Archivo de la categoría: Estilo de Vida

2º Experimento del 2018, Hacer un Dibujo Todos los Días.

IMG_0559

Tarde, muy tarde en esto de actualizar mis experimentos mensuales; y muy desorganizado pues este año hasta les he cambiado el orden que había previsto. Pero bueno, dicen que nunca es demasiado tarde para intentar algo nuevo y justo eso fue lo que hice para el segundo experimento del año, que además buscaba ser un pequeño regalo para una de mis dibujantes favoritas.

Aunque la imagen sólo se ven 8 dibujos, hice 21 en los 28 días que tuvo el mes, sólo que no encontré todos para tomarles una fotografía como conjunto. El experimento puede parecer muy superfluo, pero para mi implicó hacer algo para lo que siempre he considerado que no tengo talento, en gran parte porque en casa soy el que peor dibuja, y en parte porque la única vez que recibí algo de capacitación al respecto, en bachillerato, tanto mis compañeros como el maestro me repitieron constantemente que no era lo mío.

Así que esto de dibujar todos los días fue un ejercicio para tratar de hacer mejor algo para lo que sé no tengo mucha facilidad. Es cierto, varios de los días que no hice un dibujo fue porque me estaba desanimando ante la falta de progreso, pero retomé el camino después de que mi esposa me dijo que sí se veía algo de mejoría. Chistoso, ¿verdad?, a veces con un poco de ánimo se pueden retomar las cosas. O mejor dicho, a mí me resulta más fácil retomar lo difícil cuando recibo algo de ánimo.

Todo esto me da mucho tema para la reflexión, pues depender del reconocimiento, el elogio o el ánimo que te de alguien más, es poner los motivadores fuera de mi mismo, y la verdad es que no siempre y no en todo voy a tenerlos. ¿A ti te ha pasado algo así? Después de retomar los dibujos, y con pleno reconocimiento de que no llegaría a dibujar de manera excelente en un mes, asumí el reto con más ganas y dispuesto a continuar un poco más después de que terminara el experimento. Después de todo, de eso se trata esto de encarar cosas que me resultan complicadas por puro gusto. ¿Qué cambio o cosa nueva intentarás por puro gusto?

GLM

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Aprendizaje, Cambio, Estilo de Vida, Experimentos

Liberación de Energía. Terapeutas de Cuento XX

20389257295_d3a957630f_b

Era la tercera sesión de pareja y había pasado entre gritos, reclamos e insultos. Cada comentario de algo que había sucedido en la semana era seguido por un: “sí, pero tu también hiciste…”, que conforme se fueron agotando los sucesos entre una y otra cita escaló hacia el pasado distante, hacia quejas que de tan añejas casi podían oler a podrido, que de tanto coraje acumulado hacían sentir el aire pesado y el tiempo muy lento.

Entonces, cuando los insultos empezaron a dirigirse a la identidad de cada uno de ellos, cuando comenzaba a aparecer el odio, afuera del consultorio comenzaron a escucharse perros ladrando y aullando, hasta acumularse lo que parecían cientos de ellos, al punto que él y ella tuvieron que callarse porque ya ni gritando se podían escuchar. Luego, se presentó un silencio que se sintió muy profundo, aunque seguramente duró muy poco, y antes de que pudieran volver a discutir, o de que yo pudiera realizar una intervención, comenzó a temblar.

Fueron sólo unos segundos, pero todo el consultorio se cimbró. Las ventanas vibraron, el candelabro se agitó y, mientras sostenía mi taza, antes de que les pidiera que saliéramos con calma, ellos se tomaron de la mano y se miraron a los ojos, después de que en las sesiones anteriores no había logrado que lo hicieran. Para entonces el sismo ya no se sentía, y antes de que dejaran de tomarse de las manos y mirarse, les dije: “a veces la tierra necesita liberar mucha energía antes de volver a acomodarse, quizá eso es lo que les hacía falta a ustedes, ¿están listos para reconstruir su relación?”

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Aprendizaje, Cambio, Comunicación, Escribir, Estilo de Vida, Ficción, Psicología, Solución de Problemas, Terapeutas, Terapeutas de Cuento, Terapia

1er Experimento del 2018, Escribir un Post Todos los Días.

