Archivo de la etiqueta: Desarrollo Organizacional

Crítica o Retroalimentación.

2136884869_b244ab7d05_z

En estos días está en boca de los medios deportivos mexicanos como el dueño del Guadalajara, Jorge Vergara, explicó el mal momento de su equipo como un problema que no dependía tanto de él, pues era una cuestión de rendimiento de los jugadores e incluso criticó el desempeño de uno en particular. Evidentemente esto generó muchas críticas, que terminan siendo algo parecido a lo que él hizo, así que va este escrito en un intento de retroalimentación.

La crítica es sobre el pasado, aunque a veces se puede pedir que se haga algo distinto a eso que se hizo así de mal o no tan bien como se quería. Muchas veces está cargada de suposiciones sobre por qué se hizo lo que se hizo, ideas sobre las posibles intenciones y hasta conjeturas de cuál podría ser el plan maquiavélico detrás de dicha ejecución. Es decir, aunque la crítica tiene mucho que ver con lo que se ve, con el resultado y con el proceso, está mucho más centrada en lo que no se ve.

Por otra parte, la retroalimentación habla del resultado, señalando claramente si se llegó o no a él, apuntando si hubo una ligera o gran discrepancia en aspectos específicos. Generalmente, después de hablar del resultado la retroalimentación aborda el tema del proceso, clarificando si una acción no se hizo, si se realizó mal o si estuvo hecha fuera de tiempo. Además de buscar centrarse en lo que se ve, la retroalimentación tiene énfasis en que en el futuro se consiga el resultado deseado, ya sea por una corrección en acciones, o por el desarrollo de habilidades. La crítica califica, mientras que la retroalimentación señala con candor que se puede mejorar.

Una y otra tienen que ver con expectativas y definiciones, algo que no siempre está tan claro ni en el trabajo ni en cuestiones relacionales. Ambas se utilizan de manera indistinta, generando problemas de ejecución, comunicación y hasta de relación. El primer paso es identificar cuando se usa una y cuando la otra, el segundo es entender que hay momentos para hacer cualquiera de las dos de manera individual y otros, que suelen ser pocos, grupal. Mientras que se está en el proceso de aprender a usar estos dos conceptos y a hacerla de líder o dirigir un grupo, más vale practicar en espacios individuales. De lo contrario se prestará a malos entendidos, sobre entendidos y todo terminará complicándose. Más vale pensar lo que se va a decir, que luego querer explicarlo de manera retroactiva. Más vale pensar como se va a responder, que vivir reaccionando ante las consecuencias no contempladas.

GLM

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Comunicación, Conocimiento, Cultura, Desarrollo Organizacional, Empresas, Futbol, Juego, México, Organizaciones, Psicología

Serás Juzgado.

333216-CourtJudgeJustice-1328653153-385-640x480

Por lo que haces y lo que no haces. Si lo haces de buenas o de malas y si tienes la mejor de las intenciones o sólo estás buscando sacar provecho. Además, lo que para algunas personas parecerá bueno, para otras será un acto tremendamente egoísta. Si hablas o escuchas, si tienes un fundamento o si estás diciendo lo primero que cruzó por tu mente. Sí, serás juzgado. Por la gente que no te conoce, por los que te han visto una o dos veces, por la gente con la que trabajas y con por aquellos para los que trabajas, por tus amigos, familiares, pareja e hijos. Serás juzgado. A veces al calor de una emoción, otras con el análisis de lo observado, unas más con lo supuesto, e incluso con lo que haces recordar a algunas personas. Serás juzgado como juzgas y, en ocasiones, de manera más dura.

Ahora que ya sabes que serás juzgado, que tienes esta certeza de que tus acciones y la falta de ellas serán calificadas, ¿qué te detiene a actuar?, ¿qué impide que hagas lo que te apasiona? Sobre todo si tú tienes claro que tu intención es buena, que estás haciendo tu mejor esfuerzo y que estás tomando en cuenta toda la información que sí tienes e incluso estás investigando para conocer algo nuevo. Cuida como juzgas y como te juzgas a ti mismo, porque de esa forma puede que actúes con más justicia. De cualquier modo serás juzgado, así que actúa (o no) con la mayor consciencia posible de tus actos y con la mayor responsabilidad de las repercusiones previstas y las imprevistas.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Conocimiento, Cultura, Educación, Estilo de Vida, Identidad, Investigación, Motivos Personales, Organizaciones, Psicología, Violencia

