Archivo de la etiqueta: Conocimiento

Mayorías

a9b2374e41472723fe3b2e492e89bf43

Cuando trabajaba en el Centro de Estudios de Opinión de la U. De G., llegó a mí una frase que me causó mucha gracia en su momento:

“Si miro la inmensidad de las estrellas, soy un punto en el espacio. Si veo lo grande que es el mundo, soy un grano de arena. Si veo las encuestas, ahí soy el 20%”

Es cierto, no es muy graciosa, a lo mejor así es el humor de los opinólogos, encuestadores y anexos, pero sirve para ilustrar un poco cómo todo depende del punto de vista, y que se puede jugar bastante con los porcentajes para sustentar un argumento. Lo que me parece muy interesante es que muchas veces no se necesitan siquiera los porcentajes, basta con decir: “la gente”, o si se quiere ser más contundente: “la mayoría de la gente”. Utilizar el argumento de la mayoría es sumamente efectivo cuando uno se está dirigiendo a un grupo de personas que no está bien informado, y además puede generar gran atracción si el grupo o la persona a la que se está hablando puede verse beneficiada de ser parte de esa mayoría.

Esto de hablar por las mayorías, lo utilizan los publicistas y los políticos cuando faltan argumentos y se le quiere dar peso a un mensaje, pero también lo utilizamos sin darnos cuenta cuando queremos convencer sin tener nosotros mismos tanta información. Luego pasa algo curioso, llega un punto en el que después de ver muchos mensajes que hablan de mayorías uno se encuentra cómodamente fuera de ellas, ¿será esto algo bueno? No lo sé, pero me esto me recuerda a otra frase, ésta atribuida a Mark Twain:

“Cuando te encuentres del lado de la mayoría, debes hacer una pausa y reflexionar”

Así que, vale la pena reflexionar si utilizamos sin fijarnos el argumento de: “la mayoría”, si “caemos” en él o si estamos buscando “nuestra” propia mayoría, algo muy distinto que el bien común, pero eso ya es tema para otra publicación.

GLM

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Conocimiento, Cultura, Estilo de Vida, Identidad, Investigación, Mercadotecnia, Organizaciones

Crítica o Retroalimentación.

2136884869_b244ab7d05_z

En estos días está en boca de los medios deportivos mexicanos como el dueño del Guadalajara, Jorge Vergara, explicó el mal momento de su equipo como un problema que no dependía tanto de él, pues era una cuestión de rendimiento de los jugadores e incluso criticó el desempeño de uno en particular. Evidentemente esto generó muchas críticas, que terminan siendo algo parecido a lo que él hizo, así que va este escrito en un intento de retroalimentación.

La crítica es sobre el pasado, aunque a veces se puede pedir que se haga algo distinto a eso que se hizo así de mal o no tan bien como se quería. Muchas veces está cargada de suposiciones sobre por qué se hizo lo que se hizo, ideas sobre las posibles intenciones y hasta conjeturas de cuál podría ser el plan maquiavélico detrás de dicha ejecución. Es decir, aunque la crítica tiene mucho que ver con lo que se ve, con el resultado y con el proceso, está mucho más centrada en lo que no se ve.

Por otra parte, la retroalimentación habla del resultado, señalando claramente si se llegó o no a él, apuntando si hubo una ligera o gran discrepancia en aspectos específicos. Generalmente, después de hablar del resultado la retroalimentación aborda el tema del proceso, clarificando si una acción no se hizo, si se realizó mal o si estuvo hecha fuera de tiempo. Además de buscar centrarse en lo que se ve, la retroalimentación tiene énfasis en que en el futuro se consiga el resultado deseado, ya sea por una corrección en acciones, o por el desarrollo de habilidades. La crítica califica, mientras que la retroalimentación señala con candor que se puede mejorar.

Una y otra tienen que ver con expectativas y definiciones, algo que no siempre está tan claro ni en el trabajo ni en cuestiones relacionales. Ambas se utilizan de manera indistinta, generando problemas de ejecución, comunicación y hasta de relación. El primer paso es identificar cuando se usa una y cuando la otra, el segundo es entender que hay momentos para hacer cualquiera de las dos de manera individual y otros, que suelen ser pocos, grupal. Mientras que se está en el proceso de aprender a usar estos dos conceptos y a hacerla de líder o dirigir un grupo, más vale practicar en espacios individuales. De lo contrario se prestará a malos entendidos, sobre entendidos y todo terminará complicándose. Más vale pensar lo que se va a decir, que luego querer explicarlo de manera retroactiva. Más vale pensar como se va a responder, que vivir reaccionando ante las consecuencias no contempladas.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Comunicación, Conocimiento, Cultura, Desarrollo Organizacional, Empresas, Futbol, Juego, México, Organizaciones, Psicología

Serás Juzgado.

