Archivo de la etiqueta: México

Mayorías

a9b2374e41472723fe3b2e492e89bf43

Cuando trabajaba en el Centro de Estudios de Opinión de la U. De G., llegó a mí una frase que me causó mucha gracia en su momento:

“Si miro la inmensidad de las estrellas, soy un punto en el espacio. Si veo lo grande que es el mundo, soy un grano de arena. Si veo las encuestas, ahí soy el 20%”

Es cierto, no es muy graciosa, a lo mejor así es el humor de los opinólogos, encuestadores y anexos, pero sirve para ilustrar un poco cómo todo depende del punto de vista, y que se puede jugar bastante con los porcentajes para sustentar un argumento. Lo que me parece muy interesante es que muchas veces no se necesitan siquiera los porcentajes, basta con decir: “la gente”, o si se quiere ser más contundente: “la mayoría de la gente”. Utilizar el argumento de la mayoría es sumamente efectivo cuando uno se está dirigiendo a un grupo de personas que no está bien informado, y además puede generar gran atracción si el grupo o la persona a la que se está hablando puede verse beneficiada de ser parte de esa mayoría.

Esto de hablar por las mayorías, lo utilizan los publicistas y los políticos cuando faltan argumentos y se le quiere dar peso a un mensaje, pero también lo utilizamos sin darnos cuenta cuando queremos convencer sin tener nosotros mismos tanta información. Luego pasa algo curioso, llega un punto en el que después de ver muchos mensajes que hablan de mayorías uno se encuentra cómodamente fuera de ellas, ¿será esto algo bueno? No lo sé, pero me esto me recuerda a otra frase, ésta atribuida a Mark Twain:

“Cuando te encuentres del lado de la mayoría, debes hacer una pausa y reflexionar”

Así que, vale la pena reflexionar si utilizamos sin fijarnos el argumento de: “la mayoría”, si “caemos” en él o si estamos buscando “nuestra” propia mayoría, algo muy distinto que el bien común, pero eso ya es tema para otra publicación.

GLM

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Conocimiento, Cultura, Estilo de Vida, Identidad, Investigación, Mercadotecnia, Organizaciones

Crítica o Retroalimentación.

2136884869_b244ab7d05_z

En estos días está en boca de los medios deportivos mexicanos como el dueño del Guadalajara, Jorge Vergara, explicó el mal momento de su equipo como un problema que no dependía tanto de él, pues era una cuestión de rendimiento de los jugadores e incluso criticó el desempeño de uno en particular. Evidentemente esto generó muchas críticas, que terminan siendo algo parecido a lo que él hizo, así que va este escrito en un intento de retroalimentación.

La crítica es sobre el pasado, aunque a veces se puede pedir que se haga algo distinto a eso que se hizo así de mal o no tan bien como se quería. Muchas veces está cargada de suposiciones sobre por qué se hizo lo que se hizo, ideas sobre las posibles intenciones y hasta conjeturas de cuál podría ser el plan maquiavélico detrás de dicha ejecución. Es decir, aunque la crítica tiene mucho que ver con lo que se ve, con el resultado y con el proceso, está mucho más centrada en lo que no se ve.

Por otra parte, la retroalimentación habla del resultado, señalando claramente si se llegó o no a él, apuntando si hubo una ligera o gran discrepancia en aspectos específicos. Generalmente, después de hablar del resultado la retroalimentación aborda el tema del proceso, clarificando si una acción no se hizo, si se realizó mal o si estuvo hecha fuera de tiempo. Además de buscar centrarse en lo que se ve, la retroalimentación tiene énfasis en que en el futuro se consiga el resultado deseado, ya sea por una corrección en acciones, o por el desarrollo de habilidades. La crítica califica, mientras que la retroalimentación señala con candor que se puede mejorar.

