Archivo de la categoría: Terapia

Terapeutas de Cuento XVIII. Falsas Dicotomías.

46c9d44e67968cd3aa7828e32969299e.jpg

Después de apagar el video de la sesión sobre la que quería que mi maestro me asesorara le dije: Ya no sé que es mejor, si trabajar con las ideas y las creencias de las personas o centrarme en las relaciones y los comportamientos que los contextos favorecen.

Mi maestro cerró el cuaderno de notas en el que atentamente había escrito varias notas mientras observaba la sesión en perfecto silencio, hizo una pequeña pausa en la que aprovechó para acomodarse los lentes y después me dijo:

-¿Qué te hace pensar que actúas en una u otra área? Es cierto que las intervenciones y las preguntas se suelen centrar en uno de los dos puntos de lo que en este momento mencionas como dicotomías, pero eso no quiere decir que una parte no toque a la otra. Muchas veces es más la teoría del terapeuta la que lo ciñe a uno u otro aspecto, otras es el estilo de la persona, pareja o familia, pero lo más importante para mí es no quedarse atrapado en lo que podría ser una falsa dicotomía, ¿por qué hacerlo? Si es por comodidad, con el tiempo sólo atenderás casos que respondan favorablemente al estilo que elegiste, pues esos casos tendrán mejores resultados y te irán refiriendo a más personas que tengan ese tipo de acercamiento a la vida. Si es por pureza teórica, ese tipo de casos terminarán por convencerte cada vez más. A mi me gusta más adaptarme a la situación y buscar soluciones diferentes a las intentadas, a veces me centro en la interacción y los comportamientos precisamente porque el problema se ha tratado de resolver en la dimensión de las ideas, las creencias y las palabras; otras, me centro en la manera en que las personas han encuadrado un comportamiento y busco como se pueden construir diferentes marcos de interpretación basados en lo que las personas piensan, dicen y hacen.

Hizo una pausa para tomar un poco de su café y después de saborearlo comentó:

-¿Has pensado en cambiar de lugar tu silla para que puedas captar con tu visión periférica tanto tu librero como el espejo unidireccional?

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Comunicación, Ficción, Preguntas, Psicología, Solución de Problemas, Terapeutas, Terapeutas de Cuento, Terapia

Los Sentimientos Como Propiedades Emergentes.

IMG_4641

La frase de la imagen que encabeza esta publicación me parece sumamente interesante, podría decir incluso que me resulta bastante potente. ¿Por qué?, pues precisamente porque presenta la posibilidad de entender los sentimientos como algo que sucede entre la gente, por su interacción, como una propiedad emergente de un sistema, es decir, como algo más que la suma de las partes de un conjunto. No es que la idea sea novedosa, desde hace mucho tiempo se dice en la terapia familiar que cambiando las interacciones no sólo cambian los resultados, sino que cambian también los sentimientos en un sistema. La cuestión está en que vivir los sentimientos como algo que pasa entre la gente, por su interacción, podría darles un carácter un poco más comunitario o social, cambio de enfoque que quizá podría ayudar en algunos casos a generar cambios.

Por el momento dejaré esta idea en desarrollo, para buscarle más aplicaciones en terapia y otros contextos relacionales en los que participo. Quizá aquí hay una veta interesante para armar algo similar a aquella propuesta que hablaba de la gramática de los sentimientos.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Conocimiento, Desarrollo Organizacional, Estilo de Vida, Psicología, Terapia

