos. Probablemente todo esto tenga que ver con una mala experiencia que tuve con un gato, todo porque quería comprobar si era cierto que siempre caían de pie y en la quinta “comprobación” el felino se hartó y me puso una rasguñada de aquellas. Claro que también puede ser que el escuchar constantemente que son los provocadores de la toxoplasmosis (ya sé, lo malo de ser hijo de médicos son los nombres con los que uno se familiariza), haya reforzado mi mala idea de los gatos.

La cosa es que, teniendo una hija a la que le encantaba la idea de tener un gato, llegamos a un cumpleaños en el que eso de adoptar uno se convirtió en una realidad, y bueno, adoptamos una y entonces la convivencia con esta especie se convirtió en algo a experimentar. Al principio, debo confesar, me relacionaba con la gatita esperando que se comportara como perro, por lo que resultaba frustrante que no me hiciera caso a la primera o que se quedara tanto tiempo como yo quisiera mientras la acariciaba, y pues no, los gatos son diferentes, y si uno no se relaciona con ellos directamente, es decir, dejando un poco de lado la expectativa canina, pues está muy difícil que uno los aprecie, pero ya que uno les agarra el modo (como decimos en México) y se pone a apreciar sus movimientos y a convivir con ellos cuando sus ganas de contacto humano coinciden con las de uno, pues entonces la cosa se pone agradable.

Y es que los gatos sí conviven, pero si no lo quieren no lo hacen. Sí juegan, cuando quieren, y si uno no quiere pues ellos se inventan a qué jugar. ¿Será que son más libres?, ¿tendrá razón aquel dicho de que los perros se sienten humanos mientras que los gatos se saben divinos? No sé, pero ahora estoy convencido de que en esto de perros y gatos no hay realmente una disyuntiva, sobre todo si se convive con ellos desde las características que cada uno tiene. Claro que otra opción es que tenga razón la frase de Marcel Mauss: “el gato es el único animal que ha logrado domesticar al hombre”.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Estilo de Vida, Tiempo Libre