Una y otra tienen que ver con expectativas y definiciones, algo que no siempre está tan claro ni en el trabajo ni en cuestiones relacionales. Ambas se utilizan de manera indistinta, generando problemas de ejecución, comunicación y hasta de relación. El primer paso es identificar cuando se usa una y cuando la otra, el segundo es entender que hay momentos para hacer cualquiera de las dos de manera individual y otros, que suelen ser pocos, grupal. Mientras que se está en el proceso de aprender a usar estos dos conceptos y a hacerla de líder o dirigir un grupo, más vale practicar en espacios individuales. De lo contrario se prestará a malos entendidos, sobre entendidos y todo terminará complicándose. Más vale pensar lo que se va a decir, que luego querer explicarlo de manera retroactiva. Más vale pensar como se va a responder, que vivir reaccionando ante las consecuencias no contempladas.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Comunicación, Conocimiento, Cultura, Desarrollo Organizacional, Empresas, Futbol, Juego, México, Organizaciones, Psicología

Extensión y Grandeza…

images-4

… no son la misma cosa, aunque pudieran utilizarse como sinónimos. Me explico un poco más. Después de pasar un poco más de 9 horas en carretera y de recorrer más de 700 kilómetros, que no son ni de cerca la extensión de mi país, me pregunto por qué hay veces en las que no reflejamos la grandeza de éste en cada uno de sus rincones. No quiero que se piense que digo que mi país no es grande, además de extenso. Más bien quiero decir que a veces olvidamos que realmente es ambas cosas, sobre todo cuando nos comportamos con una mentalidad de escasez y no compartimos lo que tenemos, como cuando nos molesta ser un lugar de tránsito para muchos migrantes. O qué me dicen cuando convertimos la calle en un lugar sólo para los autos, como si no fuera suficiente para autos y personas.

¿Será que a veces somos nosotros los pequeños? No sé, después de tanto tiempo conduciendo me surgió esta duda.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Ecología, Educación, Estilo de Vida, Identidad, México, Motivos Personales

Honrar la Vida y Reconocer la Muerte.

919765e24e2b6404f3b8246a7983fcdd

¿Cuántas veces habrán escuchado o dicho la frase: “hay más tiempo que vida”? La cosa es que tiempo “en general” puede que sí, pero cuánto tiempo tenemos cada uno de nosotros, eso sí que no lo sabemos. Así que más vale vivir con intensidad, honrando cada momento que podemos vivir, para que al momento de que llegue la muerte, la podamos ver a la cara y reconocerla como una parte más de nuestra vida. Hoy es un buen día para recordar a los que no están físicamente con nosotros, y también para agradecer que nosotros estamos vivos y que todavía podemos hacer muchas cosas por nosotros y por nuestros seres queridos. Quizá también es un buen día para preguntarse: “¿qué extrañaría hacer/decir si hoy muriera?”, a lo mejor se dan cuenta de que están dejando de lado cosas que les importan mucho. Así que: “a vivir que son dos días”, para que el día en que estén en un altar de muertos, nuestra foto tenga una gran sonrisa.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Estilo de Vida, México

Justicia VS Venganza.

imgres

Cosas de estos tiempos: se mata a los que preguntan, aunque sea en forma de encuestas para una marca de tortillas , como sucedió en Ajalpa y fue reseñado bajo el título Justicia psicótica en México en el diario El País. Hoy, este periódico le da seguimiento al caso y presenta la nota La inocencia linchada, en la que muestra el dolor de la familia de los dos encuestadores que fueron “confundidos” con secuestradores de niños, aunque no ha quedado claro si en efecto se han dado casos de secuestros de niños en el lugar en el que ocurrió este episodio de supuesta justicia aplicada por el pueblo. Mientras eso sucede en Puebla, en Guadalajara, Jalisco, en una misma semana se presentan dos casos en los que una persona que es asaltada, persigue y atropella a los ladrones que huían en motocicleta. Ante esto, las redes sociales se llenan de comentarios a favor mientras se difunde la noticia, al punto que empiezan a circular diferentes tipos de imágenes que dicen: “Haz patria (sic), atropella un Moto Ratón (sic)”.

Entiendo que las personas estamos hartas de que en este país sea más probable la impunidad que la justicia, que es muy cansado vivir en un contexto que parece vivir bajo los lemas: “si no chingas, te chingan” o “el que no tranza, no avanza”, pero, ¿estos acontecimientos están impulsados por la justicia o por la venganza? Me llama la atención que no relacionemos el linchamiento de inocentes al atropellamiento de ladrones ajusticiados in fraganti, ¿nadie más considera riesgoso alentar este tipo de conductas?, ¿cuáles podrían ser las consecuencias de seguir por este camino?, ¿así es la sociedad en la que queremos vivir? Confieso que también he confundido la venganza con la justicia, que tampoco me gusta sentirme agredido y que a veces ante esa sensación, he agredido. En ese sentido, no me considero un adalid de la no violencia, ni creo tener la respuesta a como solucionar este problema. Pero sí me parece importante poner sobre la mesa que no es lo mismo justicia que venganza, y que es riesgoso meternos en un camino en el que la violencia es una respuesta fácil o que está muy a la mano.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Cultura, México, Violencia

La Recuperación del Papel Picado

Papel Picado

A lo mejor para ustedes también es una escena cotidiana que alguno de l@s hij@s dice en la tarde: “ah, se me olvidaba, tengo que llevar para mañana_____”, en esta ocasión el artículo en cuestión era papel picado. Lo interesante fue que, antes de pensar en hacerlo, mi hija pensó en comprarlo en alguna papelería, como habíamos hechos en otra ocasión que participó en el montaje del altar de muertos para su escuela. Después de que en una papelería nos dijeran que este año no les habían surtido papel picado listo para llevar, decidimos ir a una de esas tiendas grandes en las que venden toda clase de artículos para oficinas, dónde solamente encontramos papel de China y uno de los dependientes de la tienda nos dijo que este año no les habían llevado. Ante esto, le dije a mi hija: “si no hay en las papelerías ni en estas tiendas grandes, a lo mejor alguien más lo acaparó, así que vamos a Walmart, que ellos podrían hacer algo así.” Fuimos a dicha tienda y encontramos un gran surtido de cosas para Halloween, pero para día de muertos sólo había pan, bueno, y vinos y cerveza que a veces se ponen en los altares.

No estoy en contra de Halloween, e incluso pienso que hoy en día resulta bastante “normal” que incorporemos costumbres de otros países después de todo, la velocidad de la información influye directamente en costumbres y modas, pero sí me llamó mucho la atención que estando tan cerca el día de muertos no hubiera productos que vender para dicha fecha. Para no hacer demasiado largo el cuento de qué pasó con el papel picado, déjenme decirles que se terminó haciendo en casa, bueno, para ser más precisos hay que decir que lo terminó haciendo mi esposa y le quedó muy bien, lo que termina siendo una especie de recuperación de una tradición que, si se le da el tiempo adecuado y no se hace de un día para otro, puede incluso ser una muy agradable actividad familiar. Es curioso como a veces que ya no se encuentre un producto puede convertirse en una recuperación de una tradición.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, México

Replantearse el Contrato Social.

Social_contract_rousseau_page

Una de las cosas que más me gusta de la escuela de mi hija menor, de nombre oficial Ignacio Díaz Morales pero mejor conocida como Centro Educativo Koala, es que todos los años a principio del ciclo escolar se plantea el contrato social de cada uno de los salones, es decir, se establecen los compromisos, derechos y obligaciones que se cumplirán por todos los integrantes del salón. ¿Suena a que cada año se reafirma el reglamento?, pues no es así, porque el contrato social se elabora de manera participativa, los niños proponen y se ponen de acuerdo en qué es aquello a lo que se comprometen, así como las consecuencias derivadas de no cumplir estos puntos.

