Archivo de la categoría: Entre Libros y Revistas

La Función de las Terrazas. Entre Libros y Revistas III.

fullsizeoutput_13b

Me pareció un buen momento para retomar la idea de escribir lo que pretende ser una sección del blog, Entre Libros y Revistas. Es inicio de año y vale la pena intentar escribir sobre algún libro, o revista, que haya leído una vez al mes durante el 2018. Para este efecto que mejor que empezar con quien considero uno de los mejores psicólogos sociales de México, Pablo Fernández Christlieb, aunque probablemente para él le parezca mejor que se le presente como representante de la psicología colectiva.

En La Función de las Terrazas, el Dr. Fernández Christlieb presenta 50 ensayos en los que desmenuza los temas más variados desde su particular perspectiva que invita a prestar atención a lo cotidiano desde una mirada distinta, algunos decimos que más profunda o con mayor sentido, pues lo mismo te lleva a revalorar a la ropa vieja al considerarla como la que se refleja más el estilo de alguien y a veces hasta su época, o se burla de los creativos que se definen así mismos de esta manera por considerarlos poco originales y, sobre todo, muy poco innovadores.

Este es uno de los libros que de tan bien escritos se vuelven ligeros, aunque analice a detenimiento cosas que pueden parecer nimiedades para encontrar en ellas reflejos o símiles que indican como se organiza nuestra sociedad para bien y para mal. Si quieren divertirse y reflexionar, analizar y al mismo tiempo pasar un muy buen rato leyendo, este es un libro al que hay que acercarse. En una de esas y les resulta tan bueno que los lleva a sus libros teóricos que tienen un poco más densidad conceptual pero mantienen su amena escritura.

GLM

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Comunicación, Conocimiento, Cultura, Educación, Entre Libros y Revistas

Confesiones de un Lector.

download

Hola, soy Gustavo y me gusta mucho leer. Me gusta mucho leer de varios temas, ficción, cuento, novela, negocios, divulgación científica, deportes, biografías, en fin, termino leyendo de varias cosas tanto si el título del artículo o libro me llama la atención, como si el tema ha despertado algún interés en mi.

¿Leo mucho? No sé, leo lo que alcanzo a leer. Más bien, aquello que me doy tiempo para leer o, incluso, aquello que me resulta tan interesante que hace que le “robe” tiempo a alguna otra actividad. Sí, una de mis formas de procrastinar es leyendo, y a lo mejor es por eso que no me gusta decir que leo mucho. Lo curioso es que me genera bastante desconfianza cuando alguien se autodefine como un gran lector o hasta cuando dice que es un amante de los libros, aunque debo confesar que cuando esto sucede casi siempre les pido alguna recomendación para ver hacia dónde me envían, pues después de que me dicen un título o autor les pregunto por qué me lo recomiendan.

Cuando me dicen que alguien como yo tendría que leer ese libro, o cuando me dicen que es indispensable para una persona que se dedica a lo que yo me dedico, procuro profundizar en sus definiciones de mi persona y de mi profesión y actividades. Si me divierte, me interesa o me plantea algo interesante, busco el libro o artículo, si no, pues no.

A mi casi no me gusta recomendar libros, me parece algo muy personal y necesito conocer o convivir bastante con alguien para poderle sugerir alguno de los libros que me gustó. Eso sí, evito recomendar libros de autoayuda, sobre todo cuando alguien está en consulta conmigo, de hecho cuando esto sucede prefiero señalar una novela o incluso algún cuento, pues me parece que las ficciones ayudan mucho más que la gran mayoría de las recetas que están publicadas bajo el estandarte de la autoayuda. Digamos que pienso que los buenos libros siempre ayudan, aunque no se lo propongan.

Suelo tener libros por leer,  a veces tantos como los temas que me llaman la atención. En ocasiones priorizo aquellos que me van a ayudar a alguna de mis actividades, y lo más divertido es que hasta con esos me termino divirtiendo. Además de confesar que hay libros recomendados que ni siquiera he buscado, hay otros libros que me han regalado y no he pasado de la página 60, vamos, algunos de ni de la 20. Sí, están en la lista de libros por leer, pero tampoco me apura mucho hacerlo.

También hay muchos libros que me prestaron y leí, los regresé y tengo en la lista de libros por comprar. Sí, hay por lo menos 5 libros que me prestaron, leí y no regresé. No te preocupes, si tu me prestaste algún libro no es el caso, lo que pasa es que se me ha olvidado dártelo.

