Archivo de la etiqueta: Comunicación

Retroalimentación.

339449f31e2201619482cbd16e318da3

Tanto si te dicen que algo que hiciste les gusta o no les gusta, o te dicen el clásico: “está bien, pero…”, es más, el silencio también es una retroalimentación. El punto es entender qué es lo que nos están retroalimentando, pues muchas veces no es el trabajo en sí ni nuestra persona per se, y es que muchas veces es lo que provoca nuestro trabajo en esa persona que lo ve, lo lee o lo escucha, pero el problema es que muchas veces las personas no están acostumbradas a analizar esa parte y a ponerle palabras.

¿Cómo nos van a decir que se sienten cuestionados si eso lo asocian a algo negativo?, ¿cómo decir que les pusimos enfrente una pregunta que no habían contemplado y para la que no tienen respuesta?, ¿qué pasa si lo que hicimos confronta su visión del mundo? Bueno, si muchas veces hasta es difícil decir porque algo nos parece mal, quizá por eso es más fácil tomar parámetros de un tercero para aplicárnoslos, así hasta parece que no es que el que retroalimenta lo piense así, más bien es “la regla” o “escala” que está aplicando.

¿Y que pasa cuándo nos toca a nosotros retroalimentar a alguien sobre su trabajo?, ¿qué tan específicos somos?, ¿qué tan claro tenemos que en ese momento estamos siendo jueces y qué es lo que estamos juzgando? Cuando lo hacemos, ¿retroalimentamos la acción o a la(s) perona(s)?, ¿es para mejorar o para que algo no se vuelva a hacer?

Mientras más claro tengamos cómo se nos retroalimenta, cómo lo hacemos nosotros y sobre qué vamos a estar hablando y escuchando, es más fácil vivir este proceso. ¿Cómo sabes que una retroalimentación es efectiva?, sencillo, si se continúa haciendo lo que estuvo bien y se cambia lo que estuvo mal. Todas estas ideas son fáciles de decir y quizá también de comprender, el detalle está en practicarlas.

GLM

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Comunicación, Cultura, Desarrollo Organizacional, Organizaciones, Psicología, Solución de Problemas

Tu Inteligencia Puede Jugar en Tú Contra

danger-019

Si siempre encuentras explicaciones que dicen que todos los demás están mal y que tu eres una víctima de sus errores o los de las circunstancias. Si tu lógica parece infalible pero tus resultados no son los que deseas, o si sabes tanto que te quedas paralizado al contemplar todas las cosas que pueden salir mal. Entonces tu inteligencia está jugando en tu contra.

O si la has usado tantas veces para salirte con la tuya aún estando equivocado, porque siempre encuentras una excusa o el argumento perfecto para quitarte la responsabilidad o para echarle la culpa a alguien más, aunque te salgas con la tuya tu inteligencia está jugando ahí en tu contra. Y es que al final siempre hay y habrá consecuencias, las mentiras y engaños que haces a los demás y a ti mismo con tu maravillosa inteligencia terminarán dejándote solo, y entonces podrás tener toda la razón, pero probablemente no tengas mucha satisfacción.

Cuidado, porque tu inteligencia también te puede hacer tonto a ti mismo.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Conocimiento, Cultura, Educación, Estilo de Vida

¿Se Pueden “Desgastar” las Palabras?

16fb0739820f0b7141956ac5f3df8cd2.jpg

No sé si les haya pasado, pero yo he conocido personas que utilizan mucho una palabra y después de un momento de plática me he puesto a dudar de si sabe qué significa o, en otros casos, empiezo a sentir que la palabra la empiezo a ver más como una muletilla, hasta me parece que pierde peso. Por eso la pregunta del título, ¿será que hay palabras que podemos desgastar de tanto utilizarlas?

Siguiendo con la idea de la repetición excesiva, me he encontrado con personas que a todos los que van saludando o a quienes me van presentando les dicen que los quieren mucho o que me quieren mucho, y a lo mejor es que soy muy amargoso, pero después de un tiempo me termina pareciendo que pues al final no nos han de querer tanto o a lo mejor no quieren tan profundo.

También me sucede cuando escucho un rato a esos adolescentes de posición acomodada que dicen que odian todo, bueno, realmente dicen que odian todo aquello que no les gusta. Entonces me pregunto si la palabra perderá peso o si el odio ganará terreno. ¿Será entonces que a veces volvemos huecas a las palabras?, ¿o habrá palabras que podrán llenar contextos y discursos por simple repetición?

