Archivo de la etiqueta: Cambio

Terapeutas de Cuento XVII. Alimento para Gusanos.

d53962b699a978582efb6412d7f03a40.jpg

La espiritualidad siempre ha sido un tema importante para mi, y de hecho suelo abordar el esa área con mis pacientes, así que un día decidí preguntarle a mi maestro sobre alguna recomendación para que mis pacientes resistentes o escépticos pudieran ver la relevancia de incorporar esto a sus vidas. Después de dar un trago a su café, me dijo:

-Deja te cuento una historia, hace no tanto tiempo llegó conmigo un paciente que estaba atravesando por un duelo muy difícil, su única y joven hija acababa de morir en un accidente automovilístico y eso había puesto para él todo su mundo de cabeza. Estaba muy molesto con la vida y se estaba cuestionando mucho por qué había pasado tanto tiempo trabajando para un futuro que ahora, a todas luces sería diferente. Cuando le pregunté por sus creencias, me dijo: “Nunca he creído en dios, ahora mismo se me haría todavía más tonto hacerlo. Estoy convencido de que cuando morimos todo acaba, y que cuando esto pasa nos convertimos en alimento para gusanos”. Pude haber cuestionado esa creencia, hasta me había dado la posibilidad de hacerlo porque me dijo que había cremado a su hija, ¿acaso no quería que fuera alimento para gusanos? Pero eso hubiera sido darle preferencia a mi interés por ese tema en lugar de atender el enojo que cubría la tristeza y el miedo ante un futuro incierto. Mejor me centré en trabajar en dolor y el enojo, lo que eventualmente nos llevó a ver cómo podía reinventarse para tener un presente menos duro y un futuro al que quisiera dirigirse.-

Creo que se dio cuenta de que me sentí un poco tonto por buscar darle prioridad a mis temas sobre los de los pacientes, y mientras veía el espresso que había preparado para mi me dijo -Lo más curioso es que al final terminó dejando su trabajo y puso un negocio, ¿sabes de qué?- Antes de que yo pudiera decir algo rápidamente respondió -Composta. Dijo que quería aprovechar a los gusanos antes de que estos se alimentaran de él.-

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Escribir, Ficción, Terapeutas, Terapeutas de Cuento

3er Experimento del Año. 29 Días de Duchas Frías.

7a475d8f29275bcddab70e08f908d045

Decidí probar con baños de agua fría después de leer que algunos de sus beneficios son:

  • Estimular el sistema inmune
  • Aumentar el estado de alerta
  • Mejorar la circulación
  • Disminuir los niveles de estrés

Debo confesar que cuando puse este experimento para Marzo, pensé que para este mes la temperatura ambiente sería más cálida de lo que encontré, de ahí que 2 de los 31 días del mes regresé a la temperatura normal que utilizaba al ducharme. También debo decir que antes de hacer este experimento era de esas personas que les gusta bañarse con agua muy caliente, “para pelar pollos” dicen aquí en México, y que el primer cambio que encontré con este experimento es que ahora ya no uso una temperatura tan alta para la ducha.

Pero bueno, intentaré poner un poco más de orden a esta experiencia que, como ya dije, uno de los beneficios inmediatos que me trajo a mí es utilizar agua menos caliente y  por lo tanto gastar un poco menos en gas (lo sé, debería cambiar a calentadores de agua solares). Al principio intenté aproximarme a este cambio desde la inmersión total al frío, es decir, directamente con agua fría sin un momento previo de adaptación y con la idea de que controlando la respiración podría hacer más tolerable el frío. No sé si fue porque antes me bañaba con agua muy caliente, si la temperatura ambiente influyó mucho, si nunca pude dominar del todo mi respiración, o por una mezcla de todo lo anterior, pero este acercamiento me resultó bastante difícil, así que decidí probar con una disminución paulatina de la temperatura mientras me bañaba. Este cambio funcionó muy bien y gradualmente fui disminuyendo el tiempo en que utilizaba agua tibia, consiguiendo dejar de usar agua caliente y controlando la respiración ante la sensación de frío cada vez mejor.

