Proceso y Resultado

reflejos

Para mí, hablar de proceso es referirse a los pasos que se siguen para hacer algo. Es el cuidado y el esfuerzo, la velocidad y el estilo. Aunque mucha gente las da por descontadas, la dedicación y constancia son dos cuestiones fundamentales que, si se olvidan, repercuten de manera directa. Me gusta pensar que el proceso son las raíces.

Siguiendo con la idea anterior, el resultado es lo visible, el tallo o tronco, las ramas, las hojas, y a veces hasta las flores y los frutos. En la medida que es lo que más se nota, muchas ocasiones es lo que más admira la gente. Poco le importa que haya plantas cuya flor o fruto no sean vistosos, o que la planta, arbusto o árbol se tarden 5, 20 o más años en producirlos (¿alguno se acordó del chiste de los tamarindos?).

¿Se han puesto a pensar qué pasa si nuestro trabajo es más bien un tubérculo?, ¿y si el resultado no va a ser nunca vistoso y por eso corre el riesgo de ser más fácilmente ignorado? Lo bueno es que sólo estamos haciendo una metáfora, ¿no creen?

GLM

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s