Archivo de la categoría: Psicología

Esta Publicación No va a Cambiar tu Vida.

5a4cee28410a1f0248e6a0bce140e5aa

La Libertad de una Taza de Café. Por @Crisreza

Lo siento, pero esta publicación no va a cambiar tu vida. Tampoco va a cambiar tu manera de pensar, como lo aseguran un montón de videos que circulan por el ciberespacio. Pretender que una de mis publicaciones haga cualquiera de las dos cosas me parecería sumamente arrogante, a lo más que aspiro es a generar una conversación entre mi texto y tus propias ideas, que te generes algunas preguntas personales, a que quizá respondas alguna de las que yo me hago, y a que podamos tener una conversación virtual por los diferentes medios de conexión disponibles gracias a internet.

Algunas de mis publicaciones también buscan contar cómo he hecho algunos cambios, y en otras pretendo mostrar con algo de humor mi punto de vista, o ironizar sobre él y los puntos de vista que repetimos y hacemos una moda en el espacio virtual y el cotidiano (a veces creo que cada vez nos cuesta más trabajo diferenciarlos). Quizá la máxima aspiración en esos casos es inspirar a la reflexión, a conversar sobre el tema conmigo o con alguien más, o a que simplemente alguien las lea y me diga que no está de acuerdo.

Si alguien hace algo diferente a lo que yo he hecho por probarme que estoy equivocado y además de eso consigue que le vaya bien, ¡excelente! Si alguien sigue alguno de los experimentos que he hecho y obtiene buenos resultados, me parece genial. Y es que aún en el trabajo de profesional del cambio, que cada vez me cuesta más trabajo llamarle terapia, lo más que puede uno hacer es señalar posibles caminos, detonar la reflexión sobre el que se está siguiendo y aplicar técnicas que ayuden a que la(s) persona(s) consiga el cambio que está buscando o por lo menos deje de irle tan mal como le estaba yendo.

Y es que si bien es cierto que cada uno de nosotros tenemos que hacer nuestro trabajo personal, los profesionales del cambio no podemos quedarnos en señalar eso, también es nuestra labor mostrar posibilidades de reflexión y acción, recordar motivos, co-crear posibilidades, ayudar a modificar hábitos, etc., y para todo eso no basta una publicación ni un video. ¿O ustedes creen que sí?

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Conocimiento, Cultura, Educación, Estilo de Vida, Experimentos, Motivos Personales, Preguntas, Psicología, Solución de Problemas, Terapeutas

Sin uno de dos vicios. 5º Experimento del año

Dos Vicios

 

Si bien no me estoy refiriendo a una falta de rectitud o defecto moral en las acciones ni al hábito de obrar mal, dos de las acepciones más “duras” de la palabra vicio según la RAE, definitivamente mi “afición” al café y al alcohol sí tiene que ver con un gusto especial o demasiado apetito de algo, que incita a usarlo frecuentemente y con exceso, por lo que sí los puedo considerar dos de mis vicios, y de ahí que el experimento del mes de mayo se haya tratado de mantenerlos a raya, cosa que terminé haciendo a medias.

Después de 12 días sin café y alcohol terminé cayendo en una de esas dos tentaciones y me tomé una copa de vino tinto y, a diferencia de lo que sucedió cuando me tomé una taza de café, cuando se volvió a presentar la oportunidad de beber lo volví a hacer. Puedo poner la excusa de que el mes tenía muchas celebraciones, la de la fuerte carga de trabajo que hacía necesario un momento de relajación o inventar cualquier otra, pero no dejan de ser eso, pretextos.

¿Par qué me sirve el experimento de este mes? Como primer punto, para ver que eso de buscar cambiar dos hábitos al mismo tiempo tiene un alto grado de dificultad, y así hay que encararlo cuando esto sea necesario. Segundo, que el que pone a raya mis vicios soy yo mismo y además las circunstancias que vivo y en las que me pongo influyen mucho, así que me ayuda más tener en cuenta el contexto y no nada más mi fuerza de voluntad o mi compromiso personal. Que estos dos son puntos muy conocidos y dichos como recomendaciones, cierto, pero no es lo mismo sólo decirlos que vivirlos y aprender a manejarlos, que a fin de cuentas de eso se tratan estos experimentos.