Qué pasaría si saboreáramos más lo que decimos, si pensáramos que tanto las palabras dulces, ácidas y amargas que digamos en algún momento es probable que tengamos que tragárnoslas. ¿Y si pensáramos que cada una de ellas tenemos que honrarlas? No sé, quizá es que a mi me gustan mucho las palabras y lo que hacemos con ellas. Comenzaré por cuidar más cuáles uso y cómo lo hago.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Comunicación, Conocimiento, Cultura, Educación, Escribir, Motivos Personales, Preguntas

Los Equipos y las Dificultades.

captura-de-pantalla-2017-03-04-a-las-18-55-25

Muchas veces es en las dificultades en dónde los equipos crecen, pues ellas los obligan a desarrollar nuevas capacidades. Esto sucede cuando un equipo se encuentra ante un problema común, puede cohesionarse más y promover que el esfuerzo aumente ante éste, ya sea porque uno o más de sus miembros muestran que no se rendirán ante la situación que se presenta adversa, porque se recuerda que el objetivo vale la pena con todo y el trabajo “extra” que implica, o porque se tiene definida una meta posterior a la que no se puede llegar si no se atraviesa el obstáculo.

Otras ocasiones los problemas desgastan a los equipos, ya se porque no había suficiente unión para enfrentar algo así, porque el dilema es demasiado grande o llegó precisamente en el peor momento para el grupo, para uno o varios de sus miembros. Esto se nota cuando las quejas son más que los comentarios positivos, cuando se olvidan los motivos o se empieza a dudar de ellos, o incluso porque ya se terminó el ciclo de vida de dicho equipo y sus miembros dejaron de sentir que crecían en él o comenzaron a creer que aportaban más que los demás.

He formado parte de equipos que han vivido de los dos tipos de situaciones anteriores. He lamentado cuando no he podido hacer algo para sobrepasar la dificultad, y he reflexionado para comprender lo que los otros integrantes hicieron o dejaron de hacer. Hoy agradezco los equipos de los que soy parte, pues siento que nos pertenecemos y nos participamos.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Comunicación, Cultura, Desarrollo Organizacional, Empresas, Estilo de Vida, Negocios, Organizaciones, Solución de Problemas

Cosas de la Escritura.

Captura de pantalla 2015-12-22 a las 6.55.56 p.m.

Escribir no es fácil todos los días, sin embargo mientras más lo haces más inevitable se vuelve escribir algo, aunque sea muy breve. Sobre todo cuando uno se da cuenta de que no todo es publicable o compartible, pero que no por eso hay que dejar de escribirlo. Cuando el trabajo implica escribir, ya sea como documentación o para crear algún texto, hay períodos en los que la escritura se vuelve esquiva. Algunos le llaman “bloqueo de escritor”, otros simplemente dicen que son una especie de excusa para no hacer el trabajo, que a veces hay miedo de no escribir algo tan bueno o que se teme recibir una crítica y por eso no se escribe.

Hay días en que cualquier idea, comentario o imagen ayudan a que surjan un montón de cosas que escribir. Otros uno anda por la vida pidiendo un tema, buscando artículos o imágenes que detonen algo, o explorando viejos cuadernos en los que pueda aparecer una idea que se abandonó hace un tiempo o se dejó inconclusa. También hay períodos, que suelen ser esos que están acompañados de una fecha límite, en los que todas las ideas que surgen están alejadas de ese proyecto que se tiene que terminar; entonces no se deja de escribir, pero pareciera que la escritura nos aleja de eso que se tiene que terminar lo más pronto posible.

Lo bonito es que una vez que la escritura se hace hábito, se vuelve algo necesario. Ayuda a ordenar ideas, a pensar mejor las cosas, y a veces se convierte en la vía para seguir inventando una vida distinta, una palabra a la vez, un párrafo seguido de otro, con una coma por aquí, un punto y coma cuidadosamente colocado, y un punto final que puede terminar con una idea o incluso un proyecto, pero que, una vez colocado, sabes que lo que realmente hace es dar inicio a esa otra idea que hay que escribir para que todo vuelva a empezar.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Comunicación, Conocimiento, Escribir, Estilo de Vida, Motivos Personales

Todas las Posibilidades del Silencio.

