Archivo de la etiqueta: Experimentos

Mi Mes sin Facebook y Twitter. 10º Experimento del 2017

Prohibidas.png

Junto con el final del mes de Octubre llegó el término de mi ayuno de dos de las redes sociales que más utilizo, Facebook y Twitter, y debo confesar que en esta ocasión sí me resultó difícil estar sin interactuar en esas dos plataformas. Pienso que se me hizo más difícil por dos aspectos bastante específicos.

El primero es bastante obvio, dejar al mismo tiempo estos dos espacios virtuales en los que “convivo” con base a la lectura y opinión de manera rápida y no siempre tan reflexionada, fue mucho más fuerte que dejar de usar solamente uno de ellos. Es decir, en mi caso es cierto aquello de que buscar dos cambios al mismo tiempo es mucho más difícil que sólo hacer uno.

El segundo tuvo que ver con que durante este mes viví un periodo bastante estresante y quitarme una fuente de dopamina casi garantizada fue quedarme de frente con algo que quería evitar. Volví a recurrir a Pinterest y ahora revisé más que nunca Instagram, y  llegué a aficionarme mucho más a ésta última red, así que me queda muy claro que esto de la descarga de dopamina me llega bastante y sí es algo a lo que recurro para sentir algo de alivio por la evasión. Quizá sería bastante bueno probar con un ayuno total de redes sociales y, sobre todo, practicar de manera más fuerte esto de lidiar con las fuentes de estrés de manera directa.

Revisando los dos años anteriores en los que hice este experimento, pude ver que algo que había hecho en aquellas ocasiones era escribir en este blog y en Medium como plataforma, lo que sin duda debo seguir haciendo pues además me ayuda a lidiar con el estrés, pues escribir me ayuda a clarificar lo que pienso, es una forma de ejercitar la gratificación a mediano y largo plazo, ya que pasa más tiempo en que alguien lea una de mis publicaciones que en recibir retroalimentación por algo a lo que nada más le di: compartir.

También me di cuenta de que había pensado en fijarme horarios para revisar Facebook y esto se quedó en idea, lo que comprueba que si no establezco herramientas o métodos de seguimiento dejo muchos proyectos en el aire, que me es mejor armar acciones muy concretas para hacer aquello que pienso y digo que quiero hacer. No se trata nada más de ejercitar la fuerza de voluntad, hay que establecer hábitos que hagan que realice con la mayor frecuencia posible acciones que contribuyan a conseguir aquello que busco.

Debo confesar que pensé que perdería seguidores en Twitter y esto solo ocurrió en una ocasión, por lo que pienso que también en esta plataforma debo cuidar más que tanto la observo y qué es lo que comparto. Después de todo, mi idea es que mi participación en ambos espacios me aporte y le aporte algo a quién me llega a leer, y no que nada más sea un lugar para desahogarme, andar de turista o ejercitar esa facilidad que tengo para saltar de un tema a otro. Bueno, regresé a esto de las redes sociales más comunes, ojalá y eso le agregue algo a su timeline si es que me tienen en él, o que el experimento les haga tener algo de curiosidad por revisar qué tanto y para qué utilizan ustedes este medio.

GLM

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Cultura, Documentar, Estilo de Vida, Experimentos, Hábitos

Un Mes sin Carne. 9º Experimento del Año.

9624dd81c1269976ec633e6b48308feb

Ya es el tercer año consecutivo en el que experimento teniendo un mes sin carne, y sigue siendo en el mismo mes como un regalo para la ovolacteovegetariana de la familia, algo que es un detallito pero que lo hago con mucho cariño. La suma entre la recurrencia del experimento y que sea un regalo ayuda a que bastante sencillo cumplir con esta modificación de hábito, con todo y que en esta ocasión hubo varias veces en las que comí fuera de casa, dónde tenemos una dieta que tiende hacia lo vegetariano.

Ahora no tuve antojos y pude decir que no sin problema aún en situaciones sociales, y fue un poco gracioso que a un par de personas a las que les dije que estaba en un mes sin carne me respondieron: “ah, estás en uno de tus experimentos”, lo que de cierta manera me indica que me leen o por lo menos me escuchan cuando hablo de esto de practicar un cambio mensualmente. Claro, también se ha presentado el comentario: “¿es otra de tus cosas chairas?” que es medio en broma y medio en serio, por aquello de que nada más en un mes.