A lo mejor a mucha gente le parece algo demasiado simple, pero a mi me parece algo sumamente poderoso. De hecho, una vez intenté hacer algo así en una empresa en la que intervine como asesor y, aunque los resultados fueron buenos, pude observar que a los adultos nos cuesta trabajo hablar con candor sobre compromisos laborales y que muchas veces se habla más desde supuestos sobre entendidos que desde la escucha y la búsqueda de un bien común. Para decirlo más claro, en muchas personas está muy presente esta idea de que: “tu haces como que me pagas, yo hago como que trabajo”, o la que dice: “en los eventos de la empresa, yo me porto y digo lo que creo que se ve mejor”. La verdad, es que no resulta extraño porque muchos directores y dueños de empresa se manejan de esta manera, y cuándo no lo hacen no siempre se hacen llegar de las personas más adecuadas para trabajar y convivir en una dinámica distinta.

Si esto suena difícil en una empresa, me parece que el escenario es todavía más drástico en lo social. Se supone que el estado debe cumplir ciertas funciones, pero al mismo tiempo sabemos que no las cumplirá todas, y que muchas de las que hará no las hará tan bien. Damos por hecho que nos engañarán, por eso hacemos cosas para engañarlos. ¿No me creen?, ¿qué pasó cuando se popularizaron las infracciones de tránsito con radares que tomaban fotografías?, pues fácil, salieron a la venta dispositivos para que las cámaras no pudieran captar nuestras matrículas. Algo lógico, después de todo, las autoridades sólo hacen eso para perjudicarnos y el dinero que recaudan es para cualquier cosa menos para la ciudad, o por lo menos ese es el discurso que nos decimos para tolerar y hasta comprar estos dispositivos.

A mi me parece que todo esto es síntoma de que el contrato social está roto, o por lo menos caduco. Me parece que hay una fuerte necesidad de plantearlo en múltiples niveles de la sociedad, no sólo en las empresas y con relación al estado, sino también en las escuelas y hasta en las familias. ¿Cómo hacerlo? No sé la respuesta específica, pero pienso que debe pasar por el diálogo y que, forzosamente debe incluir las consecuencias de no cumplirlo. Sé que suena a una tarea titánica, pero me parece que cada quien podemos empezar por nuestra casa y nuestros trabajos, y desde ahí exigir y participar en el estado en sus diferentes formas de gobierno. ¿Difícil?, sin duda, pero ¿qué pasa si no hacemos esto? En lo particular, pienso que lo pero ya no es seguir igual, sino seguir empeorando.

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Educación, Empresas, México

De autoridad, memoria, impunidad y perdón.

Laberinto

Se me hizo curioso que precisamente el día de hoy, 2 de Octubre, se hicieran muchas reflexiones entorno a la autoridad en la primera sesión del grupo de formación de padres de la escuela de mi hija mayor. Al ser un espacio centrado en el acompañamiento de adolescentes, no resultó extraño que surgieran los temas del miedo y la confusión que implican el cuestionamiento de la autoridad que sentimos muchos papás cuando empezamos a vivir la adolescencia de nuestros hijos, así como el reconocimiento de que ante esto muchas veces reaccionamos de manera autoritaria y esto sólo complica más las cosas y, a veces, genera una escalada de violencia. Cuando hay claridad del papel que uno tiene como adulto, o cuando lo recordamos, es más fácil mantener la calma y no reaccionar de manera autoritaria. Es cierto, el Estado no es como la familia y probablemente la comparación a muchos les resulte chocante, pero me parece que también en esta instancia se suele reaccionar de manera autoritaria cuando se siente cuestionada la autoridad.

Siguiendo con esta forzada comparación, en una familia no se olvidan los episodios violentos, aunque se nieguen y oculten fuera de sus puertas, y menos se promueve la impunidad una vez que se reconoce que la violencia existió o existe. ¿Por qué pedir que olvidemos los episodios violentos del estado en nuestro país?, ¿cómo se puede llegar al perdón cuando la impunidad es evidente y dolorosa? No tengo respuestas para esto, aunque sé que en el trabajo con familias a veces se puede llegar al perdón aunque no haya habido castigo, pero es necesario hacer memoria para resignificar la experiencia y acomodarla mejor en la historia de vida. Me parece difícil que el estado quiera “hacer memoria”, aclarar y mucho menos pedir perdón. ¿Nos toca sólo a los ciudadanos?, ¿cómo le hacemos?, ¿será que es más fácil ser padre que parte del estado?, ¿qué opinan?