27710d13cfa6667d39c6cccca41ee5fa

Empecemos por los números, no porque sean lo más importante sino porque es una manera sencilla de iniciar. Escribí en 30 de los 31 días que tuvo el mes, lo que en comparación con el año pasado es una mejoría, pues en el 2017 dejé de escribir en el blog durante una semana completa. En lo que se refiere al número de visitantes durante este mes, tuve casi el doble con relación al mes en que hice este experimento en el año anterior, lo que también podría considerar como una mejoría, por lo que puedo decir que en la parte numérica me fue bastante bien en este primer ejercicio del año.

Ahora, en lo que se refiere a lo cualitativo puedo decir que me resultó más fácil esto de escribir de manera continua, de hecho el único día que no escribí fue porque se me descompuso la computadora y no me organicé bien para hacerlo desde otra máquina, cosa que sí hice en los dos días siguientes en los que la máquina estuvo en reparación. Es decir, no sólo se me hizo más sencillo sino que no me atoré en algo que perfectamente pudo haber servido de pretexto.

Lo que resultó una especie de mezcla entre lo cuantitativo y lo cualitativo, fue que en esta ocasión recibí menos “me gusta” con respecto al año pasado, lo que puede ser visto como una menor valoración de lo que escribí, aunque también podría verse como una saturación de los lectores con respecto a la frecuencia normal de escritura en el blog. Así que no sólo se trata de cantidad sino también de calidad, de generar contenido con mayor valor para lectores que ya siguen este espacio y para los que puedan llegar a él.

Sin duda que lo mejor que puedo hacer como práctica es escribir todos los días, pero debo seleccionar mejor qué sí y que no publicar aquí, así como ser constante en cuanto a días y, porque no, horarios. Vamos, que debo ejercer también de editor y no nada más de escritor. Confieso que iba a escribir redactor, pero hacia finales de este mes me encontré con que varias personas me dijeron escritor y esto lo tomé como un rito de pasaje que me permitía tomar este apelativo que para mí tiene demasiado valor como para ponérselo uno mismo. Esto además de un gusto es un compromiso, así que procuraré ser constante en cantidad y calidad aquí y en publicaciones en físico.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Documentar, Escribir, Estilo de Vida, Experimentos

Cumplir Años.

20180101_17_18_tw

Para muchos es un deleite, para otros un trámite. Los primeros lo festejan por todo lo alto, hacen fiestas temáticas, cuentan sus regalos y las felicitaciones que recibieron, cortan un montón de pasteles y cantan las mañanitas como si fueran una canción maravillosa. Los segundos hacen recuento de lo logrado y lo no conseguido, tienen en cuenta que ese año más mucha veces es un año menos, ven a quienes los felicitan y piensan en aquellos que no están, les da gusto que los celebren pero también les da algo de pudor recibir muestras de cariño.

Durante mucho tiempo solía estar dentro del segundo grupo, ahora creo que me he movido un poco más hacia un justo medio entre esos dos extremos. Quizá estoy aprendiendo a disfrutar, o a lo mejor es que con los años me estoy añejando y le estoy encontrando más sabores a la vida, ¿será la súper luna? No sé, pero hoy ha sido un buen cumpleaños, y quiero agradecerle a todos los que lo han hecho posible.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Estilo de Vida, Motivos Personales

La Conexión Entre la Gente

Sí, las personas importan, sin ellas no se puede hacer nada, o por lo menos nada humano que es de lo que yo puedo hablar. El contexto influye mucho, pues presenta condiciones específicas que juegan un papel muy importante en esta realidad multifactorial en la que vivimos. Pero, además de los factores anteriores y otros que me llevarían demasiado tiempo listar, la conexión entre la gente es algo que muchas veces llega a ser vital.

Y es que ésta es más que sólo sumar individuos. Es más que sumar cualidades individuales o características contextuales de los miembros de un equipo. Es una propiedad emergente que genera algo de magia, que consigue que las cosas salgan mejor y que las personas hagan cosas que no creían posibles. Esa conexión necesita tiempo, se da con base a la confianza que da vivir varias cosas juntos y, a pesar de las dificultades encontradas, ver siempre lo bueno que tiene la gente como persona.

En estos tiempos tan veloces cada vez es más difícil encontrar eso en los equipos, y curiosamente es justo ahora cuando es más necesaria. ¿No creen?