Como en este experimento me ha ido bastante bien, la verdad es que estoy decidiendo si extenderlo o volverlo un poco más complejo. La primera opción implicaría dejar de consumir carne por lo menos dos meses, y la segunda la estoy pensando como tener un mes con una alimentación vegana. Tengo un par de meses para decidir que camino tomar y, porque no, para concretar la idea de llevar un monitoreo preciso de qué le pasa a mi organismo cuando dejo de consumir productos animales. Si saben de alguien que me pueda asesorar en eso del monitoreo, espero recomendaciones.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Alimentación, Cambio, Educación, Estilo de Vida, Experimentos, Hábitos

Un Mes de Duchas Frías. Experimento # 8 del año.

58.jpg

Hoy toca hablar un poco del octavo experimento que hice en este 2017, pues aunque voy bastante tarde en esto de reseñar cómo me fue con aquello que quedé en hacer a principio de año, no quiero dejar de contarlo, pues no dejé de hacerlo y quiero dejar en el ciberespacio constancia de ello, pues aunque sólo lo lea yo, con esto me podré acordar de que cumplí algo que quedé conmigo mismo.

Este fue el segundo año en el que decidí ducharme con agua fría durante todo un mes y como primer punto distinto debe decir que la verdad es que bajé la temperatura con la que me baño desde que hice el primer experimento. No es que siempre use sólo agua fría pero ya utilizo mucho menos agua caliente, lo que me ayuda a ahorrar algo de gas y además hace que me frustre menos cuando se acaba porque no puse la carga correspondiente a tiempo. Digamos que con algo tan sencillo aprendí a enfrentar sin tanto sufrimiento la fría realidad, bueno, por lo menos esta pequeña parte.

A fin de cuentas de eso se tratan estos experimentos para mi, hacer una pequeña modificación en mi cotidianidad y ver cómo la manejo, en una de esas y practicar en hacer algo diferente y/o incómodo me ayuda a lidiar con eso cuando surja de manera imprevista. Por lo pronto, utilizar agua fría para bañarme es algo que me sale con mayor facilidad y que puedo practicar sin ningún problema en los meses calurosos del año. Tendré que intentarlo en los meses fríos para ver qué tal me va y, sobre todo, para evaluar mejor esto del sistema inmune y su reacción ante la utilización del frío.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Estilo de Vida, Experimentos, Hábitos, Psicología

La Gratitud y las Quejas. 6º y 7º Experimentos del Año.

IMG_5691

Es difícil ver que dejé de escribir en el blog a mitad del año, pues me pesa haber descuidado este espacio. Afortunadamente esto no quiere decir que dejé de escribir ni que dejé de hacer los experimentos, así que más vale retomar la escritura en este sitio reportando lo que viví con los experimentos seis y siete de este año, pues ambos están íntimamente relacionados.

Empezar y terminar los días de un mes dando gracias me ayuda a recordar  lo que sí tengo, algo que siempre ayuda pues me es más fácil pensar en posibilidades desde esta posición, aún al enfrentar momentos complicados. De hecho, cuando se han presentado complicaciones en algunos proyectos regreso a esta idea de dar gracias por lo que sí tengo y desde ahí comienzo a retomar. Vamos, regresar a escribir en el blog es también parte de este ejercicio, pues este espacio está aquí y en él puedo escribir siempre que quiera y lo que yo desee.

Con las quejas en esta ocasión me pasó algo muy curioso, pues por una parte el dejar de quejarme me obliga a hacer algo al respecto de las situaciones que me desagradan, pero también me di cuenta de que muchas veces sentía que me quedaba con ganas de decir algo. Al analizar con más detalle en que situaciones me sucedía esto, pude ver que eran aquellas en las que había dejado crecer una pequeña molestia o había dejado de hacer algún señalamiento o aclaración en el momento que había sido necesario.

Es decir, me di cuenta que muchas veces me surge la queja cuando ya llevo tiempo con un desacuerdo, molestia o sin prestar atención a alguna incomodidad que pude haber resuelto antes de que creciera. Probablemente habrá quienes piensan que esto también es quejarse, pero a mi me parece que si la incomodidad es dicha a tiempo, es descriptiva y no juzga intenciones, no necesariamente es una queja.

