Archivo mensual: diciembre 2016

Proceso y Resultado

reflejos

Para mí, hablar de proceso es referirse a los pasos que se siguen para hacer algo. Es el cuidado y el esfuerzo, la velocidad y el estilo. Aunque mucha gente las da por descontadas, la dedicación y constancia son dos cuestiones fundamentales que, si se olvidan, repercuten de manera directa. Me gusta pensar que el proceso son las raíces.

Siguiendo con la idea anterior, el resultado es lo visible, el tallo o tronco, las ramas, las hojas, y a veces hasta las flores y los frutos. En la medida que es lo que más se nota, muchas ocasiones es lo que más admira la gente. Poco le importa que haya plantas cuya flor o fruto no sean vistosos, o que la planta, arbusto o árbol se tarden 5, 20 o más años en producirlos (¿alguno se acordó del chiste de los tamarindos?).

¿Se han puesto a pensar qué pasa si nuestro trabajo es más bien un tubérculo?, ¿y si el resultado no va a ser nunca vistoso y por eso corre el riesgo de ser más fácilmente ignorado? Lo bueno es que sólo estamos haciendo una metáfora, ¿no creen?

GLM

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio

¿Una Espantosa X?

captura-de-pantalla-2015-11-24-a-las-15-53-20

Es común escuchar que se critica a el comportamiento de los millennials. A veces por como se comportan en el trabajo, pues los esquemas normales en cuanto a horarios y la generación de antigüedad en un empleo parecen no interesarles mucho. Otras, porque acuden poco a las urnas en momentos de elecciones y porque al parecer hay un sector de esta generación que está votando a candidat@s de partidos que podrían considerarse en desuso o a opciones que parecen repetir lo peor de la historia.

También, se suele decir que son extremadamente individualistas y que generan relaciones con poca profundidad, pues al parecer eso del compromiso no les va. Y, quizá una de las más frecuentes, se dice que pasan mucho más tiempo frente a distintos tipos de pantallas que en contacto con sus pares de edad o con otros adultos y jóvenes, ya sea por video juegos, películas o simplemente en diferente redes sociales.

A lo mejor todas las críticas anteriores tienen parte de razón, quizá la generación de los nacidos entre 1981 y 1995 presenta particularidades que llaman la atención de los Baby Boomers (nacidos entre 1946 y 1965) y la Generación X (nacidos entre 1966 y 1980), quienes tienen más tiempo en la vida laboral y tienen que hacer equipo o liderear a algunos miembros de esta generación cuyo nombre genera algo que va está entre el misterio y la desconfianza. Y es que es común que cada generación critique a la anterior y a la que le sigue, pues desde su punto de vista una le dejó las cosas muy mal y la otra no está aprovechando lo que cree que ya ha avanzado su generación.

Pensando en este último punto, lo que dice cada generación, es que me pongo a pensar en qué hemos hecho los de mi generación, la X, para proponer y construir un camino distinto a los famosos millenials. ¿Cuáles han sido los cambios que hemos conseguido en política, economía y estilo de vida en general?, ¿podemos adjudicarnos alguna revolución tecnológica o social?, ¿quién es el mejor exponente o representante de nuestra generación?

Quizá nosotros hemos ayudado bastante a que se produzca eso que decimos que vemos en los millenials, quienes por lo menos ya consiguieron el cambio de nombre de Generación Z, que al parecer era el que les correspondía. A lo mejor nos toca ponernos a trabajar más con la generación que nos sigue para realmente conseguir un cambio en este sistema que tiene ya muchos indicadores de que no nos lleva al mejor de los destinos. No sé, me parece que es importante que nos propongamos hacer algo como generación, no vaya a ser que  nos convertimas en una espantosa X.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio