Archivo de la categoría: Negocios

Los Equipos y las Dificultades.

captura-de-pantalla-2017-03-04-a-las-18-55-25

Muchas veces es en las dificultades en dónde los equipos crecen, pues ellas los obligan a desarrollar nuevas capacidades. Esto sucede cuando un equipo se encuentra ante un problema común, puede cohesionarse más y promover que el esfuerzo aumente ante éste, ya sea porque uno o más de sus miembros muestran que no se rendirán ante la situación que se presenta adversa, porque se recuerda que el objetivo vale la pena con todo y el trabajo “extra” que implica, o porque se tiene definida una meta posterior a la que no se puede llegar si no se atraviesa el obstáculo.

Otras ocasiones los problemas desgastan a los equipos, ya se porque no había suficiente unión para enfrentar algo así, porque el dilema es demasiado grande o llegó precisamente en el peor momento para el grupo, para uno o varios de sus miembros. Esto se nota cuando las quejas son más que los comentarios positivos, cuando se olvidan los motivos o se empieza a dudar de ellos, o incluso porque ya se terminó el ciclo de vida de dicho equipo y sus miembros dejaron de sentir que crecían en él o comenzaron a creer que aportaban más que los demás.

He formado parte de equipos que han vivido de los dos tipos de situaciones anteriores. He lamentado cuando no he podido hacer algo para sobrepasar la dificultad, y he reflexionado para comprender lo que los otros integrantes hicieron o dejaron de hacer. Hoy agradezco los equipos de los que soy parte, pues siento que nos pertenecemos y nos participamos.

GLM

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Comunicación, Cultura, Desarrollo Organizacional, Empresas, Estilo de Vida, Negocios, Organizaciones, Solución de Problemas

Armonías.

c6a5f09cbfe4a3905727cef152e56d8c

En la música se habla de armonía cuando combinan sonidos que siendo diferentes, al sonar al mismo tiempo dan la sensación de que van unidos. Desde la estética, armonía es el equilibrio de las proporciones entre las distintas partes de un todo. En los sabores, la armonía se da cuando no hay un sabor que sobresale por encima de otro y la combinación es tan agradable que llega a tocar varias de las distintas papilas gustativas de forma agradable. A veces también hay armonía en los negocios, cuando una idea, un producto o un servicio se llevan a cabo con el cuidado necesario para que además de cumplir su función, puedan hacerlo en un contexto de respeto para quienes lo hacen y quienes se benefician de ello; cuando encuentran el medio exacto para exponerse y entregarse, y cuando además de todo esto forman parte integral de una comunidad. Lo he visto con algunas cafeterías que respetan el grano, a quienes lo producen y a la tierra en la que se cultiva; también en algunas cervezas artesanales, que producen en serio y no en serie, que hacen énfasis en el sabor y no buscan nada más embriagar y aficionar a la gente; también lo he visto con algunos productores y comercializadores de vino de mesa que son conscientes de toda la historia que hay en cada tipo de uva, en cada región y en el hecho mismo de cultivar la uva y producir el vino.

Al parecer, estas armonías se dan cuando se entiende que es importante un equilibrio entre el campo y la industria, cuando se entiende que no son lo mismo pero pueden interactuar de manera respetuosa, cuando hay un compromiso con la sociedad en su conjunto, con las comunidades que producen, quienes comercializan y quienes consumen. No, no es que se trate de un “simple” ganar-ganar, es algo que va más allá de eso, algo que se parece al vivir-vivir, convivir y colaborar.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Alimentación, Conocimiento, Cultura, Ecología, Educación, Empresas, Estilo de Vida, Negocios, Sustentabilidad

Las Herramientas no hacen el Trabajo.

e8e163fc5932d4980e988ba0f0f9c8f1

Me explico, de nada sirven los mejores martillos, clavos y sierras si el carpintero no tiene la habilidad necesaria para utilizarlos. Y aún si tiene la capacidad, si no tiene el material necesario o si este es de baja calidad, el trabajo no podrá hacerse de la mejor manera. Es cierto, tener las herramientas es necesario para hacer el trabajo, no tener ninguna hace imposible avanzar. El problema es cuando se tienen las herramientas, el resultado del trabajo no es el mejor, y le echamos la culpa a que éstas no son las mejores. Y es que, aunque las capacidades de las herramientas pueden hacer muy difícil tener el resultado ideal, si uno sabe esto, puede pedir más tiempo, o ser lo suficientemente claro para decir qué es lo que sí se puede hacer y cuánto se va a tardar. Es cierto, quizá todo esto se olvide si el resultado final está muy lejos de lo prometido. Así que más vale saber las capacidades de las herramientas que uno tiene, pero centrarse en conocer al máximo las capacidades personales y mejorarlas en todo lo que se pueda para con ellas sacarles el máximo a cualquiera de las herramientas con las que contemos. Al final, con cualquier herramienta que se tenga, y cualquiera que sea el ámbito de acción en el que uno se mueva, uno es el que hace el trabajo y tiene la responsabilidad de los resultados.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Empresas, Negocios, Organizaciones

¿Podemos diseñar mejor nuestro estilo de vida?

fb67d766e077bff5c6b78ffbd3157fcb

Vivimos en tiempos complicados en lo social y lo económico, tanto en México como en el mundo, bueno quizá no en Alemania pero ese es tema de otro post. Hay dificultades tanto para encontrar empleo como para autoemplearse y/o mantener un negocio sostenible. Todo ello repercute en un ambiente social bastante complicado que apunta claramente a la necesidad de cambiar nuestro sistema económico, es decir la manera en que hacemos negocios, cómo producimos empleos y cómo nos empleamos. Desde mi punto de vista, ante tanta vorágine, es decir tanto movimiento que parece centrarse en cómo se le hace para sobrevivir, es fundamental tener un momento de calma para reflexionar y actuar en lo que sí podemos cambiar sin dejar de pensar en el mediano y largo plazo.