Armonías.

c6a5f09cbfe4a3905727cef152e56d8c

En la música se habla de armonía cuando combinan sonidos que siendo diferentes, al sonar al mismo tiempo dan la sensación de que van unidos. Desde la estética, armonía es el equilibrio de las proporciones entre las distintas partes de un todo. En los sabores, la armonía se da cuando no hay un sabor que sobresale por encima de otro y la combinación es tan agradable que llega a tocar varias de las distintas papilas gustativas de forma agradable. A veces también hay armonía en los negocios, cuando una idea, un producto o un servicio se llevan a cabo con el cuidado necesario para que además de cumplir su función, puedan hacerlo en un contexto de respeto para quienes lo hacen y quienes se benefician de ello; cuando encuentran el medio exacto para exponerse y entregarse, y cuando además de todo esto forman parte integral de una comunidad. Lo he visto con algunas cafeterías que respetan el grano, a quienes lo producen y a la tierra en la que se cultiva; también en algunas cervezas artesanales, que producen en serio y no en serie, que hacen énfasis en el sabor y no buscan nada más embriagar y aficionar a la gente; también lo he visto con algunos productores y comercializadores de vino de mesa que son conscientes de toda la historia que hay en cada tipo de uva, en cada región y en el hecho mismo de cultivar la uva y producir el vino.

Al parecer, estas armonías se dan cuando se entiende que es importante un equilibrio entre el campo y la industria, cuando se entiende que no son lo mismo pero pueden interactuar de manera respetuosa, cuando hay un compromiso con la sociedad en su conjunto, con las comunidades que producen, quienes comercializan y quienes consumen. No, no es que se trate de un “simple” ganar-ganar, es algo que va más allá de eso, algo que se parece al vivir-vivir, convivir y colaborar.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Alimentación, Conocimiento, Cultura, Ecología, Educación, Empresas, Estilo de Vida, Negocios, Sustentabilidad

Dar Nuestro Tiempo.

b0ebc55899255120e54b1cf19df6ac88

No es que unos tenga más tiempo que otros, más bien se organizan mejor e invierten las horas necesarias para la preparación y la ejecución. No es que los que parecen más ocupados sean aquellos que más hacen, es que no planean, sobreestiman o subestiman el tiempo en el que se tardarán haciendo algo; o quizá les falte práctica, o conocimiento. Quizá es que desconocen cuándo y cómo hacen mejor el trabajo. Quizá es que le dicen que sí a lo que en realidad le quieren decir que no. Probablemente sea que no han visto que lo que somos, es tiempo. Que aquello a lo que damos tiempo, es aquello a lo que nos entregamos. Dar nuestro tiempo, y nuestra atención, es todo un regalo.

GLM

2 comentarios

Archivado bajo Cambio, Cultura, Desarrollo Organizacional, Educación, Empresas, Estilo de Vida

Las Herramientas no hacen el Trabajo.

e8e163fc5932d4980e988ba0f0f9c8f1

Me explico, de nada sirven los mejores martillos, clavos y sierras si el carpintero no tiene la habilidad necesaria para utilizarlos. Y aún si tiene la capacidad, si no tiene el material necesario o si este es de baja calidad, el trabajo no podrá hacerse de la mejor manera. Es cierto, tener las herramientas es necesario para hacer el trabajo, no tener ninguna hace imposible avanzar. El problema es cuando se tienen las herramientas, el resultado del trabajo no es el mejor, y le echamos la culpa a que éstas no son las mejores. Y es que, aunque las capacidades de las herramientas pueden hacer muy difícil tener el resultado ideal, si uno sabe esto, puede pedir más tiempo, o ser lo suficientemente claro para decir qué es lo que sí se puede hacer y cuánto se va a tardar. Es cierto, quizá todo esto se olvide si el resultado final está muy lejos de lo prometido. Así que más vale saber las capacidades de las herramientas que uno tiene, pero centrarse en conocer al máximo las capacidades personales y mejorarlas en todo lo que se pueda para con ellas sacarles el máximo a cualquiera de las herramientas con las que contemos. Al final, con cualquier herramienta que se tenga, y cualquiera que sea el ámbito de acción en el que uno se mueva, uno es el que hace el trabajo y tiene la responsabilidad de los resultados.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Empresas, Negocios, Organizaciones

Los Sentimientos Como Propiedades Emergentes.