Terapeutas de Cuento XV. El Plan Maestro

8004399326712

Sabía que tendría una semana con algunos casos complicados, supongo que eso pasa cuando uno participa mucho en los talleres de las especializaciones y maestrías, o cuando uno se presenta como voluntario para cuanto caso simulado y casos a revisión surgen en grupos de estudio. Así que decidí pedirle una asesoría a mi maestro el lunes temprano. Pasé a su consultorio y, mientras preparaba un café para cada uno de los dos en su hermosa DeLonghi, pude ver que en su escritorio tenía tres hojas en las que estaba escrito el mismo nombre de una familia. Yo iba a pedirle asesoría sobre su forma de preparar los casos, quería conocer más a detalle cuál era su manera de construir un plan de acción, así que no me importó ser poco discreto y le pregunté: “¿son estos tres planes posibles para atender a una familia?”. Me miró fijamente mientras me pasaba la taza con lo que parecía un delicioso espresso, se dió la vuelta para tomar su taza, observó por un momento su café, después acercó su nariz mientras cerraba los ojos, bajó la taza un poco y, aún con los ojos cerrados, bebió un trago de su café. Volvió a abrir los ojos, su mirada se clavó en mi y dijo: “Sí, son tres escenarios posibles para la siguiente sesión con esa familia.” Después de decir eso, volvió a tomar de su café mientras caminaba a la silla que ocupaba cuando estaba en sesión.

“¿Siempre hace tres planes para la sesión con cada caso?” Pregunté. Después de hacer una pequeña mueca, algo parecido a una sonrisa algo triste, respondió: “A veces hago más, en raras ocasiones hago sólo uno.”  Pensé que sin querer habíamos llegado justo a eso que yo buscaba ese día. –“¿Cómo hace para llegar a ese plan maestro, al plan exacto para el caso?” Soltó una carcajada y, cuando terminó, me dedicó una amable sonrisa. –“No creo que haya un plan maestro. De hecho, cuando sólo hago un plan, o cuando sólo me planteo un escenario, que es como prefiero pensarlo, me siento con más incertidumbre. Casi nunca se dan los escenarios tal cual los pensé, eso sólo pasa en las ficciones, pero claro que sirven, pues me dan ideas y me ayudan a sentirme preparado. Pero la intervención correcta, esa aparece en el momento, y rara vez es sólo una intervención la que resuelve un caso. Además, muchas veces cuando hago seguimiento y pregunto por aquello que más ayudó a que se resolviera la situación, me dicen algo totalmente distinto a lo que yo esperaba.”

Terminé mi café, le pedí prestados algunos libros y después nos pusimos a conversar sobre nuestras familias.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Escribir, Ficción, Psicología, Terapeutas, Terapeutas de Cuento, Terapia

Terapeutas de Cuento XIV. Los que Buscan Explicaciones.

IMG_0122

Le pregunté a mi Maestro: –¿Qué es peor que las barracudas?– Haciendo referencia al concepto de Joel Bergman de esas familias y pacientes que van de terapeuta en terapeuta demostrando que nadie puede con ellos.

-No sé si son peores, o si podrían clasificarse como otro tipo de barracudas, y es que no me encanta ponerle tipologías a quienes me consultan- comenzó a decir mi maestro -pero sí me llaman mucho la atención los que llegan buscando explicaciones- continuó -esos que generalmente llevan por lo menos un proceso terapéutico y que además se han leído cuanto libro de autoayuda ha caído en sus manos o se ha puesto de moda. Esos, lo que generalmente quieren encontrar son justificaciones.

¿Qué hay que hacer con ellos?– Pregunté.

Después de un breve silencio, sonrió y me respondió: -¿Quieres que te explique o que te enseñe cómo hacerlo?-

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Escribir, Ficción, Psicología, Terapeutas, Terapeutas de Cuento, Terapia

Terapeutas de Cuento XI. ¿Puede cambiar la gente?

Abre la Puerta

He perdido la cuenta de las veces que me han preguntado eso en terapia. La pregunta muchas veces tiene que ver con una persona que sabe que ha hecho daño porque ha visto el dolor en los ojos de alguien que alguna vez quiso, que quizá todavía quiere. A veces es algo más racional, pues dice que aunque no comparte el mismo punto de vista moral, sabe que para esa persona lo que hizo estuvo mal. También están los que dicen que sus acciones tuvieron consecuencias no esperadas, y que estas no tuvieron nada que ver con sus intenciones. Luego están aquellos que no pueden controlar su forma de actuar, muchas veces por una adicción, otras por un problema de desajuste químico que les fue diagnosticado, otras por un contexto que no les deja salida.