Me surgen más reflexiones sobre este 5º experimento, conforme las vaya aterrizando las plasmaré por aquí, por lo pronto, me despido para tomarme una deliciosa taza de café que me está esperando ; ).

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Estilo de Vida, Experimentos, Motivos Personales, Preguntas, Psicología

Retroalimentación.

339449f31e2201619482cbd16e318da3

Tanto si te dicen que algo que hiciste les gusta o no les gusta, o te dicen el clásico: “está bien, pero…”, es más, el silencio también es una retroalimentación. El punto es entender qué es lo que nos están retroalimentando, pues muchas veces no es el trabajo en sí ni nuestra persona per se, y es que muchas veces es lo que provoca nuestro trabajo en esa persona que lo ve, lo lee o lo escucha, pero el problema es que muchas veces las personas no están acostumbradas a analizar esa parte y a ponerle palabras.

¿Cómo nos van a decir que se sienten cuestionados si eso lo asocian a algo negativo?, ¿cómo decir que les pusimos enfrente una pregunta que no habían contemplado y para la que no tienen respuesta?, ¿qué pasa si lo que hicimos confronta su visión del mundo? Bueno, si muchas veces hasta es difícil decir porque algo nos parece mal, quizá por eso es más fácil tomar parámetros de un tercero para aplicárnoslos, así hasta parece que no es que el que retroalimenta lo piense así, más bien es “la regla” o “escala” que está aplicando.

¿Y que pasa cuándo nos toca a nosotros retroalimentar a alguien sobre su trabajo?, ¿qué tan específicos somos?, ¿qué tan claro tenemos que en ese momento estamos siendo jueces y qué es lo que estamos juzgando? Cuando lo hacemos, ¿retroalimentamos la acción o a la(s) perona(s)?, ¿es para mejorar o para que algo no se vuelva a hacer?

Mientras más claro tengamos cómo se nos retroalimenta, cómo lo hacemos nosotros y sobre qué vamos a estar hablando y escuchando, es más fácil vivir este proceso. ¿Cómo sabes que una retroalimentación es efectiva?, sencillo, si se continúa haciendo lo que estuvo bien y se cambia lo que estuvo mal. Todas estas ideas son fáciles de decir y quizá también de comprender, el detalle está en practicarlas.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Comunicación, Cultura, Desarrollo Organizacional, Organizaciones, Psicología, Solución de Problemas

Memento Mori

Captura de pantalla 2017-03-26 a la(s) 19.38.46

Recuerda que morirás o recuerda que puedes morir, así es como se traduce Memento Mori, una frase que al parecer solía repetirle alguien de confianza a los generales victoriosos que entraban a Roma para que no se volvieran soberbios después de un triunfo.

Llegué a esta frase gracias al blog de Tim Ferris hace dos años aproximadamente, me hizo mucho sentido y para no repetirla tuitee algo así como: “comienzas a vivir cuando estás listo para morir”, a lo que un amigo que me sigue en esa red respondió con un mensaje directo preguntándome si todo estaba. Respondí que sí y le agradecí que estuviera al pendiente, y me quedé con la idea de cómo hablar de la muerte es algo complicado, sobre todo cuando tiene que ver con alguien cercano y querido.

¿Por qué será que nos es tan difícil el tema aunque es parte de la vida?

Curiosamente, después de ver la película de Logan regresé a este tema de la relación de la muerte y la vida, de cómo aunque mucha gente pensamos que simplemente cambiamos de plano nos sigue costando pensar en que tanto nosotros como nuestros seres queridos tendrán que pasar por ella. No, no creo tener conclusiones que iluminen la vida de nadie, pero me parece que más allá de asustarnos con morir o que alguien de nuestros seres queridos muera, sería bueno pensar en cómo podríamos llegar al final de esta vida de manera en que nuestras acciones sigan repercutiendo después de cambiar de plano existencial.