Este punto, la respiración, es quizá lo más interesante que pude ver con este experimento, pues si bien ya había visto la influencia que tiene en mi la manera en que respiro en situaciones como yoga, meditación y ejercicio en general, mi forma de reaccionar ante las duchas frías no era la mejor y mi respiración se aceleraba fácilmente o se volvía poco profunda, algo parecido a lo que me sucedía en situaciones de estrés. Esta forma de respirar de manera profunda o, si se quiere, con más consciencia, es algo que me funciona a mi para conducirme mejor ante situaciones de estrés, así que podríamos decir que este beneficio de los baños de agua fría sí lo pude ver de manera directa. No me enfermé en este tiempo, pero no puedo asegurar que mi sistema inmune haya sido estimulado, así como tampoco puedo decir que mi circulación haya mejorado, después de todo, nunca he tenido problemas con ella. El otro punto, el estado de alerta, ese sí que lo sentí de manera directa, pues conforme avanzó el mes fui teniendo muchos más días en los que me levantaba antes de que sonara el despertador.

Me parece que el experimento fue muy bueno y que eso de ya no usar el agua tan caliente a la hora de bañarme es algo interesante, pues conseguir cambios en hábitos muy arraigados es algo que me gusta, aunque sea en algo tan banal como ducharse. En una de esas y es cierto eso de que mientras más se practica el cambio, más flexible se vuelve uno en otras áreas.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Estilo de Vida, Experimentos, Motivos Personales

Crítica o Retroalimentación.

2136884869_b244ab7d05_z

En estos días está en boca de los medios deportivos mexicanos como el dueño del Guadalajara, Jorge Vergara, explicó el mal momento de su equipo como un problema que no dependía tanto de él, pues era una cuestión de rendimiento de los jugadores e incluso criticó el desempeño de uno en particular. Evidentemente esto generó muchas críticas, que terminan siendo algo parecido a lo que él hizo, así que va este escrito en un intento de retroalimentación.

La crítica es sobre el pasado, aunque a veces se puede pedir que se haga algo distinto a eso que se hizo así de mal o no tan bien como se quería. Muchas veces está cargada de suposiciones sobre por qué se hizo lo que se hizo, ideas sobre las posibles intenciones y hasta conjeturas de cuál podría ser el plan maquiavélico detrás de dicha ejecución. Es decir, aunque la crítica tiene mucho que ver con lo que se ve, con el resultado y con el proceso, está mucho más centrada en lo que no se ve.

Por otra parte, la retroalimentación habla del resultado, señalando claramente si se llegó o no a él, apuntando si hubo una ligera o gran discrepancia en aspectos específicos. Generalmente, después de hablar del resultado la retroalimentación aborda el tema del proceso, clarificando si una acción no se hizo, si se realizó mal o si estuvo hecha fuera de tiempo. Además de buscar centrarse en lo que se ve, la retroalimentación tiene énfasis en que en el futuro se consiga el resultado deseado, ya sea por una corrección en acciones, o por el desarrollo de habilidades. La crítica califica, mientras que la retroalimentación señala con candor que se puede mejorar.

Una y otra tienen que ver con expectativas y definiciones, algo que no siempre está tan claro ni en el trabajo ni en cuestiones relacionales. Ambas se utilizan de manera indistinta, generando problemas de ejecución, comunicación y hasta de relación. El primer paso es identificar cuando se usa una y cuando la otra, el segundo es entender que hay momentos para hacer cualquiera de las dos de manera individual y otros, que suelen ser pocos, grupal. Mientras que se está en el proceso de aprender a usar estos dos conceptos y a hacerla de líder o dirigir un grupo, más vale practicar en espacios individuales. De lo contrario se prestará a malos entendidos, sobre entendidos y todo terminará complicándose. Más vale pensar lo que se va a decir, que luego querer explicarlo de manera retroactiva. Más vale pensar como se va a responder, que vivir reaccionando ante las consecuencias no contempladas.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Comunicación, Conocimiento, Cultura, Desarrollo Organizacional, Empresas, Futbol, Juego, México, Organizaciones, Psicología

Utilizar metáforas del Campo.