Lo curioso es que esa misma pregunta me la he encontrado en el ámbito empresarial, la mayoría de las veces desde un dueño que pregunta por uno de sus empleados, pero también desde algunos que saben que han tomado decisiones demasiado arriesgadas o que son conscientes de que terminan siendo esa caricatura del empresario rico y la empresa pobre.

Siempre hago una pausa antes de responder. Generalmente les pregunto directamente: “¿tú quieres cambiar?”. Muchas veces terminan las sesiones, ya sean de terapia o asesoría, y término preguntándome yo mismo: “¿quiere cambiar la gente?, ¿puede cambiar la gente?”. Si no creyera que sí, probablemente ya no haría esto. Si yo pudiera cambiar, quizá no vería al siguiente paciente.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Ficción, Terapeutas, Terapeutas de Cuento, Terapia

¿Cobrar por síntoma curado?

Haley

Dejando un poco de lado las dudas epistemológicas sobre si es conveniente decir que se hace terapia y pensar que se cura algo, me parece interesante abordar la sensacional provocación que hace muchos años lanzó Jay Haley: “Un buen terapeuta debería de cobrar por síntoma curado”. La idea pone de manifiesto su postura sobre el nivel de responsabilidad que desde su punto de vista tiene un terapeuta, es el encargado de provocar o favorecer un cambio con una serie de estrategias e intervenciones realizadas en el contexto terapéutico. Si bien es cierto que comparto la idea de que el terapeuta tiene gran parte de responsabilidad en lo que ocurre en el contexto terapéutico, tengo múltiples dudas sobre el cobro por síntoma curado (¿eliminado o diluido?):

  1. ¿Cobramos igual sin importar el tipo de síntoma? ¿Es lo mismo eliminar una adicción, detener ideaciones o intentos de suicidio que detener un problema de enuresis?
  2. ¿Se cobra cuando la cura es evidente para todos?
  3. ¿Quién determinará que el síntoma está curado?
  4. ¿Por qué no cobrar por el impacto de salud provocada? Quiero decir, si uno ayuda que un alto ejecutivo de una compañía venza a la ansiedad que no le permitía tener los mejores resultados, ¿cuánto vale esto para el ejecutivo y la empresa?

Sin duda hay que conversar sobre este tema y sobre el valor de este tipo de servicios. Quizá hay mejores ideas que los que ya trabajamos en esto no vemos de momento, ¿ustedes qué piensan’

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Terapeutas de Cuento, Terapia

¿Cómo dejamos de sembrar Emergencias?

ff2ff1b8a6082b4e7649a3e18d094405

Tanto en el contexto de terapia familiar o individual, como en las consultorías organizacionales, he podido observar que las emergencias no siempre “emergen”, muchas veces se van gestando por una serie de pequeñas acciones que hicimos o dejamos de hacer. Claro que ver esto es mucho más sencillo a posteriori, una vez que la emergencia ya está o en la puerta o cuando pudimos hacer algo para resolverla. Lo terrible es que muchas veces esas emergencias son repetidas y escaladas, es decir se vuelve a hacer o no hacer aquello que sabíamos que generaba problemas pero ahora el problema se presenta más grande y a veces hasta nos encuentra con menos recursos.