Quizá parece pretencioso, pero me parece que nuestras acciones siempre tienen mucho más impacto que el que vemos en primera instancia. No sé, pero quizá sería interesante vivir de forma tal que cuando lleguemos a la muerte podamos decir que ese momento es algo hermoso.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Estilo de Vida, Motivos Personales, Psicología

Terapeutas de Cuento XVIII. Falsas Dicotomías.

46c9d44e67968cd3aa7828e32969299e.jpg

Después de apagar el video de la sesión sobre la que quería que mi maestro me asesorara le dije: Ya no sé que es mejor, si trabajar con las ideas y las creencias de las personas o centrarme en las relaciones y los comportamientos que los contextos favorecen.

Mi maestro cerró el cuaderno de notas en el que atentamente había escrito varias notas mientras observaba la sesión en perfecto silencio, hizo una pequeña pausa en la que aprovechó para acomodarse los lentes y después me dijo:

-¿Qué te hace pensar que actúas en una u otra área? Es cierto que las intervenciones y las preguntas se suelen centrar en uno de los dos puntos de lo que en este momento mencionas como dicotomías, pero eso no quiere decir que una parte no toque a la otra. Muchas veces es más la teoría del terapeuta la que lo ciñe a uno u otro aspecto, otras es el estilo de la persona, pareja o familia, pero lo más importante para mí es no quedarse atrapado en lo que podría ser una falsa dicotomía, ¿por qué hacerlo? Si es por comodidad, con el tiempo sólo atenderás casos que respondan favorablemente al estilo que elegiste, pues esos casos tendrán mejores resultados y te irán refiriendo a más personas que tengan ese tipo de acercamiento a la vida. Si es por pureza teórica, ese tipo de casos terminarán por convencerte cada vez más. A mi me gusta más adaptarme a la situación y buscar soluciones diferentes a las intentadas, a veces me centro en la interacción y los comportamientos precisamente porque el problema se ha tratado de resolver en la dimensión de las ideas, las creencias y las palabras; otras, me centro en la manera en que las personas han encuadrado un comportamiento y busco como se pueden construir diferentes marcos de interpretación basados en lo que las personas piensan, dicen y hacen.

Hizo una pausa para tomar un poco de su café y después de saborearlo comentó:

-¿Has pensado en cambiar de lugar tu silla para que puedas captar con tu visión periférica tanto tu librero como el espejo unidireccional?

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Comunicación, Ficción, Preguntas, Psicología, Solución de Problemas, Terapeutas, Terapeutas de Cuento, Terapia

Un Mes sin Azúcar Procesada. 2º Experimento del Año.

lump-sugar-548647_960_720

Pensé que me sería mucho más fácil pasar un mes sin azúcar procesada, pero los primeros días tuve que pasármela preguntando y revisando etiquetas para verificar si aquello que iba a comer tenía o no azúcar. Además, me di cuenta de que muchos de los “antojos” o refrigerios que suelo comer entre comidas son precisamente de esos que tienen azúcar, algo que quizá no había notado porque suelo mantenerme en mi peso y por ello no suelo revisar qué es lo que como.

Después de una semana con el experimento, seguía quedándome a punto de comer algo antes de preguntar o revisar si tenía o no tenía azúcar, lo curioso es que hasta en el trabajo comenzaban a decir: “ah, no, no puedes comer de esto porque tiene azúcar, ¿verdad?”; lo bueno es que para evitar la tentación empecé a llevar algunas semillas al trabajo, lo que sirvió bastante bien y me ayudó a que superara la prueba más fácilmente.

Me encantaría decir que noté grandes cambios en un mes, pero la verdad es que no noté nada muy significativo, ¿será porque hice el experimento en un mes de sólo 28 días? Quizá. Esto me hizo pensar que probablemente haya experiencias de este tipo en las que valdría mucho la pena invertir más de un mes. Así que pasaré el resto del año evaluando si para el siguiente puedo pensar en experimentos que puedan tener más beneficios en mi vida diaria si los hago durante dos meses. ¿Alguna sugerencia?