333216-CourtJudgeJustice-1328653153-385-640x480

Por lo que haces y lo que no haces. Si lo haces de buenas o de malas y si tienes la mejor de las intenciones o sólo estás buscando sacar provecho. Además, lo que para algunas personas parecerá bueno, para otras será un acto tremendamente egoísta. Si hablas o escuchas, si tienes un fundamento o si estás diciendo lo primero que cruzó por tu mente. Sí, serás juzgado. Por la gente que no te conoce, por los que te han visto una o dos veces, por la gente con la que trabajas y con por aquellos para los que trabajas, por tus amigos, familiares, pareja e hijos. Serás juzgado. A veces al calor de una emoción, otras con el análisis de lo observado, unas más con lo supuesto, e incluso con lo que haces recordar a algunas personas. Serás juzgado como juzgas y, en ocasiones, de manera más dura.

Ahora que ya sabes que serás juzgado, que tienes esta certeza de que tus acciones y la falta de ellas serán calificadas, ¿qué te detiene a actuar?, ¿qué impide que hagas lo que te apasiona? Sobre todo si tú tienes claro que tu intención es buena, que estás haciendo tu mejor esfuerzo y que estás tomando en cuenta toda la información que sí tienes e incluso estás investigando para conocer algo nuevo. Cuida como juzgas y como te juzgas a ti mismo, porque de esa forma puede que actúes con más justicia. De cualquier modo serás juzgado, así que actúa (o no) con la mayor consciencia posible de tus actos y con la mayor responsabilidad de las repercusiones previstas y las imprevistas.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Conocimiento, Cultura, Educación, Estilo de Vida, Identidad, Investigación, Motivos Personales, Organizaciones, Psicología, Violencia

Armonías.

c6a5f09cbfe4a3905727cef152e56d8c

En la música se habla de armonía cuando combinan sonidos que siendo diferentes, al sonar al mismo tiempo dan la sensación de que van unidos. Desde la estética, armonía es el equilibrio de las proporciones entre las distintas partes de un todo. En los sabores, la armonía se da cuando no hay un sabor que sobresale por encima de otro y la combinación es tan agradable que llega a tocar varias de las distintas papilas gustativas de forma agradable. A veces también hay armonía en los negocios, cuando una idea, un producto o un servicio se llevan a cabo con el cuidado necesario para que además de cumplir su función, puedan hacerlo en un contexto de respeto para quienes lo hacen y quienes se benefician de ello; cuando encuentran el medio exacto para exponerse y entregarse, y cuando además de todo esto forman parte integral de una comunidad. Lo he visto con algunas cafeterías que respetan el grano, a quienes lo producen y a la tierra en la que se cultiva; también en algunas cervezas artesanales, que producen en serio y no en serie, que hacen énfasis en el sabor y no buscan nada más embriagar y aficionar a la gente; también lo he visto con algunos productores y comercializadores de vino de mesa que son conscientes de toda la historia que hay en cada tipo de uva, en cada región y en el hecho mismo de cultivar la uva y producir el vino.

Al parecer, estas armonías se dan cuando se entiende que es importante un equilibrio entre el campo y la industria, cuando se entiende que no son lo mismo pero pueden interactuar de manera respetuosa, cuando hay un compromiso con la sociedad en su conjunto, con las comunidades que producen, quienes comercializan y quienes consumen. No, no es que se trate de un “simple” ganar-ganar, es algo que va más allá de eso, algo que se parece al vivir-vivir, convivir y colaborar.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Alimentación, Conocimiento, Cultura, Ecología, Educación, Empresas, Estilo de Vida, Negocios, Sustentabilidad

Utilizar metáforas del Campo.