La pregunta que surge cuando esto se presenta suele ser: ¿por qué hacemos esto? El problema es que ésta pregunta nos lleva a explicaciones que no necesariamente frenan o bloquean la construcción o el “sembrado” de emergencias. De hecho el párrafo anterior es una de las explicaciones posibles y aunque al leerlo digas: “es cierto, yo a veces hago eso”, eso no implica necesariamente que dejemos de hacerlo. Pues sí, uno sólo cosecha lo que siembra. ¿Cómo dejamos de sembrar emergencias? Ese es precisamente el punto, que aunque puede haber generalidades en los patrones de comportamiento que seguimos para ello, la forma de desactivarlos depende de particularidades y no sólo implica fuerza de voluntad o conocimiento. Si así fuera, quizá la forma más sencilla de obtener un cambio sería haciendo algo diferente, ¡lo que sea! ¿No sabes qué hacer distinto?, ¿no sabes sí lo que estás pensando es realmente distinto? Pues es tiempo de buscar ayuda, que en principio eso ya puede ser algo distinto. ¿Es fácil?, no. ¿Vale la pena?, por supuesto, sobre todo si esas emergencias sembradas se están acercando cada vez más a punto de no retorno.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Empresas, Estilo de Vida, Solución de Problemas, Terapia

Terapeutas de Cuento VI. Un Buen Comienzo.

17c25e65e8b1d33d9e9857cb3a5a3c63

Usted comprenderá que un ministro de la orden no puede ir con sus colegas a contarle sus problemas, ¿se imagina? Seguramente empezarían a tratarlo a uno de forma distinta, bueno, en realidad eso sería lo de menos, el problema real sería que cometieran la indiscreción de contar EL problema.

– ¿Cuál es el problema?

He perdido la fe. Así de simple y así de complicado. Ya no le encuentro sentido a las escrituras, mucho menos a lo que digo. Además, si de casualidad se me ocurre algo un poco inteligente, luego resulta que ya lo dijo alguien más y de mucho mejor forma. De los ritos mejor ni hablamos, ya ni siquiera puedo fingir entusiasmo, me siento en una mala obra de teatro. ¿Qué hago?

– ¿Qué hacemos? Yo pensaba que la fe mueve montañas…

¡Válgame Dios!

¡Bien! Ese es un buen comienzo…

Deja un comentario

Archivado bajo Ficción, Terapeutas de Cuento, Terapia

¿Reír o Llorar?

4633620a977281bbfcdbe2401170fc67

Recuerdo que en la universidad, en prácticas de intervención en crisis, la maestra insistía en que parte importante de nuestra intervención consistía en que hiciéramos llorar al paciente. Yo, que en ese entonces era un poco más terco y combativo que ahora, a lo mejor era la edad, más de una vez armé discusiones sobre el porque sí o porque no era “esencial” que un paciente llorara. Durante varias semanas leía un poco más y de diferentes autores a los que recomendaba la maestra sólo para tener más elementos para poder decir, que aunque pudiera estar “atorada” una emoción, no era indispensable el llanto.

Después, durante la maestría, encontré más elementos y autores para sostener la idea de que no sólo no era indispensable llorar, sino que muchas veces era mejor reír. No en plan risoterapia, pero sí en plan de vamos cambiando lo que parece una tragedia en una comedia, sobre todo si no se podía hacer de la historia una épica.

Una vez terminada la maestría, y con más camino y años recorridos (¿acumulados?), me reconcilié con las lágrimas aunque nunca las hice una parte central del proceso de cambio (todavía no encuentro un término mejor que no sea terapia o consulta). Lo que sí, es que ahora no se trata de reír o llorar, sino de dejar que la expresión de la emoción se dé de la mejor manera que considere el consultante (sigo sin un término más adecuado que no haga referencia a la enfermedad como: paciente). Después de todo, ¿quién soy yo o cualquier otro psicólogo o terapeuta para determinar si el que está en frente TIENE que reír o llorar? Ambas formas de expresión pueden ayudar, ambas son parte de las historias que nos contamos y que somos, y bien vale reír y llorar cuando se siente que eso toca, sea en un contexto de ayuda, en compañía o en soledad. No vaya a ser que nos convirtamos en personajes de poquitas emociones, sin matices o acartonados. Dejémosle eso a los solemnes, o a las figuras públicas que no se pertenecen a sí mismas o que les parece que deben ser así porque nosotros les pertenecemos.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Estilo de Vida, Terapia