Archivo de la etiqueta: Juego

Cooperación y Competencia.

Balón

Cooperación y competencia son dos habilidades básicas para trabajar en equipo, y ambas se pueden aprende muy bien cuando se realiza un deporte de conjunto. En este tipo de actividades el balance entre una y otra habilidad hace que el equipo se sienta como tal y además permite que haya un funcionamiento que esté por encima de la suma de la habilidades individuales. Lo complicado es enseñar y aprender a identificar y balancear los momentos de competencia de los de cooperación, encontrar cuando la competencia tiene que ser con uno mismo y cuando tiene que ser incluso con otro compañero de equipo. Desde mi punto de vista, realizar deportes en equipo es un aspecto fundamental para la formación de las personas, para aprender disciplina y aprender a ser líderes. ¿Por qué será que el país tiene sus mayores triunfos en deportes individuales?, ¿por qué será que nuestros triunfos en equipo sea en categorías menores de edad?

A veces pienso que tiene que ver con una excesiva confianza en el talento que se suma a una disciplina relajada y, sobre todo, a que nos falta funcionar como red de apoyo en momentos de dificultad o derrota. Pareciera que nos envuelve fácilmente la duda y hasta la desesperación en momentos decisivos. ¿Será que es algo que nos exige tener un grado mayor de cooperación?, ¿tendrá que ver con que es más fácil contagiar el pesimismo que las ganas de luchar? No sé, pero a veces veo que los equipos tienen momentos específicos en los que podrían unirse más y antes que hacer eso, empiezan los reclamos internos y entonces pareciera que se rompen. Es en esos precisos momentos en los que el compromiso emerge como un aspecto extra, que a veces surge del ejemplo de uno de los elementos, quizá el menos habilidoso, que pone al más de cooperación y de su competencia personal y consigue amalgamar al equipo incluso con más fuerza. A veces no nos queda de otra que ser ese elemento. ¿Cuándo fue la última vez que lo hiciste?

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Juego, Motivos Personales

Experimentos 7 y 8 del Año. Un mes de sorpresas y un mes sin café.

IMG_3832

Esto de escribir sobre dos experimentos se ha vuelto una mala práctica, pues para empezar es un claro indicador de que no tengo el blog tan actualizado como debería. Además, implica que no viví los experimentos tan a consciencia como me hubiera gustado. Más allá de las quejas, el punto es que aunque no he estado tan aplicado ni en la escritura del blog ni en los experimentos, si quiero dejar documentado cómo me fue en esto de tener un experimento para cada mes del año.

El mes de las sorpresas resultó particularmente complicado. Por una parte tuve una carga de trabajo bastante fuerte, que si bien no es pretexto suficiente, si hizo que fuera bastante difícil hacer algo para sorprender a alguien todos los días. Hice tres cosas pequeñas para sorprender a algunos miembros de mi familia y un par a unos amigos, pequeños detalles que fueron fácilmente notados en casa y por los amigos, a fin de cuentas fueron simplemente mensajes para hacer notar que me importa estar cerca de todos ellos y que los quiero mucho. Quizá debí esforzarme un poco más para hacer algo todos los días, quizá debí haber hecho un plan de una acción diaria que tratara de extender las sorpresas más allá de mis círculos cotidianos de interacción. Lo cierto, es que aún habiendo fallado en hacer algo para sorprender a alguien, sí me encontré más abierto a que el día a día me sorprendiera, y eso hizo que fuera más fácil atender el cúmulo de pendientes por hacer, de hecho, uno de los puntos más sorprendentes fue que ni reaccioné con tanto estrés, ni mi familia se estresó tanto con mi inmersión en el trabajo. ¿Será que la vida nos sorprende más cuando estamos abiertos a las sorpresas?

Durar un mes sin café fue este año más complicado que el anterior, sobre todo porque por motivos de trabajo ahora estoy más inmerso en el tema y tuve que desvelarme varios días y no pude recurrir a una buena de dosis de cafeína que hiciera menos complicado el desvelo, así que en esta ocasión debo confesar que sí extrañé mucho mi café diario, ¿será que se disfruta más con conocimiento?, ¿o será que mientras más conoces de algunas cosas, más te gustan? Además, esta vez sí fallé un día, pues caí en la tentación de probar lo que olía como un maravilloso latte preparado en Amoroso Cafétentación que fue inevitable cuando Fabiola me dijo que el café era de la Finca Hamburgo. Y sí, el latte estaba maravilloso, así que puedo decir que falle con gracia.

¿Qué veo hasta el momento con esto de los experimentos? Para empezar, que vale mucho la pena esto de buscar hacer o no hacer cosas distintas cada mes. Por una parte es un ejercicio de disciplina personal, por otra es abrirse un poco más al cambio y a las sorpresas. Sin duda haré algo similar el próximo año. Otro punto que me parece muy interesante, es el ejercicio de documentar los experimentos. Pues hacerlo no sólo es una especie de rendición de cuentas con un lector imaginario, sino que es una rendición de cuentas personales que da claridad y perspectiva, de hecho esto me ha parecido tan interesante que ahora he decidido llevar un diario, pues me parece que puede ser una buena manera de poner todavía más claras las cuentas con un mismo. ¿Alguno de ustedes lleva un diario?, ¿tienen alguna sugerencia al respecto?

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Estilo de Vida, Juego, Motivos Personales

Juegos y Espejos

Es muy interesante saber a qué juega la gente, aunque a lo mejor habría que empezar por saber cuándo considera la gente que está jugando, a lo que algunas personas “ocupadas e importantes”  simplemente dirán: “¿a qué hora?”, y después nos harán saber que lo que ellos hacen es serio y no se presta para juegos, y entonces a lo mejor diremos que ese juego es muy aburrido y nos pondremos a platicar con alguien más (o a dibujar boas que se comieron un elefante).

Así que, hagamos a un lado esta posibilidad y definamos jugar como aquello que hacemos “sólo” por diversión o dicho con otras palabras eso que hacemos en nuestro tiempo libre (quien quiera ver más sobre el tema puede leer a Caillois, Huizinga o un montón de autores más).

Pareciera ser algo sumamente trivial, pero los juegos o actividades lúdicas que nos apasionan, la manera en que los jugamos e incluso cómo los describimos dicen mucho de nosotros. Quizá por eso resulte tan chocante cuando escuchamos a unos niños jugando a los narcos, y más cuando se pelean por quién va a ser el sicario. Pero no todos los juegos son tan claramente un espejo de la realidad y de todos modos la reflejan en gran medida. Piensen un poco en esos niños que tiraban las fichas cuando iban perdiendo, o en los compañeros que parecían ser los más burros y eran invencibles en el turista (aunque hay quien dice que este era un juego de suma diferente a 0), o los que eran felices simplemente con una pelota.

Nuestros juegos además de divertirnos nos enseñan a ganar y perder, a poner atención en ciertos aspectos, a relacionarnos en grupo o buscar ganar de manera personal. De ahí que es sumamente importante jugar y aprender a jugar diferentes juegos, disfrutar las victorias y las derrotas, reflexionando cómo se llegaron a unas y otras, aprender a jugar con las palabras y los números, y entender que aunque a veces parezca muy divertido no se trata de jugar con las personas.

Esos que no se divierten o juegan se pierden de mucho, y muchas veces los perdemos en ese mundo de seriedad.

Pero ustedes, ¿a qué juegan?, ¿cuáles son los juegos que les gustan?, ¿son individuales o colectivos?, ¿de azar o estrategia?, ¿de mesa o al aire libre? y sobre todo, ¿qué reflejan los juegos que juegan?

GLM

3 comentarios

Archivado bajo Juego