88574da72afc9be538ea16f8058eb31c

No es que no se utilicen, después de todo muchos decimos que con buen trabajo se siembra más trabajo, o que las propuestas de proyecto es sembrar, aunque no siempre se coseche o a veces la coseche tarde un poco más. Quizá así sería más fácil hablar de crecimiento orgánico y cultivar relaciones. Podríamos también entender mejor los ciclos y las estaciones, y en una de esas entenderíamos que así como hay árboles que tardan en llegar a su madurez productiva, así hay negocios que requieren de más tiempo que otros, y probablemente cuidaríamos más de sobre explotar los negocios, las relaciones y el esfuerzo de la gente. El problema puede estar en que para esto tendríamos que estar más cerca del campo y entender mejor a la tierra. Bueno, a lo mejor esto también es parte de la solución.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Conocimiento, Cultura, Desarrollo Organizacional, Ecología, Empresas, Estilo de Vida, Motivos Personales

La Amistad de los Libros.

64ef0244aed60329514f4cb43f7070b7

No es una amistad para los solitarios, creo que es una amistad que ayuda a escoger bien quien nos acompaña y nos enseña a estar con nosotros mismos. No es una amistad sencilla, pues hay libros que te dirán cosas que no esperabas escuchar y te harán sentir cosas que quizá no querías sentir en ese momento. No es unidireccional, pues no se trata sólo de recibir información o consumir historias, nos ayudan a crear historias relacionadas a lo que leemos o incluso paralelas a la trama y el universo en el que se desenvuelve el libro. Es una amistad que nos conecta con más libros y autores, que nos da cosas en común con personas que creíamos totalmente ajenas a nuestro estilo de vida o nuestra forma de ver el mundo, y quizá lo sean, pero cuando vemos que alguien está leyendo un libro que leímos, cuando sabemos que le gustó, o incluso cuando podemos tener una conversación para que nos cuente por qué no le pareció bueno o no tan bueno como a nosotros, entonces descubrimos una conexión distinta. La amistad de los libros difícilmente se deja, y cuando se vuelve muy profunda, no queda de otra más que empezar a escribir.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Conocimiento, Cultura, Educación, Entre Libros y Revistas, Escribir, Estilo de Vida, Investigación, Lecturas

Reaccionar ≠ Responder

20

Reaccionar y Responder son de esas palabras que a veces utilizamos como sinónimos en nuestra vida, cuando no lo son. Reaccionar viene de Reacción, que según la RAE tiene dentro de sus diferentes acepciones dos que me gustaría destacar:

  1. f. Acción que se opone a otra.
  2. f. Forma en que alguien o algo se comporta ante un determinado estímulo.

Por otra parte, de Responder -que viene del latín respondere– me gustaría tomar:

  1. tr. Contestar algo para resolver lo que se pregunta o para atender una comunicación.

Muchas ocasiones nos la pasamos reaccionando. Ante los demás, las situaciones, los problemas y hasta lo que nos dicen sin que lo escuchemos plenamente. Cuando respondemos, cuando “realmente” nos ponemos a escuchar y nos proponemos resolver las situaciones o problemas, o si pensamos seriamente si lo que se nos está presentando o diciendo necesita una respuesta, solemos obtener mejores resultados que cuando simplemente reaccionamos. La clave está en identificar cuando reaccionar y cuando responder, así como prever reacciones y respuestas, las que podemos hacer y provocar.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Conocimiento, Cultura, Educación, Estilo de Vida

Comparaciones y Constantes.

phyllotaxy

Pareciera que dichos conceptos no tienen relación, pero a final de cuentas uno es el que relaciona o separa las ideas (y a las personas también), así que mejor empiezo el post antes de irme más por las ramas. Aunque se dice que las comparaciones son odiosas, comparar es una acción básica para el aprendizaje y el conocimiento, el problema está en hacer las comparaciones entre dos cosas que tienen distintas funciones o cuyos atributos son tan distintos que en el ejercicio de contrastar parecerá que uno está por encima del otro o es “en esencia” mejor. ¿Qué pasa cuando llevamos esto a las personas? Pues resulta que una puede quedar al final como mejor que la otra, sin que “realmente” lo sea, pues es precisamente el punto desde el que se hace la comparación lo que resalta unos atributos y deja otros de lado. Lo interesante es que no nada más hacemos esto con los demás, sino que también lo hacemos con nosotros mismos, y a veces comparamos nuestra situación o vida con la de otra u otras personas que están en un punto diametralmente distinto, o que han tenido un camino tan diferente, que la comparación no es tan pertinente.