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Comunicación, Comunidad, Cultura, Desarrollo Organizacional, Educación, Empresas, Estilo de Vida, Hábitos, Organizaciones, Psicología, Reflexiones, Solución de Problemas

Hablando de Nosotros.

Pareciera que no, pero siempre estamos hablando de nosotros. Sí, aunque usemos un lenguaje académico, de ese que pretende a subirse a una torre de marfil para medir, describir y analizar desde una posición privilegiada, una que le permite ver a la realidad completa, objetiva. Pero cuando hablamos así una de las primeras cosas que estamos mostrando es que queremos seguir perteneciendo a esa comunidad, pues es un grupo de personas que sabe más, que entiende más, que estudió más. Y aunque eso sea en gran parte cierto, no es más, pues también son personas, y como tales tienen intereses, límites, fallas, puntos ciegos, y cuando estos se olvidan es cuando más se notan.

Bueno, aquí soy yo el que puede estar haciendo lo mismo que critico, señalar afuera algo que muchas veces soy yo quien lo cometo, pues aún cuando soy lo más descriptivo posible, estoy describiendo lo que yo veo. Quizá se parezca a lo que tu ves, y entonces al estar de acuerdo todo parece ser un poco más cierto, hasta que se compruebe lo contrario, o hasta que ya no lo estemos tanto. Entonces empezamos a hablar de los otros, pero aún así, con las diferencias que marcamos, a veces grandes y otras pequeñas, siempre estamos hablando de nosotros, pues nunca estamos realmente separados, en sentido estricto, como humanos, siempre somos parte los unos de los otros.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Comunicación, Comunidad, Conocimiento, Cultura, Desarrollo Organizacional, Estilo de Vida, Psicología

A mí me gusta la lluvia.

images-1

Qué bueno, porque en mi ciudad llueve bastante. A veces es una lluvia ligera y continua que se siente como brisa, en esas ocasiones la lluvia suele durar varias horas. Pero lo más frecuente es que nuestra lluvia sea breve y algo violenta, con gotas gruesas y rápidas que hacen que las mismas calles de siempre se inunden, y que los habitantes de toda la vida manejen como si nunca lo hubieran hecho en estas condiciones. Y de todos modos me gusta la lluvia. En parte por el olor que deja, pero sobre todo por el sonido que produce, que es parecido al ritmo que puedo agarrar escribiendo cuando de verdad tengo algo que decir o cuando hay algo que me interesa mucho transmitir. A mi me gusta la lluvia, también porque me recuerda que trae vida, y que limpia, y que se mueve, con ritmo, como a veces le pasa a mis ideas, unas veces constantes y otras de golpe. De verdad, a mí me gusta la lluvia.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Clima, Cultura, Estilo de Vida, Motivos Personales

Ser Comunidad.

Sí, ser uno mismo con todos los roles que uno puede jugar es muy bonito. De hecho, sí sólo jugamos un rol o nos quedamos en una sola faceta de las que podemos vivir nos podemos sentir bastante mal, y sobre valdrá la pena escribir en otra ocasión. Hoy quiere escribir un poco sobre la otra parte, la colectiva, la comunitaria, y es que hoy me la he pasado sintiéndome comunidad.

Primero desde mi familia, que si bien a ratos me aguanta, la mayor parte del tiempo me acoge, me nutre y me motiva, me da más de lo que me pide, aún con mis agobios. Después, desde los lazos de amistad que hoy me han dado muchas muestras de apoyo y que, cuando lo he necesitado, me han llamado la atención sobre algo que puedo hacer mejor o algún error. También desde lo laboral, que es una red que se teje distinto pues empieza desde lo profesional y poco a poco se va volviendo cada vez más profundo, dónde el compromiso de lo bien hecho se va relacionando con lo más personal.

Hoy me sentí comunidad, y recordé que cuando no siento esto puedo sentirme tan atorado como cuando no me siento yo mismo. Gracias a todos los que hacen esto posible, que me ayudan a conseguir cosas que a veces pienso que son irrealizables.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Aprendizaje, Comunidad, Cultura, Estilo de Vida, Identidad, Motivos Personales, Reflexiones

Las Pretensiones del que Escribe.