IMG_4641

La frase de la imagen que encabeza esta publicación me parece sumamente interesante, podría decir incluso que me resulta bastante potente. ¿Por qué?, pues precisamente porque presenta la posibilidad de entender los sentimientos como algo que sucede entre la gente, por su interacción, como una propiedad emergente de un sistema, es decir, como algo más que la suma de las partes de un conjunto. No es que la idea sea novedosa, desde hace mucho tiempo se dice en la terapia familiar que cambiando las interacciones no sólo cambian los resultados, sino que cambian también los sentimientos en un sistema. La cuestión está en que vivir los sentimientos como algo que pasa entre la gente, por su interacción, podría darles un carácter un poco más comunitario o social, cambio de enfoque que quizá podría ayudar en algunos casos a generar cambios.

Por el momento dejaré esta idea en desarrollo, para buscarle más aplicaciones en terapia y otros contextos relacionales en los que participo. Quizá aquí hay una veta interesante para armar algo similar a aquella propuesta que hablaba de la gramática de los sentimientos.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Conocimiento, Desarrollo Organizacional, Estilo de Vida, Psicología, Terapia

¿Piden Perdón los Líderes?

IMG_4556

Sea de un proyecto, un equipo, una empresa completa, ¿piden perdón los líderes? ¿Por qué me surge esta pregunta? Bueno, resulta que en los diferentes escenarios de trabajo en los que me desenvuelvo, me suelo encontrar con personajes que se definen a sí mismos como líderes, o por lo menos como estudiosos del liderazgo. Luego, éstos quieren que “su gente” desarrolle algunas habilidades asociados al liderazgo, o que se les instruya sobre lo importante que es ser líder, o bueno, que por lo menos sean mejores siguiéndolos a ellos, que sí son líderes, pero por alguna extraña razón no los obedecen.

Ante estos escenarios, suelo preguntar qué se ha intentado hacer, cómo ha funcionado esto. Entonces, aparecen estrategias que no se definieron bien, acciones que se abandonaron antes de analizar a detalle los resultados y hasta surgen recuerdos de pequeños esfuerzos que consiguieron ciertos avances pero se les dejó de dar de seguimiento. Cuando esto último pasa, pregunto entonces quién dejó de hacer el seguimiento o de promover eso que empezaba a dar resultados y ahí, muchas veces, es cuando el líder dice:  yo. ¿Tendría que pedir perdón el líder o esto amenazaría su liderazgo?, ¿bastaría con reconocer que se equivocó? A veces es posible retomar alguna acción que estaba dando buenos resultados, otras no. De una u otra manera, reconocer un error puede ser otra forma más de demostrar liderazgo.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Comuicación, Desarrollo Organizacional

Rendición de Cuentas VS Responsabilidad

19032012284

Mucho de lo escrito sobre la Rendición de Cuentas está hecho en inglés, y ahí se utiliza la palabra: Accountability para referirse a este término. Algunos autores señalan que, en inglés, la palabra generalmente está asociada a aspectos negativos, pues lo normal es que “se llame a rendir cuentas” a alguien que cometió un error o que fue “sorprendido” haciendo algo indebido. En una entrada de  The Trust Ambassador hacen comentarios muy interesantes y hasta proponen la palabra: Procountable para referirse a una forma proactiva y positiva de rendición de cuentas basada en retroalimentar lo bien hecho y lo mal hecho.

En español, se suele utilizar el término en cuestiones de gobierno u organizacionales, y también suele asociarse a aspectos negativos que tienen que ver con el combate a la corrupción o con el “castigo” a acciones específicas o, “por lo menos”, a una llamada de atención o un regaño. Es decir, el término no es muy positivo que digamos, y mucho de ello tiene que ver con que “rendir” “cuentas”  son palabras que tienen que ver con vencer y justificar. Lo curioso, es que tanto en español como en inglés el termino responsable se podría utilizar sin tener tanta asociación negativa, ¿por qué no se usa entonces?, ¿será porque de alguna forma hemos “desgastado” la palabra? No lo sé, pero sí me parece que valdría la pena revalorarla y hacer más por vivirla, cuidando que seamos “realmente” responsable por lo que hacemos y sus consecuencias, teniendo en cuenta que a veces también nos toca hacernos responsables de que no pasen ciertas cosas, y eso puede ser un poco más difícil. Pero eso, ya es cosa de otra entrada.