88574da72afc9be538ea16f8058eb31c

No es que no se utilicen, después de todo muchos decimos que con buen trabajo se siembra más trabajo, o que las propuestas de proyecto es sembrar, aunque no siempre se coseche o a veces la coseche tarde un poco más. Quizá así sería más fácil hablar de crecimiento orgánico y cultivar relaciones. Podríamos también entender mejor los ciclos y las estaciones, y en una de esas entenderíamos que así como hay árboles que tardan en llegar a su madurez productiva, así hay negocios que requieren de más tiempo que otros, y probablemente cuidaríamos más de sobre explotar los negocios, las relaciones y el esfuerzo de la gente. El problema puede estar en que para esto tendríamos que estar más cerca del campo y entender mejor a la tierra. Bueno, a lo mejor esto también es parte de la solución.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Conocimiento, Cultura, Desarrollo Organizacional, Ecología, Empresas, Estilo de Vida, Motivos Personales

¿Qué seguirías haciendo si ganas la lotería?

lottery-174132_960_720

Las probabilidades son verdaderamente ridículas, así que quizá mucha gente no le encuentre el sentido a la pregunta que da título a esta publicación. Pongámoslo entonces de esta forma: ¿qué de tu vida seguirías haciendo de la misma manera si el dinero no fuera una preocupación de tu vida? De una u otra manera en que se plantee la pregunta, muchas veces el tipo de respuestas que se le dan nos muestran lo que más nos importa, lo que haríamos aún si tuviéramos tanto dinero como para cumplir cualquier fantasía, o simplemente para no preocuparnos.

Así que, a centrarse en lo importante y hacer lo que se valora. A priorizar con base a eso. Es cierto, a lo mejor para eso ahora hay que sacar adelante cuestiones económicas. El punto es no olvidar que eso es un puente, que el dinero es un medio, no un fin en sí mismo. Porque si lo convertimos en el fin, la carrera será interminable.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Cultura, Estilo de Vida

Dar Nuestro Tiempo.

b0ebc55899255120e54b1cf19df6ac88

No es que unos tenga más tiempo que otros, más bien se organizan mejor e invierten las horas necesarias para la preparación y la ejecución. No es que los que parecen más ocupados sean aquellos que más hacen, es que no planean, sobreestiman o subestiman el tiempo en el que se tardarán haciendo algo; o quizá les falte práctica, o conocimiento. Quizá es que desconocen cuándo y cómo hacen mejor el trabajo. Quizá es que le dicen que sí a lo que en realidad le quieren decir que no. Probablemente sea que no han visto que lo que somos, es tiempo. Que aquello a lo que damos tiempo, es aquello a lo que nos entregamos. Dar nuestro tiempo, y nuestra atención, es todo un regalo.

GLM

2 comentarios

Archivado bajo Cambio, Cultura, Desarrollo Organizacional, Educación, Empresas, Estilo de Vida

Reaccionar ≠ Responder

20

Reaccionar y Responder son de esas palabras que a veces utilizamos como sinónimos en nuestra vida, cuando no lo son. Reaccionar viene de Reacción, que según la RAE tiene dentro de sus diferentes acepciones dos que me gustaría destacar:

  1. f. Acción que se opone a otra.
  2. f. Forma en que alguien o algo se comporta ante un determinado estímulo.

Por otra parte, de Responder -que viene del latín respondere– me gustaría tomar:

  1. tr. Contestar algo para resolver lo que se pregunta o para atender una comunicación.

Muchas ocasiones nos la pasamos reaccionando. Ante los demás, las situaciones, los problemas y hasta lo que nos dicen sin que lo escuchemos plenamente. Cuando respondemos, cuando “realmente” nos ponemos a escuchar y nos proponemos resolver las situaciones o problemas, o si pensamos seriamente si lo que se nos está presentando o diciendo necesita una respuesta, solemos obtener mejores resultados que cuando simplemente reaccionamos. La clave está en identificar cuando reaccionar y cuando responder, así como prever reacciones y respuestas, las que podemos hacer y provocar.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Conocimiento, Cultura, Educación, Estilo de Vida

Comparaciones y Constantes.

phyllotaxy

Pareciera que dichos conceptos no tienen relación, pero a final de cuentas uno es el que relaciona o separa las ideas (y a las personas también), así que mejor empiezo el post antes de irme más por las ramas. Aunque se dice que las comparaciones son odiosas, comparar es una acción básica para el aprendizaje y el conocimiento, el problema está en hacer las comparaciones entre dos cosas que tienen distintas funciones o cuyos atributos son tan distintos que en el ejercicio de contrastar parecerá que uno está por encima del otro o es “en esencia” mejor. ¿Qué pasa cuando llevamos esto a las personas? Pues resulta que una puede quedar al final como mejor que la otra, sin que “realmente” lo sea, pues es precisamente el punto desde el que se hace la comparación lo que resalta unos atributos y deja otros de lado. Lo interesante es que no nada más hacemos esto con los demás, sino que también lo hacemos con nosotros mismos, y a veces comparamos nuestra situación o vida con la de otra u otras personas que están en un punto diametralmente distinto, o que han tenido un camino tan diferente, que la comparación no es tan pertinente.