Una de las opciones que se me ocurren de momento, es prestar más atención en el estilo de vida que estamos llevando y plantearlos la posibilidad de diseñarlo de una manera más consciente. Sé que mientras más carencias económicas y personales se estén atravesando, más difícil es tener o provocar este momento de calma, pues es sumamente difícil pensar en el futuro si el presente es la preocupación porque vas a comer tú y los tuyos. No obstante, pienso que es cuando más importante es pensar y definir mejor qué es aquello en lo que se puede actuar. Bajar el nivel de gasto, revisar bien en qué se invierte el dinero, la energía y el tiempo para ver si así es cómo queremos vivir y, sobre todo, si es cómo queremos vivir en el futuro.

No creo que sea sencillo, de hecho no sé si en realidad podemos diseñar nuestro estilo de vida, pero me parece que vale mucho la pena intentarlo. Sobre todo porque hacerlo es también un acto social y político que se sale del esquema que parece que nos proponen para estar mejor. ¿Ustedes qué piensan?

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Estilo de Vida, México, Motivos Personales, Negocios, Solución de Problemas

¿Recursos Humanos?

Modelo Mecanicista

Muchas veces cuando somos parte o vamos a una empresa solemos ver una oficina con el título: “Recursos Humanos”. También es frecuente que alguien nos entregue una tarjeta que dice Director, Gerente, Jefe o Encargado de Recursos Humanos, según sea el ego de la empresa o el que la empresa pensó que debía proyectar el dueño de la tarjeta y el cargo en cuestión. Lo que no suele ser muy frecuente, es que reflexionemos sobre el termino Recursos Humanos.

Dentro de las diferentes acepciones que vienen sobre el término Recursos en la RAE, hay dos que podrían aplicar al concepto empresarial pero que, a mi juicio, no lo ayudan a quedar muy bien: 1) Medio de cualquier clase que, en caso de necesidad, sirve para conseguir lo que se pretende, y 2) Conjunto de elementos disponibles para resolver una necesidad o llevar a cabo una empresa. ¿Por qué creo que el concepto queda en no muy buenos términos? Porque si esas son las acepciones que se utilizan para el término, se está viendo a la gente desde un punto de vista mecanicista, como piezas remplazables, casi casi como engranes.

¿He trabajado con empresas que aplican el término?, por supuesto. ¿Se ha visto la pertinencia de cambiarlo?, a veces sí y a veces no. La cosa es, desde mi punto de vista, que de nada sirve cambiar el término si no va a cambiar la lógica, y siguiendo ese estilo de pensamiento, hay organizaciones que no están listas (¿dispuestas?) a hacer un cambio de paradigma, y de poco sirve que se pongan nombrse tan rimbombantes como “Gestión del Talento Humano” o “Embajador de la acción institucional” si la forma de tratar a la gente y buscar su involucramiento sigue igual.

Es cierto, muchas veces no es la organización la que no está dispuesta, a veces es la dirección o él (los) dueño(s). Otras, somos los que intervenimos en dichas organizaciones los que no podemos convencer o presentar las ventajas que tiene un cambio de lógica con relación al equipo que supone una empresa que tiene grandes resultados. Muchas veces no logramos transmitir que una empresa es a fin de cuentas un espejo más de la sociedad en su conjunto, una especie de microcosmos que muchas veces sin querer replica problemas de los que nos quejamos cuando hablamos del país o la sociedad, en las que muchas ocasiones los humanos somos sólo un recurso.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Desarrollo Organizacional, Negocios, Organizaciones

Sólo negocios.

0e25683fd669795b69efbdb25727ff34

A veces se dice que los negocios son fríos, incluso a llegado a salir varias películas la frase: “no es nada personal, son sólo negocios”. Muchas veces es cierto, importan mucho los resultados y a veces hasta se brincan ciertos procesos con tal de llegar a algo que se definió como éxito, o por lo menos que se parece o tiene que ver con alguna de las definiciones posibles de éxito. Por ahí hasta escuché una vez: “el éxito no requiere explicaciones”. ¿Y si la frialdad de los negocios es en realidad un problema? Digo, el éxito no explicado se llama casualidad, ¿no? A lo mejor la frialdad se usa como excusa para justificar resultados, digo a lo mejor porque como en muchas cosas me cuesta tener certezas absolutas, pero también porque me parece que las metáforas de temperatura tienen que ver con implicaciones, y en lo personal a mi me gustan los negocios en los que me implico. No quiero decir que sean 100% personales o que si algo falla en uno piense que voy a morirme o algo así (bueno en algunos quizá sí, JA), pero sí me gusta que estoy metido en ellos como persona; es decir, sí me importa el resultado del juego pero también me importa el proceso para llegar él. Es más si sólo son negocios a lo mejor me cuesta más trabajo involucrarme, por lo menos espero que tengan algo de diversión, un poco de pasión. No sé, a veces pienso que hacer algo sólo por el dinero es el principio de hacer cualquier cosa por dinero. ¿Tú que piensas?

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Motivos Personales, Negocios, Organizaciones