Confieso que me cuando me acuerdo de lo que he leído, casi siempre me cuesta más trabajo escribir, y a veces prefiero platicar un poco de eso ante la terrible sensación de que nunca podré igualar algunos de esos textos que me siguen manteniendo en este maravilloso vicio que es leer.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Conocimiento, Cultura, Educación, Entre Libros y Revistas, Escribir, Estilo de Vida, Hábitos, Lecturas, Motivos Personales, Tiempo Libre

La Profundidad de los Placeres Sencillos

url-1.jpg

Un buen café por la mañana, una de esas conversaciones que se pueden tener en una sobremesa, el primer trago a uno de esos excelentes vinos de mesa que se toman con una gran compañía, una comida en compañía de nuestros seres queridos, abrazar a la persona que más quieres en el mundo, una película que te deja muy contento, triste o reflexivo. En fin, la lista de placeres sencillos de cada uno de nosotros puede ser infinita, bueno, espero que cada uno de ustedes pueda tener una varios de ellos y, sobre todo, espero que no se les pase ninguno antes de que sea muy tarde.

Ojalá que cada uno de nosotros pueda apreciar la profundidad que puede haber en las pequeñas cosas, que podamos apreciar y recordar ese momento en que pasó algo importante para una de nuestras relaciones, que podamos percibir en un sabor todo lo que hay en él y todas las personas que participaron para que éste fuera posible y cómo lo compartimos con una persona específica y esto lo hizo todavía más especial. Ojalá y nos demos cuenta de esos momentos que, quizá sin querer, experimentamos un momentáneo aleph.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Entre Libros y Revistas, Escribir, Estilo de Vida

La Amistad de los Libros.

64ef0244aed60329514f4cb43f7070b7

No es una amistad para los solitarios, creo que es una amistad que ayuda a escoger bien quien nos acompaña y nos enseña a estar con nosotros mismos. No es una amistad sencilla, pues hay libros que te dirán cosas que no esperabas escuchar y te harán sentir cosas que quizá no querías sentir en ese momento. No es unidireccional, pues no se trata sólo de recibir información o consumir historias, nos ayudan a crear historias relacionadas a lo que leemos o incluso paralelas a la trama y el universo en el que se desenvuelve el libro. Es una amistad que nos conecta con más libros y autores, que nos da cosas en común con personas que creíamos totalmente ajenas a nuestro estilo de vida o nuestra forma de ver el mundo, y quizá lo sean, pero cuando vemos que alguien está leyendo un libro que leímos, cuando sabemos que le gustó, o incluso cuando podemos tener una conversación para que nos cuente por qué no le pareció bueno o no tan bueno como a nosotros, entonces descubrimos una conexión distinta. La amistad de los libros difícilmente se deja, y cuando se vuelve muy profunda, no queda de otra más que empezar a escribir.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Conocimiento, Cultura, Educación, Entre Libros y Revistas, Escribir, Estilo de Vida, Investigación, Lecturas

Entre libros. Makers. La Nueva Revolución Industrial.

Makers

Me encantan las ideas, y algo que me gusta mucho de esta época es que está muy presente el concepto de que las ideas que se comparten pueden crecer mucho más. Pero un punto que me falla muchísimo es de saber hacer cosas manualmente. Podría echarle la culpa a que nunca se me enseñó a arreglar nada, que en mi familia se creía mucho en la capacidad de los expertos y que era mejor dejar que ellos lo hicieran, pero lo cierto es que ahora que hay más información que nunca sobre cómo hacer las cosas, poco a poco me voy animando a intentar arreglar cosas e incluso pienso en proyectos que “en teoría” no parecen tan difíciles. Con todo y esta especie de analfabetismo manual, me considero más o menos emprendedor, aunque mis emprendimientos tienen más que ver con las ideas y los servicios.

Toda esta introducción simplemente es para clarificar el punto de vista desde el que yo leí Makers, un libro sensacional de Chris Anderson sobre cómo hemos llegado a lo que él llama la nueva revolución industrial. ¿De qué trata? Básicamente aborda cómo ahora, en muchas partes del mundo, es más fácil que nunca armar una empresa, incluso si los medios de producción son tercerizados, y cómo ahora es posible que una idea pueda llevarse a cabo entre personas que “sólo” se conocen “digitalmente”, es decir, por medio de alguna red social, correo o incluso llamadas telefónicas (sean o no por voz IP). En resumen, es un libro que señala que estamos en una de las mejores épocas para ser emprendedores, siempre y cuando pasemos de las ideas a las acciones, y que de las acciones volvamos a las ideas gracias a la retroalimentación muy rápida que nos da ahora el mercado. Además, el libro está muy bien contado y hasta incluye una pequeña aparición de R.E.M., así como una mención a un caso de emprendimiento con drones en el que está involucrado un mexicano que, contando sólo con la preparatoria, estaba lo suficientemente apasionado con la electrónica como para convertirse en socio de Anderson. Sin duda, es un libro que vale mucho la pena leer, en una de esas y hasta los anima a convertirse en un emprendedor gracias a las posibilidades que nos otorga esta época.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Entre Libros y Revistas, Estilo de Vida