GLM

1 comentario

Archivado bajo Cambio, Estilo de Vida, Experimentos, Motivos Personales, Preguntas, Psicología

Crítica o Retroalimentación.

2136884869_b244ab7d05_z

En estos días está en boca de los medios deportivos mexicanos como el dueño del Guadalajara, Jorge Vergara, explicó el mal momento de su equipo como un problema que no dependía tanto de él, pues era una cuestión de rendimiento de los jugadores e incluso criticó el desempeño de uno en particular. Evidentemente esto generó muchas críticas, que terminan siendo algo parecido a lo que él hizo, así que va este escrito en un intento de retroalimentación.

La crítica es sobre el pasado, aunque a veces se puede pedir que se haga algo distinto a eso que se hizo así de mal o no tan bien como se quería. Muchas veces está cargada de suposiciones sobre por qué se hizo lo que se hizo, ideas sobre las posibles intenciones y hasta conjeturas de cuál podría ser el plan maquiavélico detrás de dicha ejecución. Es decir, aunque la crítica tiene mucho que ver con lo que se ve, con el resultado y con el proceso, está mucho más centrada en lo que no se ve.

Por otra parte, la retroalimentación habla del resultado, señalando claramente si se llegó o no a él, apuntando si hubo una ligera o gran discrepancia en aspectos específicos. Generalmente, después de hablar del resultado la retroalimentación aborda el tema del proceso, clarificando si una acción no se hizo, si se realizó mal o si estuvo hecha fuera de tiempo. Además de buscar centrarse en lo que se ve, la retroalimentación tiene énfasis en que en el futuro se consiga el resultado deseado, ya sea por una corrección en acciones, o por el desarrollo de habilidades. La crítica califica, mientras que la retroalimentación señala con candor que se puede mejorar.

Una y otra tienen que ver con expectativas y definiciones, algo que no siempre está tan claro ni en el trabajo ni en cuestiones relacionales. Ambas se utilizan de manera indistinta, generando problemas de ejecución, comunicación y hasta de relación. El primer paso es identificar cuando se usa una y cuando la otra, el segundo es entender que hay momentos para hacer cualquiera de las dos de manera individual y otros, que suelen ser pocos, grupal. Mientras que se está en el proceso de aprender a usar estos dos conceptos y a hacerla de líder o dirigir un grupo, más vale practicar en espacios individuales. De lo contrario se prestará a malos entendidos, sobre entendidos y todo terminará complicándose. Más vale pensar lo que se va a decir, que luego querer explicarlo de manera retroactiva. Más vale pensar como se va a responder, que vivir reaccionando ante las consecuencias no contempladas.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Comunicación, Conocimiento, Cultura, Desarrollo Organizacional, Empresas, Futbol, Juego, México, Organizaciones, Psicología

Serás Juzgado.

333216-CourtJudgeJustice-1328653153-385-640x480

Por lo que haces y lo que no haces. Si lo haces de buenas o de malas y si tienes la mejor de las intenciones o sólo estás buscando sacar provecho. Además, lo que para algunas personas parecerá bueno, para otras será un acto tremendamente egoísta. Si hablas o escuchas, si tienes un fundamento o si estás diciendo lo primero que cruzó por tu mente. Sí, serás juzgado. Por la gente que no te conoce, por los que te han visto una o dos veces, por la gente con la que trabajas y con por aquellos para los que trabajas, por tus amigos, familiares, pareja e hijos. Serás juzgado. A veces al calor de una emoción, otras con el análisis de lo observado, unas más con lo supuesto, e incluso con lo que haces recordar a algunas personas. Serás juzgado como juzgas y, en ocasiones, de manera más dura.