Por otra parte, constante es aquello que permanece aunque todo lo demás cambie. Algunas constantes son famosas, como Pi (3.14159265359…), y además de permitirnos explicarnos muchas cosas, nos sirven para hacer cálculos, hacer funcionar algunas cosas e incluso solucionar problemas. Pero, también hay constantes que impiden el crecimiento o que sólo nos ayudan a explicar porqué las cosas permanecerán igual. Por ejemplo, eso pasa mucho con la idea de que algo “es cultural“, o con la idea de que alguien “es” de una forma y por lo tanto no cambiará. Cuando lo constante es que nos comparemos desde un punto de vista negativo, ya sea pensando en las habilidades, situaciones o en los bienes de alguien más, entonces no sólo armamos una fórmula para estancamiento, sino para que nuestro esfuerzo, motivación y dedicación disminuyan.

Ya que las comparaciones son inevitables, pues mejor hay que compararnos con nosotros mismos y desde esa perspectiva plantear que queremos que siga constante y qué no. Suena sencillo, ¿verdad?, la cuestión es que no porque sea sencillo, será fácil. Pero bueno, es bien vale escribirlo en otro post.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Conocimiento, Cultura, Educación, Estilo de Vida, Experimentos, Identidad, Motivos Personales, Psicología

Cambiar las acciones…

George-costanza

… ayuda mucho a obtener resultados diferentes. Probablemente suene a una de esas verdades de a kilo que están en muchos de los libros de autoayuda, de hecho, me parece que en más de alguno aparece esta idea y que muchas veces se le atribuye a Einstein aquello de: “si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. El problema es quizá que para mucha gente eso de distinto es demasiado abstracto, entonces suelen ayudar ideas como el principio Constanza, que debe su nombre a un personaje de la serie Seinfeld quien al darse cuenta de que su vida es justamente lo opuesto a lo que había pensado, decide comenzar a hacer exactamente lo contrario que haría normalmente. Hay que decir que esto le da resultado hasta que lo diferente comienza a hacerse un poco insoportable y los viejos hábitos lo traicionan.

Como mucho de cambiar las acciones tiene que ver con los hábitos, y en ocasiones éstos los tenemos asociados a algún aspecto de nuestra identidad, a veces conviene no cuestionar tanto la identidad y simplemente hacer un pequeño cambio en el orden de las acciones o hábitos, sólo para ver si el orden de los factores altera el producto. Ya después se podrá ver si una vez modificado el resultado, hubo algún cambio en la identidad percibida y si este es bueno, malo o simplemente es. Cuando cambiar las palabras no funciona, suele ser útil cambiar las acciones.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Comunicación, Conocimiento, Cultura, Estilo de Vida

Los Sentimientos Como Propiedades Emergentes.

IMG_4641

La frase de la imagen que encabeza esta publicación me parece sumamente interesante, podría decir incluso que me resulta bastante potente. ¿Por qué?, pues precisamente porque presenta la posibilidad de entender los sentimientos como algo que sucede entre la gente, por su interacción, como una propiedad emergente de un sistema, es decir, como algo más que la suma de las partes de un conjunto. No es que la idea sea novedosa, desde hace mucho tiempo se dice en la terapia familiar que cambiando las interacciones no sólo cambian los resultados, sino que cambian también los sentimientos en un sistema. La cuestión está en que vivir los sentimientos como algo que pasa entre la gente, por su interacción, podría darles un carácter un poco más comunitario o social, cambio de enfoque que quizá podría ayudar en algunos casos a generar cambios.

Por el momento dejaré esta idea en desarrollo, para buscarle más aplicaciones en terapia y otros contextos relacionales en los que participo. Quizá aquí hay una veta interesante para armar algo similar a aquella propuesta que hablaba de la gramática de los sentimientos.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Conocimiento, Desarrollo Organizacional, Estilo de Vida, Psicología, Terapia