IMG_0389

A veces, la pretensión es ordenarse. Apoyarse en la escritura para clarificar ideas o incluso crearlas mediante la comparación o combinación de otras existentes. En otras, lo que se intenta es convencer, ya sea de que algo es bueno o malo, casi siempre con respecto a ciertos cánones o principios con los que el que escribe está de acuerdo o por lo menos simpatiza, ¿o conocen a alguien que argumente en contra de lo que piensa?Bueno, hay escritores que recurren a este truco para sorprender, una pretensión muy alta hoy en día, sobre todo si consideramos a todo lo que están expuestos los lectores que quedan y cómo hasta éstos tienen ya un lapso de atención bastante breve.

Hay que decirlo, lo que se busca a veces es una venta, y entonces el escritor se suele presentar como copy writer, un poco intentando cobrar más o por adelantado y en parte  para que su labor suene más seria y menos bohemia. Los que se sienten cómodos con la definición de bohemios, románticos o artistas, hacen como quieren hacernos viajar, asustarnos, reír, llorar, a veces hasta tratan de seducirnos, en fin, pareciera que buscan involucrarnos en un mundo que ellos inventaron y que quieren compartir con nosotros.

Detrás de todas esas pretensiones, del diálogo que intentan consigo mismo y con los demás, está la idea de ser leído, de ser escuchado, o más profundamente, como lo llegó a decir García Márquez, de ser querido. Quiero pensar que cuando lo hacemos bien, lo conseguimos.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Comunicación, Cultura, Escribir, Estilo de Vida

Mis Motivos para Ver The Good Place

The Good Place

Imagina que despiertas y descubres que estás muerto. Además, te das cuenta que estás en el cielo, bueno, te explican que en realidad se llama el buen lugar (The Good Place en inglés) y que llegaste ahí por todas las buenas acciones que hiciste en tu vida. La cuestión es que tú sabes que esas buenas obras no las hiciste tú, de hecho todo parece indicar que las hizo un homónimo tuyo. A esto es a lo que se enfrenta Eleanor Shellstrop en esta comedia que se propone cuestionar algunas de las ideas más comunes sobre qué nos depara después de la muerte.

Además de descubrir que, como dicen muchas de las religiones del planeta, todas nuestras acciones tienen cierto peso o valor para definir si nos vamos al buen lugar a al malo, la protagonista se entera que hay diferentes versiones de The Good Place y que cada una de ellas tiene un arquitecto que determina quiénes habitaran el lugar y cómo será este. El lugar al que Eleanor llega tiene como arquitecto a Michael (Ted Danson), quien después de 200 años como aprendiz por fin tiene la oportunidad de crear su propio espacio.

Como si todo lo anterior fuera poco, resulta que en esta especie de cielo uno encuentra a su alma gemela, con quien se podrá pasar toda la eternidad en una casa que tiene todo lo que a uno le gusta, y si algo falta siempre podrá recurrir a Janet, una especie de Siri celestial que nos puede dar inmediatamente todo lo que queramos, excepto información detallada sobre el mal lugar.

La situación en la que se encuentra la protagonista se complica cuando empiezan a suceder cosas que parecen provocadas por su presencia en The Good Place, lo que la hace confesar a su alma gemela que ella no debería estar ahí y, ya que él es un profesor de filosofía y ética, pedirle que le ayude a ser o por lo menos aparentar ser lo suficientemente buena para mantenerse en el buen lugar.

Lo anterior y más sucede en los primeros dos episodios, todo acompañado de un montón de ironías y pequeños detalles, como que la protagonista no pueda maldecir y entonces diga continuamente What The Fork o alguna otra expresión hábilmente modificada, hacen que los capítulos que duran entre 22 y 25 minutos pasen rápidamente, lo que hace que para mi esta serie sea una excelente opción para reír un rato viendo como The Good Place y las personas que lo integran no son perfectas, todo mientras se cuestionan varias de nuestras ideas religiosas y filosóficas, pues ellas tienen una lógica humana que no necesariamente está relacionada con la que tienen los seres que administran los diferentes buenos lugares, el mal lugar y el espacio intermedio, que sólo tiene un habitante.

Estos son algunos de mis motivos, sin demasiados spoilers, para ver The Good Place. Comedia de situación que se puede encontrar en Netflix.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Estilo de Vida, Netflix, Series