Ahora que ya sabes que serás juzgado, que tienes esta certeza de que tus acciones y la falta de ellas serán calificadas, ¿qué te detiene a actuar?, ¿qué impide que hagas lo que te apasiona? Sobre todo si tú tienes claro que tu intención es buena, que estás haciendo tu mejor esfuerzo y que estás tomando en cuenta toda la información que sí tienes e incluso estás investigando para conocer algo nuevo. Cuida como juzgas y como te juzgas a ti mismo, porque de esa forma puede que actúes con más justicia. De cualquier modo serás juzgado, así que actúa (o no) con la mayor consciencia posible de tus actos y con la mayor responsabilidad de las repercusiones previstas y las imprevistas.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Conocimiento, Cultura, Educación, Estilo de Vida, Identidad, Investigación, Motivos Personales, Organizaciones, Psicología, Violencia

Comparaciones y Constantes.

phyllotaxy

Pareciera que dichos conceptos no tienen relación, pero a final de cuentas uno es el que relaciona o separa las ideas (y a las personas también), así que mejor empiezo el post antes de irme más por las ramas. Aunque se dice que las comparaciones son odiosas, comparar es una acción básica para el aprendizaje y el conocimiento, el problema está en hacer las comparaciones entre dos cosas que tienen distintas funciones o cuyos atributos son tan distintos que en el ejercicio de contrastar parecerá que uno está por encima del otro o es “en esencia” mejor. ¿Qué pasa cuando llevamos esto a las personas? Pues resulta que una puede quedar al final como mejor que la otra, sin que “realmente” lo sea, pues es precisamente el punto desde el que se hace la comparación lo que resalta unos atributos y deja otros de lado. Lo interesante es que no nada más hacemos esto con los demás, sino que también lo hacemos con nosotros mismos, y a veces comparamos nuestra situación o vida con la de otra u otras personas que están en un punto diametralmente distinto, o que han tenido un camino tan diferente, que la comparación no es tan pertinente.

Por otra parte, constante es aquello que permanece aunque todo lo demás cambie. Algunas constantes son famosas, como Pi (3.14159265359…), y además de permitirnos explicarnos muchas cosas, nos sirven para hacer cálculos, hacer funcionar algunas cosas e incluso solucionar problemas. Pero, también hay constantes que impiden el crecimiento o que sólo nos ayudan a explicar porqué las cosas permanecerán igual. Por ejemplo, eso pasa mucho con la idea de que algo “es cultural“, o con la idea de que alguien “es” de una forma y por lo tanto no cambiará. Cuando lo constante es que nos comparemos desde un punto de vista negativo, ya sea pensando en las habilidades, situaciones o en los bienes de alguien más, entonces no sólo armamos una fórmula para estancamiento, sino para que nuestro esfuerzo, motivación y dedicación disminuyan.

Ya que las comparaciones son inevitables, pues mejor hay que compararnos con nosotros mismos y desde esa perspectiva plantear que queremos que siga constante y qué no. Suena sencillo, ¿verdad?, la cuestión es que no porque sea sencillo, será fácil. Pero bueno, es bien vale escribirlo en otro post.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Conocimiento, Cultura, Educación, Estilo de Vida, Experimentos, Identidad, Motivos Personales, Psicología

Los Sentimientos Como Propiedades Emergentes.

IMG_4641

La frase de la imagen que encabeza esta publicación me parece sumamente interesante, podría decir incluso que me resulta bastante potente. ¿Por qué?, pues precisamente porque presenta la posibilidad de entender los sentimientos como algo que sucede entre la gente, por su interacción, como una propiedad emergente de un sistema, es decir, como algo más que la suma de las partes de un conjunto. No es que la idea sea novedosa, desde hace mucho tiempo se dice en la terapia familiar que cambiando las interacciones no sólo cambian los resultados, sino que cambian también los sentimientos en un sistema. La cuestión está en que vivir los sentimientos como algo que pasa entre la gente, por su interacción, podría darles un carácter un poco más comunitario o social, cambio de enfoque que quizá podría ayudar en algunos casos a generar cambios.

Por el momento dejaré esta idea en desarrollo, para buscarle más aplicaciones en terapia y otros contextos relacionales en los que participo. Quizá aquí hay una veta interesante para armar algo similar a aquella propuesta que hablaba de la gramática de los sentimientos.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Conocimiento, Desarrollo Organizacional, Estilo de Vida, Psicología, Terapia