Por otra parte, también me di cuenta de que hay momentos, situaciones y hasta personas con las que lo que mejor funciona es la queja directa y hasta airada, pues de lo contrario no se escucha o no se toma tan en serio la incomodidad, molestia o el simple señalamiento.

Ciertamente, las quejas bajan cuando uno se centra en lo que sí hay y lo agradece, y con esa actitud es más sencillo encarar las situaciones aunque estén muy complicadas. Pero también hay momentos en los que queda bien quejarse y pelear por modificar el estado de las cosas. La clave parece estar en diferenciar cuando es momento de hacer qué cosa y no persistir en un estilo que está dejando de tener resultados.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Estilo de Vida, Experimentos, Psicología

Escribir un Post Todos los Días. 3er Experimento del Año.

Mano que Escribe.png

Escribí un post para el blog 24 de los 31 días que tiene el mes de Marzo, es decir, prácticamente dejé de escribir en este medio durante una semana. Haciendo el análisis de los días que no escribí, uno fue por enfermedad, dos porque no me organicé bien para hacerlo durante un viaje de trabajo, y los cuatro restantes fueron una combinación entre mala organización de mi tiempo y no haber pensado durante el día un tema específico sobre el cual escribir.

Una vez más escogí un mes con 31 días para hacer este experimento y como cambio me puse a escribir para el blog al final del día, lo que quizá fue algo que influyó para que ahora tuviera más días sin cumplir con el reto que el año pasado. Si considero que escribir es algo que tengo que hacer como parte de mi trabajo, debería de poder organizarme mejor para darle tiempo de calidad a este espacio de reflexión y diversión.

Ahora no me sentí culpable por no escribir cuando me lo había propuesto y, aunque en este año tuve 20 visitas menos que el mes de 2016 en que hice este experimento, tuve un mayor número de me gusta a las publicaciones que hice. ¿Será que escribir sin culpa ayuda a que escriba mejor aunque lo haga con menos frecuencia?, puede ser, y quizá la clave está en ver cómo ser más consistente.

Quizá para el próximo año lo más conveniente será enmarcar esta experiencia de una manera diferente, algo así como: ¿cuánto es lo más que puedo durar escribiendo todos los días para mi blog? Claro que también podría averiguar cuánto es lo más que puedo escribir por puro gusto, sea para publicar en este blog, como reflexión o para algún otro tipo de proyecto. ¿Sería ésta una manera de convertirme en escritor? No lo sé, pero bien vale la pena averiguarlo.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Comunicación, Escribir, Experimentos, Motivos Personales

3er Experimento del Año. 29 Días de Duchas Frías.

7a475d8f29275bcddab70e08f908d045

Decidí probar con baños de agua fría después de leer que algunos de sus beneficios son:

  • Estimular el sistema inmune
  • Aumentar el estado de alerta
  • Mejorar la circulación
  • Disminuir los niveles de estrés

Debo confesar que cuando puse este experimento para Marzo, pensé que para este mes la temperatura ambiente sería más cálida de lo que encontré, de ahí que 2 de los 31 días del mes regresé a la temperatura normal que utilizaba al ducharme. También debo decir que antes de hacer este experimento era de esas personas que les gusta bañarse con agua muy caliente, “para pelar pollos” dicen aquí en México, y que el primer cambio que encontré con este experimento es que ahora ya no uso una temperatura tan alta para la ducha.

Pero bueno, intentaré poner un poco más de orden a esta experiencia que, como ya dije, uno de los beneficios inmediatos que me trajo a mí es utilizar agua menos caliente y  por lo tanto gastar un poco menos en gas (lo sé, debería cambiar a calentadores de agua solares). Al principio intenté aproximarme a este cambio desde la inmersión total al frío, es decir, directamente con agua fría sin un momento previo de adaptación y con la idea de que controlando la respiración podría hacer más tolerable el frío. No sé si fue porque antes me bañaba con agua muy caliente, si la temperatura ambiente influyó mucho, si nunca pude dominar del todo mi respiración, o por una mezcla de todo lo anterior, pero este acercamiento me resultó bastante difícil, así que decidí probar con una disminución paulatina de la temperatura mientras me bañaba. Este cambio funcionó muy bien y gradualmente fui disminuyendo el tiempo en que utilizaba agua tibia, consiguiendo dejar de usar agua caliente y controlando la respiración ante la sensación de frío cada vez mejor.