19032012281

Puede ser utilizado como agresión, el silencio que esgrimes como un muro dice en alguna canción Joaquín Sabina, puede ser visto como un recordatorio de la soledad e incluso saludarlo creyendo que es la oscuridad misma, como lo hicieron Simon y Garfunkel en The Sound of SilencePero también puede ser un espacio en el que uno puede “encontrarse a sí mismo”, como hacen los que practican la meditación, o puede incluso ser un espacio anhelado, como sucede con las mamás o papás que pasan toda una noche cuidando a un niño enfermo.

Quizá tiene que ver con la manera en que entramos en silencio. Probablemente tenga que ver también con la manera en que estamos con nosotros mismos. A lo mejor es que cada silencio es diferente, según las circunstancias y el contexto en el que se produce, de ahí que pueda haber silencios incómodos y otros que son maravillosos. ¿Qué pasa con el silencio en el trabajo? Pues, también comunica muchas cosas, y como en todas las versiones de la comunicación, puede ser susceptible a múltiples interpretaciones, buenas, malas y regulares; o mejor dicho, productivas, no productivas e “intrascendentes”.

En cualquiera de los casos, vale la pena preguntarse qué está comunicando uno con sus silencios y qué le pueden estar a uno comunicando con éstos mismos, y ante la duda, bien vale la pena romper el silencio con una pregunta. Sobre todo si esta es desde la curiosidad que invita a la conversación y a una mayor claridad, en vez de desde las suposiciones que generan un ruido ensordecedor ahí dónde el silencio pudo invitar a germinar a una bella idea.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Comuicación, Conocimiento

La Ilusión de la Comunicación.

¿¡!?

No, el día de hoy no me voy a poner a recitar esos puntos que todos creemos saber sobre la comunicación, ni siquiera aquel de: “es imposible no comunicar”. Pfff, se me salió, ustedes disculpen. El título de hoy surgió al pensar en todas las maneras en que alguien puede hacernos llegar un mensaje hoy en día, y cómo a pesar de esto no estamos más comunicados, ¿o sí? Vamos revisando las formas en que supuestamente nos podemos comunicar: Teléfono, teléfono celular o móvil, mensajes sms, mensajes por WhatsApp o Telegram, Twitter y sus mensajes directos, Facebook y su mensajero, y, el que ya parece todo un abuelo, el correo electrónico.

Quizá parte del problema es que algunos de los medios de comunicación “asincrónica”, los tratamos como si fueran medios de comunicación sincrónica. Es decir, formas de comunicarnos que no necesariamente están hechas para responderse en el momento, las usamos como si lo fueran. Es probable que el correo ya no se utilice tanto por algunas generaciones precisamente porque no se siente tan inmediato, y ahora sea más una forma de comunicación que parece hecha para dejar “evidencias” de que alguien dijo algo en un momento, o que no lo hizo. ¿Suena muy complicado?, a ver, ¿por cuál de los medios mencionados es más fácil comunicar una emergencia?, ¿por cuál es más conveniente tener una conversación “importante”?

Muchos estarán pensando en WhatsApp o alguna otra plataforma similar, pero, siendo sinceros, ¿cuántos de ustedes no han silenciado alguno de esos grupos en los que están? o, ¿cuántos de los que les envían mensajes por este medio utilizan bien los signos de puntuación? Y es que o se mandan un sin fin de chistes, cadenas, imágenes graciosas o hasta canciones, o se escribe como si no se tuviera la mínima idea de dónde va una coma, un punto o como si diera lo mismo usar una “q” y una “k”. Quizá es un síntoma de mi edad, pero sí me parece que este canal y sus formas de utilizarlo llevan fácilmente a malos entendidos; aún en su modalidad de mensaje de voz. ¿Los mensajes de Twitter y Facebook? Bueno, difícilmente serán un canal inmediato “real”, y todavía es menos probable que sea el mejor medio para comunicar urgencias o cosas trascendentales. ¿O sí lo son para ustedes?

Las llamadas telefónicas, a móvil o teléfono fijo, siguen siendo un medio rápido, relativamente confiable en el que contamos además con la inflexión de la voz, algo que le da más matices a la comunicación verbal y que proporciona más elementos para tener las cosas un poco más claras. Pero díganme, ¿por qué no utilizar más la conversación cara a cara?, sobre todo cuando podemos, sobre todo con quién nos importa, sobre todo con quiénes realmente nos queremos comunicar. Lo interesante es, que aún con todos estos medios, siempre quedará la pregunta de si “realmente” nos comunicamos.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Comuicación, Conocimiento