GLM

1 comentario

Archivado bajo Cambio, Comuicación, Cultura, Desarrollo Organizacional, Empresas, Estilo de Vida

Figuras y Figurines.

Figurín

Disculpen si hoy comienzo escribiendo en términos netamente futboleros, pero me parece que bien vale la pena usar analogías de algo poco importante para luego hablar de cosas más serias, aunque no solemnes. En el fútbol hay una gran diferencia entre un jugador al que se le denomina figura y otro al que se le dice figurín. Quién es figura, suele tener un rendimiento constante, aparece en los momentos más importantes, “se crece al castigo”, pide la pelota aunque tenga la certeza de que intentarán pararlo a base de faltas, mostrando que no sólo es “talento” lo que tiene. El figurín puede tener talento, y si es así probablemente lo sobre valora y presume mucho de él, hablando a veces de sí mismo en tercera persona, reclama de casi todo, a los rivales, al árbitro y hasta a los compañeros, si falla alguna situación clara, voltea a ver el pasto, como indicando que ahí está la irregularidad, no admite correcciones y mucho menos indicaciones, ah, se me olvidaba, en los momentos más importantes “se esconde” y al final siempre dice que la culpa fue de todos menos de él, y que si le hubieran hecho caso, todo hubiera sido diferente. Jorge Valdano hace una distinción más elegante, habla del futbolista vs el jugador de fútbol, pero seguir escribiendo de esto corre el riesgo de que esto se convierta en una columna deportiva.

En ocasiones, en los equipos de trabajo también hay figuras y figurines, pues están los que resuelven y los que dicen que van a resolver algo, los que iban a hacer algo pero no les autorizaron y los que hicieron algo porque consideraron que estaba en su ámbito de responsabilidades, los que se relacionan siempre de manera educada con los clientes y los que hacen esto sólo cuando los escuchan, pero hablan mal de ellos a sus espaldas. A veces pienso que la diferencia entre figuras y figurines en el fútbol y en el trabajo, está en que en el trabajo es más común que juguemos los dos roles de manera intermitente, por lo que es muy importante que revisemos si estamos portándonos como figurines. Casi lo olvido, los jugadores que son figura, difícilmente se siente como tal y nunca dicen que lo son.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Desarrollo Organizacional

De Triunfos y Derrotas.

award-147151_640

Mucho tiempo pensé que los mexicanos teníamos una visión absolutista de los triunfos y las derrotas, en la que parecía que el último triunfo o la derrota más reciente definían aquello que hacemos y a veces hasta lo que somos. Luego vi que esto aplica a más nacionalidades, y pensé que en una de esas esto era una característica de cierto tipo de personas. Analizando con más detalle el tipo de discurso de triunfos y derrotas, “mágicamente” resultó que en el discurso y la lógica con la que se elaboraba éste estaban los puntos absolutos y los relativos sobre el ganar o perder. Es decir, cuando se abordaban las cosas desde la idea de juegos de suma igual a 0, entonces el perdedor o el ganador lo eran de manera absoluta.

Quizá soy un relativista, pero, si el análisis de la idea de ganar o perder puede tener tantas maneras de analizarse como teorías explicativas existan, ¿no sería bueno que antes de sentirnos ganadores o perdedores “de tiempo completo”, lo analizáramos por los menos bajo dos vertientes? Y es que hay victorias que vistas con el paso del tiempo, dejan ver que terminaron siendo perjudiciales. ¿Cómo?, piensen en esos equipos de cualquier deporte, que ganaron algo por un golpe de suerte, y después de esto hicieron terribles inversiones o terminaron exhibiéndose a sí mismos al llegar a una competencia más importante. ¿Las metáforas de deporte no son lo suyo?, piensen en las empresas que logran ventas que parecían algo muy bueno, pero que no pudieron sostenerlas en la operación. Bajo esta óptica, ninguna derrota o triunfo son absolutos.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Conocimiento, Cultura, Desarrollo Organizacional, Educación