Este punto, la respiración, es quizá lo más interesante que pude ver con este experimento, pues si bien ya había visto la influencia que tiene en mi la manera en que respiro en situaciones como yoga, meditación y ejercicio en general, mi forma de reaccionar ante las duchas frías no era la mejor y mi respiración se aceleraba fácilmente o se volvía poco profunda, algo parecido a lo que me sucedía en situaciones de estrés. Esta forma de respirar de manera profunda o, si se quiere, con más consciencia, es algo que me funciona a mi para conducirme mejor ante situaciones de estrés, así que podríamos decir que este beneficio de los baños de agua fría sí lo pude ver de manera directa. No me enfermé en este tiempo, pero no puedo asegurar que mi sistema inmune haya sido estimulado, así como tampoco puedo decir que mi circulación haya mejorado, después de todo, nunca he tenido problemas con ella. El otro punto, el estado de alerta, ese sí que lo sentí de manera directa, pues conforme avanzó el mes fui teniendo muchos más días en los que me levantaba antes de que sonara el despertador.

Me parece que el experimento fue muy bueno y que eso de ya no usar el agua tan caliente a la hora de bañarme es algo interesante, pues conseguir cambios en hábitos muy arraigados es algo que me gusta, aunque sea en algo tan banal como ducharse. En una de esas y es cierto eso de que mientras más se practica el cambio, más flexible se vuelve uno en otras áreas.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Estilo de Vida, Experimentos, Motivos Personales

10º Experimento del Año. Publicar un Post Diario.

Herramienta

31 días publicando un post todos los días, 1 día más que cuando hice este experimento el año pasado. ¿Diferencias? Escribir no es algo fácil, pero es más sencillo mientras uno practica más, y cuando uno asume el compromiso de hacerlo hasta aparecen ideas por desarrollar, de hecho, en esta ocasión hice una lista de 10 ideas que podría plasmar en este mes antes de que comenzara. Lo interesante es que de ellas, 8 aparecieron en este blog y 2 más están todavía desarrollándose, es decir, ayuda tener un plan, pero siempre puede salir una idea imprevista que puede ser desarrollada y hasta puede tener una buena recepción. De forma natural, mientras más publicas más posibilidades tienes de ser leído, aunque es muy probable que los post que crees que se leerán más no lo sean y, de igual forma, aquellos que a veces crees que pueden generar más comentarios no lo harán. A fin de cuentas, uno tiene 4 o 5 lectores fieles, 1 o 2 que comentan de manera esporádica, unos cuantos más que “escanean” las publicaciones, y varios que leen sólo los títulos. Otro descubrimiento, hasta ahorita pocos de mis lectores le dan click a los enlaces, a veces pienso que es porque no es necesario hacerlo, otras porque no queda tan claro que si algo está en azul y subrayado es un link que lleva a otra página. ¿Lo más interesante de este mes? Sin duda, la práctica de ordenar las ideas por escrito, pues esto me obliga a clarificarme y me ayuda en diferentes áreas de mi trabajo. Lo extraño, es que ésta práctica me está influyendo en que en algunas conversaciones me cueste más trabajo ordenarme, como si me quisiera editar mientras hablo, o como si quisiera incluir algunos enlaces durante la conversación, sin duda, esto es un punto muy importante a mejorar, porque a veces puedo resultar desesperante por traer demasiadas ideas en la cabeza.

Me queda pendiente tener una constancia en cuanto al horario de las publicaciones, quizá eso me ayudaría a tener más lectores, y definitivamente sería bueno para no tener que retrasar actividades porque tengo que escribir. Esto será algo que buscaré en los siguientes meses, pues mi idea es ver qué tanto puedo extender esta práctica de poner algo en este medio todos los días. Espero no enfadarlos, y ojalá que se animen a hacer algún comentario sobre lo que han leído.

GLM

2 comentarios

Archivado bajo Escribir, Estilo de Vida, Experimentos, Motivos Personales