Por otra parte, constante es aquello que permanece aunque todo lo demás cambie. Algunas constantes son famosas, como Pi (3.14159265359…), y además de permitirnos explicarnos muchas cosas, nos sirven para hacer cálculos, hacer funcionar algunas cosas e incluso solucionar problemas. Pero, también hay constantes que impiden el crecimiento o que sólo nos ayudan a explicar porqué las cosas permanecerán igual. Por ejemplo, eso pasa mucho con la idea de que algo “es cultural“, o con la idea de que alguien “es” de una forma y por lo tanto no cambiará. Cuando lo constante es que nos comparemos desde un punto de vista negativo, ya sea pensando en las habilidades, situaciones o en los bienes de alguien más, entonces no sólo armamos una fórmula para estancamiento, sino para que nuestro esfuerzo, motivación y dedicación disminuyan.

Ya que las comparaciones son inevitables, pues mejor hay que compararnos con nosotros mismos y desde esa perspectiva plantear que queremos que siga constante y qué no. Suena sencillo, ¿verdad?, la cuestión es que no porque sea sencillo, será fácil. Pero bueno, es bien vale escribirlo en otro post.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Conocimiento, Cultura, Educación, Estilo de Vida, Experimentos, Identidad, Motivos Personales, Psicología

Cosas de la Escritura.

Captura de pantalla 2015-12-22 a las 6.55.56 p.m.

Escribir no es fácil todos los días, sin embargo mientras más lo haces más inevitable se vuelve escribir algo, aunque sea muy breve. Sobre todo cuando uno se da cuenta de que no todo es publicable o compartible, pero que no por eso hay que dejar de escribirlo. Cuando el trabajo implica escribir, ya sea como documentación o para crear algún texto, hay períodos en los que la escritura se vuelve esquiva. Algunos le llaman “bloqueo de escritor”, otros simplemente dicen que son una especie de excusa para no hacer el trabajo, que a veces hay miedo de no escribir algo tan bueno o que se teme recibir una crítica y por eso no se escribe.

Hay días en que cualquier idea, comentario o imagen ayudan a que surjan un montón de cosas que escribir. Otros uno anda por la vida pidiendo un tema, buscando artículos o imágenes que detonen algo, o explorando viejos cuadernos en los que pueda aparecer una idea que se abandonó hace un tiempo o se dejó inconclusa. También hay períodos, que suelen ser esos que están acompañados de una fecha límite, en los que todas las ideas que surgen están alejadas de ese proyecto que se tiene que terminar; entonces no se deja de escribir, pero pareciera que la escritura nos aleja de eso que se tiene que terminar lo más pronto posible.

Lo bonito es que una vez que la escritura se hace hábito, se vuelve algo necesario. Ayuda a ordenar ideas, a pensar mejor las cosas, y a veces se convierte en la vía para seguir inventando una vida distinta, una palabra a la vez, un párrafo seguido de otro, con una coma por aquí, un punto y coma cuidadosamente colocado, y un punto final que puede terminar con una idea o incluso un proyecto, pero que, una vez colocado, sabes que lo que realmente hace es dar inicio a esa otra idea que hay que escribir para que todo vuelva a empezar.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Comunicación, Conocimiento, Escribir, Estilo de Vida, Motivos Personales

Cambiar las acciones…

George-costanza

… ayuda mucho a obtener resultados diferentes. Probablemente suene a una de esas verdades de a kilo que están en muchos de los libros de autoayuda, de hecho, me parece que en más de alguno aparece esta idea y que muchas veces se le atribuye a Einstein aquello de: “si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. El problema es quizá que para mucha gente eso de distinto es demasiado abstracto, entonces suelen ayudar ideas como el principio Constanza, que debe su nombre a un personaje de la serie Seinfeld quien al darse cuenta de que su vida es justamente lo opuesto a lo que había pensado, decide comenzar a hacer exactamente lo contrario que haría normalmente. Hay que decir que esto le da resultado hasta que lo diferente comienza a hacerse un poco insoportable y los viejos hábitos lo traicionan.

Como mucho de cambiar las acciones tiene que ver con los hábitos, y en ocasiones éstos los tenemos asociados a algún aspecto de nuestra identidad, a veces conviene no cuestionar tanto la identidad y simplemente hacer un pequeño cambio en el orden de las acciones o hábitos, sólo para ver si el orden de los factores altera el producto. Ya después se podrá ver si una vez modificado el resultado, hubo algún cambio en la identidad percibida y si este es bueno, malo o simplemente es. Cuando cambiar las palabras no funciona, suele ser útil cambiar las acciones.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Comunicación, Conocimiento, Cultura, Estilo de Vida