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Educación, Estilo de Vida, México, Motivos Personales

¿Cuestiones Culturales?

Agave

Cuando visitamos otro país, o incluso cuando visitamos otra región del país en el que vivimos, encontramos diferentes comportamientos, formas de hablar y de pensar distintas a la nuestra que a veces nos parecen un poco graciosas y que solemos explicar como cuestiones culturales. A veces estas cuestiones culturales las usamos como estereotipos y de considerarse algo gracioso terminan siendo algo ofensivo y restrictivo para las personas a las que catalogamos con ellos. ¿Qué pasa entonces cuando decimos que nuestra región o país no puede cambiar por cuestiones culturales?, ¿somos víctimas de nuestros propio estereotipo? Habrá quien diga que sí y con ello mantenga “a salvo” el estereotipo, pero prefiero pensar que no somos víctimas sino participantes de la creación, repetición y mantenimiento tanto de los estereotipos como de las cuestiones culturales.

En ese sentido, podemos cambiar y de hecho muchas veces lo logramos por las mismas cuestiones culturales, el punto está en cómo las investigamos, analizamos y practicamos. Por ejemplo, no es lo mismo ser el dueño o jefe y decir que la empresa no avanza por la cultura de los empleados, que asumirse como parte de esa cultura y ver qué se está haciendo para que se mantenga como tal, ya sea uno dueño, jefe o empleado. No es fácil el cambio de asumirse como víctima cultural a vivirse como participe de la misma, pero me parece que bien vale la pena. Es complicado dejar de usar el pretexto de las cuestiones culturales cuando estamos hablando de gente distinta a nosotros, pero es mejor que asumirlos como inferiores o superiores ¿no creen

1 comentario

Archivado bajo Cambio, Conocimiento, Desarrollo Organizacional, Empresas, México, Organizaciones

¿Podemos diseñar mejor nuestro estilo de vida?

fb67d766e077bff5c6b78ffbd3157fcb

Vivimos en tiempos complicados en lo social y lo económico, tanto en México como en el mundo, bueno quizá no en Alemania pero ese es tema de otro post. Hay dificultades tanto para encontrar empleo como para autoemplearse y/o mantener un negocio sostenible. Todo ello repercute en un ambiente social bastante complicado que apunta claramente a la necesidad de cambiar nuestro sistema económico, es decir la manera en que hacemos negocios, cómo producimos empleos y cómo nos empleamos. Desde mi punto de vista, ante tanta vorágine, es decir tanto movimiento que parece centrarse en cómo se le hace para sobrevivir, es fundamental tener un momento de calma para reflexionar y actuar en lo que sí podemos cambiar sin dejar de pensar en el mediano y largo plazo.

Una de las opciones que se me ocurren de momento, es prestar más atención en el estilo de vida que estamos llevando y plantearlos la posibilidad de diseñarlo de una manera más consciente. Sé que mientras más carencias económicas y personales se estén atravesando, más difícil es tener o provocar este momento de calma, pues es sumamente difícil pensar en el futuro si el presente es la preocupación porque vas a comer tú y los tuyos. No obstante, pienso que es cuando más importante es pensar y definir mejor qué es aquello en lo que se puede actuar. Bajar el nivel de gasto, revisar bien en qué se invierte el dinero, la energía y el tiempo para ver si así es cómo queremos vivir y, sobre todo, si es cómo queremos vivir en el futuro.

No creo que sea sencillo, de hecho no sé si en realidad podemos diseñar nuestro estilo de vida, pero me parece que vale mucho la pena intentarlo. Sobre todo porque hacerlo es también un acto social y político que se sale del esquema que parece que nos proponen para estar mejor. ¿Ustedes qué piensan?

GLM

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio, Estilo de Vida, México, Motivos Personales, Negocios, Solución de Problemas