Explicaciones y Posibilidades de Mejora.

SONY DSC

Alguna vez escuche a un director de una empresa en la que trabajaba decir: “el éxito no necesita explicaciones”, y si bien creo que la frase no era de él, después de que la dijo no lo volví a ver igual, me pareció sumamente riesgoso que alguien con una idea de ese tipo pretendiera dirigir o liderear a un número importante de personas, pues cuando no tienes por lo menos una explicación de por qué funciona “bien” lo que estás haciendo, lo más seguro es que tus resultados sean cuestión de suerte, o como decimos en México: un chiripazo. No está de más decir que esa empresa ya no existe, que no creo que esto sea sólo responsabilidad de dicha persona y que me gustaría saber cómo le va ahora que sé que tiene otra empresa.

Hace poco vi un video en el que Josep Guardiola decía algo así como: “una de las cosas que me enseñaron en el Barcelona cuando era niño, era a identificar por qué habíamos ganado o perdido”; entonces recordé al director que menciono en el párrafo anterior y me pregunté si seguiría pensando igual. Después, el fin de semana, escuché que mucha gente con la que comparto la afición por las Chivas del Guadalajara se explicaba la derrota del equipo “solamente” por la mala actuación del árbitro; entonces se hizo inevitable la publicación de este post, pues coincido con Guardiola en que es fundamental identificar por qué ganas o pierdes en un juego, así como hay que definir por qué obtienes los resultados que consigues en los negocios y en la vida y, sean los resultados que sean, distinguir posibilidades de mejora.

Desde mi punto de vista, si no mejoras es probable que pasado un tiempo eso que en su momento tuvo resultados deje de servir, o que eso que antes era bueno deje de ser insuficiente. Del mismo modo, un problema o un resultado no satisfactorio difícilmente cambiarán si no está bien definido cuál es el problema y si la o las acciones correctivas están fuera de tu alcancé o no dependen de ti. En ese sentido, responsabilizar “totalmente” al árbitro es cómodo y absuelve de la responsabilidad de acción a los jugadores y el entrenador, además de que termina siendo un pobre consuelo para el aficionado, quien puede dejar de ser autocrítico con su equipo, jugadores y directiva. Cuando se trata del futbol puede que lo anterior termine siendo simplemente anecdótico, cuando hablamos de nuestra vida, si nuestras explicaciones de por qué estamos como estamos suelen absolvernos de la responsabilidad, entonces sí nos estamos metiendo en un problema.

GLM

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s